• Ante la coyuntura de crisis económica y constantes ataques a la clase trabajadora, así como las movilizaciones desde el 30 de setiembre, varios coordinadores y coordinadoras plantean mociones de lucha al Consejo Nacional de APSE

Por Marcela Ramírez Aguilar, coordinadora de la regional 15

Ante la coyuntura de crisis económica y constantes ataques a la clase trabajadora (a pensiones y salarios, ROP, anualidades, proyecto de empleo público, negociaciones con el FMI), así como las movilizaciones desde el 30 de setiembre, varias compañeras y compañeros coordinadores planteamos mociones de lucha al Consejo Nacional de APSE (máximo órgano de discusión política del sindicato antes de la Asamblea General).

Moción para sumarse a movimientos de protesta a nivel nacional

La primera moción fue propuesta por Jonathan Medina Espinoza (coordinador de la regional 04) y secundada por Olber Astorga Arrieta (coordinador de la regional 19) para que “el Consejo Nacional apruebe hacer un llamado a la afiliación de Apse, a unirse a los movimientos de protesta que se realizan a nivel nacional. Cada Coordinación Regional y sus Bases, definirán los tiempos oportunos de participación fuera de horario laboral, en solidaridad con los grupos que se manifiestan contra el FMI, en defensa de las instituciones estatales, por impuestos progresivos, que la crisis no la pague la clase trabajadora y los sectores populares.

Así mismo, que la APSE publique en medios de comunicación nacional que el llamado a la protesta y la solidaridad con los grupos en lucha, de parte la APSE reivindica la exigencia del pueblo trabajador de Costa Rica para que NO se cobren nuevos impuestos a los sectores populares, que no se vendan las instituciones públicas y que SÍ se cobren nuevos tributos a las grandes empresas. Se exige al Ministerio de Hacienda el cobro efectivo y las sanciones a los empresarios evasores de sus responsabilidades tributarias.”

Moción por un encuentro de emergencia de los sectores en lucha por un pliego unitario de exigencias

La segunda moción fue propuesta por Oldin Quirós (coordinador de la regional 09) y secundada por Marcela Ramírez Aguilar (coordinadora de la regional 15) para que “APSE convocara a un encuentro de emergencia de todos los sectores en lucha para discutir y plantear un pliego unitario de lucha contra el FMI, impuestos a grandes empresas y fortunas contra la venta de empresas estatales, y que la crisis no se recargue a la clase trabajadora y sectores populares.”

La directiva nacional y un gran sector del Consejo Nacional de APSE (dirigidos por la tendencia Honestidad) han definido que el sindicato se quede al margen de las luchas, planteando únicamente caravanas que no crean ninguna presión y en las que participa poca gente por varias razones. Una razón es que las caravanas no están planteadas por la dirigencia nacional para vincular a una gran afiliación, no es un llamado a huelga, y además solo se le indica a la afiliación sumarse, de ser posible.

Nos preocupa que no se plantean espacios para que las bases sean tomadas en cuenta. Hace días la junta directiva orienta a realizar las asambleas de base pero la agenda propuesta no tiene ningún punto de análisis y discusión de coyuntura nacional ni de las condiciones laborales que tiene la afiliación durante la cuarentena. Por eso anteriormente hemos propuesto sumar este punto a las asambleas de base además de discutir propuestas de lucha desde las bases.

Moción para consultar a las bases

En este consejo, se rechazó incluso consultar a las bases como lo propuso la compañera Cindy Chaves (coordinadora de la regional 36) con la moción para realizar una consulta a las bases sobre la anuencia a apoyar en el movimiento iniciado por Rescate Nacional el 30 de setiembre.

¿Qué se resolvió en el consejo?

No existe un plan de lucha para dar continuidad y profundizar ninguna de las caravanas. El consejo acordó que el sindicato no se sumará a las protestas surgidas desde el 30 de setiembre. Consideramos que es lamentable que el sindicato rechace sumarse y orientar el movimiento que se da en todo el país y que aunque es heterogéneo, en mucho se plantea un rechazo al FMI, a que sea la clase trabajadora y los sectores populares los que sigan pagando impuestos y a quienes se les recargue la crisis. Mucha gente de la afiliación se está sumando al movimiento individualmente porque el sindicato como tal tiene una postura mayoritaria de no sumarse.

Planteamos necesario romper la pasividad del sindicato (principalmente responsabilidad de Honestidad) que no tiene la intención de profundizar las medidas de lucha ni crear un plan unitario para unificar todas las exigencias con miras a derrotar la agenda neoliberal. Muchas veces miembros de esa tendencia plantean argumentos desmovilizadores y cizañosos para que no existan espacios de movilización a partir de argumentos pobres como que la gente que hoy sale a la calle no nos acompañó en la huelga de hace dos años.

Concluimos planteando necesario que las coordinaciones y las bases que quieran luchar se organicen en acciones en sus regionales como volanteos, plantones o sumarse a movilizaciones contra el FMI, que la crisis la paguen los ricos y sus fortunas, y contra el conjunto de la contrarreforma neoliberal.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre