• Llamamos a la conformación de un Encuentro Nacional de Lucha contra el FMI y el proyecto de empleo público, para que de forma democrática se logre crear un gran bloque unitario para derrotar a los neoliberales en las calles.

Marcela Ramírez Aguilar, Coordinadora de la regional 15 de APSE

En el marco de la más intensa contrarreforma neoliberal que experimenta el país en las últimas décadas, la dirigencia nacional de APSE (encabezada por la tendencia Honestidad) se muestra lenta y pasiva en medio de los ataques y amenazas.

Señalan que, salir a las calles para defender los derechos laborales, no es posible por la pandemia, aunque muchos otros sectores se movilizaron ampliamente con anterioridad, como Rescate Nacional y el movimiento de mujeres en los últimos meses de 2020. Este último sector diseñó protocolos propios para cuidar la salud y manifestarse.

En el consejo nacional de coordinadoras y coordinadores, desde la tendencia Cambiemos impulsamos diversas mociones contra los planes regresivos del gobierno y demás ataques neoliberales (posicionamiento de rechazo rotundo al proyecto de empleo público y FMI, contra cierre del Colegio Nacional Virtual Marco Tulio Salazar, campaña en defensa de pensiones y salario, por establecer apoyo a las movilizaciones de Rescate Nacional, todo mediante la organización y lucha de las bases apsinas).

Nada de esto fue aprobado porque eran propuestas de la oposición a la dirigencia de Honestidad. Cuando la dirigencia rechazó las propuestas del poder ejecutivo y legislativo, fue por presión de las bases y de sectores de oposición, los cuales lucharon a lo interno del sindicato para exigir acciones de la organización, aunque al final la dirigencia nacional se limitó a débiles comunicados.

El comité de lucha (también dirigido por miembros de Honestidad) ha sido incapaz de diseñar un plan para motivar a la afiliación apsina a movilizarse en las calles.

La dirigencia nacional confía que, mediante las mesas de diálogo con el gobierno y diputados, es posible hacer menos agresivos los planes neoliberales. Es claro que los empresarios siguen ganándoles el pulso, pues negociaron con el FMI e insisten en la aprobación de ataques al empleo público.

Hemos rechazado el accionar de la dirigencia porque no es clasista, ni genera una conciencia como clase trabajadora en la afiliación ni motiva a luchar contra las imposiciones neoliberales.

Para no sufrir una derrota más con la aprobación del proyecto de ley de empleo público, consideramos necesario llamar a las bases apsinas a luchar sin esperar que a la pasiva dirigencia nacional, la cual reiteradas veces demostró su incapacidad y desinterés al respecto.

Junto con otros sectores luchadores nos sumamos al plantón contra el FMI y empleo público el 19 de enero y seguiremos haciéndolo. Esperamos que esta sea la primera acción de lucha de este año contra los planes regresivos de los neoliberales.

Llamamos a la conformación de un Encuentro Nacional de Lucha contra el FMI y el proyecto de empleo público, para que de forma democrática se logre crear un gran bloque unitario para derrotar a los neoliberales en las calles.

Además, es necesaria la agrupación en APSE de todos los sectores combativos que defienden al sindicato como una herramienta de organización democrática y de lucha para superar electoralmente a la tendencia Honestidad, que demuestra no estar a la altura de las necesidades de la afiliación.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre