¡Por un frente de lucha contra los ataques neoliberales y la inacción sindical!

0
8

 

  • Consideramos necesario que desde las bases recuperemos los sindicatos para que sean instrumentos de organización y lucha para la clase trabajadora, con orientaciones clasistas y combativas que posibiliten la unidad sindical y la movilización.

Heidy Valencia Espinoza, Vice-coordinadora Regional 07 de APSE

Durante la administración de Carlos Alvarado -en contubernio con la Asamblea Legislativa se han orquestado los peores ataques neoliberales de las últimas décadas, entre ellos: la aprobación de la reforma fiscal, la ley anti-huelga, las negociaciones con el FMI y recientemente la aprobación en primer debate del Proyecto de Ley de Empleo Público. Todas, políticas para precarizar las condiciones de vida de sectores trabajadores y populares, mientras se sostienen los privilegios y exoneraciones para los grandes empresarios y sus fortunas, es decir, la receta es recargar la crisis sobre las personas de abajo.

Estos ataques sistemáticos contra la clase trabajadora no han sido enfrentados con organización sindical, a excepción de la huelga contra el combo fiscal del 2018 que fue derrotada porque las dirigencias sindicales carecieron de plan de lucha y radicalidad para paralizar el país y detener la agenda neoliberal con la unidad sindical y combatividad que se requerían. Por eso, sostenemos que los métodos antidemocráticos (orientaciones no consultadas con las bases), las tácticas conciliadoras de las dirigencias sindicales, como el lobby parlamentario (procurar ganar voluntades en la Asamblea Legislativa), así como el derrotismo y la pasividad, les convierte en burocracias que son responsables de las continuas derrotas que constituyen ya duros golpes para el movimiento sindical.

En esta coyuntura caracterizada por el envalentonamiento de la jauría neoliberal y el caso “cochinilla” que involucra al gobierno en tráfico de influencias, queda rotundamente claro que este gobierno y todos los partidos patronales están en función de los de arriba, sus componentes se alían con el narcotráfico y entre empresarios se encubren para tener ganancias jugosas a costa de la corrupción, la explotación en el sector privado y la precarización de los derechos laborales del sector público.

Frente a la agenda neoliberal en curso y el escándalo de corrupción, las burocracias sindicales continúan sin ningún interés por organizar desde abajo movilizaciones para detener la aprobación en segundo debate del Proyecto de Ley de Empleo Público o para exigir cárcel y la debida expropiación de empresas corruptas. La estrategia de las burocracias sindicales continúa siendo dialogar con diputados y diputadas, confiar en la Sala Constitucional, a pesar de que han demostrado reiteradamente que responden al gobierno y los grandes empresarios.

Desde Profes en Lucha, grupo en el que nos organizamos trabajadores y trabajadoras de la educación militantes del Nuevo Partido Socialista, consideramos necesario que desde las bases recuperemos los sindicatos para que sean instrumentos de organización y lucha para la clase trabajadora, con orientaciones clasistas y combativas que posibiliten la unidad sindical y la movilización -método de lucha por excelencia de la clase trabajadora- para derrotar la agenda neoliberal y defender el conjunto de nuestros derechos.

Por todo lo anterior, en el sector magisterial (con Profes en Lucha y nuestra participación en la tendencia Cambiemos a lo interno del sindicato APSE) hacemos un llamado a las bases de todos los sindicatos del país para que de manera unitaria peleemos contra los ataques del gobierno a empleo público, a las pensiones, y contra el FMI, entre otros, pero también contra la nefasta orientación del conjunto de dirigencias sindicales burocráticas porque no organizan la lucha, incluso con las pseudo rupturas, como es el caso del grupo Fuerza dirigido por Mélida Cedeño, expresidenta de APSE, quienes se separaron por pugnas burocráticas en torno a puestos en juntas directivas con jugosas dietas. Sin embargo, las estrategias y los métodos son los mismo, no se posicionan críticamente ni como alternativa para la lucha.

Proponemos a las personas luchadoras afiliadas a APSE que nos unamos para recuperar nuestro sindicato, dotarlo de espacios democráticos y orientarlo con perspectiva de lucha ante la coyuntura reaccionaria, así mismo formemos un frente de lucha que tenga su expresión electoral en oposición a la burocracia para sacar a la tendencia Honestidad, responsable de desmovilizarnos y conducirnos a derrotas. Es necesario que construyamos desde abajo un sindicato democrático, que sea dirigido por luchadores y luchadoras para plantarse contra las políticas neoliberales y en defensa de la clase trabajadora.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí