• Cerca de 50 personas de organizaciones de izquierda se manifestaron en solidaridad con la rebelión antirracista en Estados Unidos. 

El pueblo estadounidense protagoniza una histórica rebelión popular en repudio al asesinato racista de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis. La policía estadounidense cuenta con un largo historial de agresiones y asesinatos de personas afroamericanas, no es un caso aislado.

Este crimen fue la chispa que encendió la rebelión, pero sus causas son profundasen EEUU la esclavitud duró casi 400 años, se fundó bajo el exterminio y saqueo de pueblos originariosEste racismo hoy es notorio en el país epicentro de la pandemia, pues la mayoría de víctimas mortales son personas afroamericanas: en Chicago el 72% de las muertes corresponde a personas afroamericanas, aunque son el 30% de la población de la ciudad.

El llamado “sueño americano” no aplica para enormes sectores de la juventud y la clase trabajadora estadounidense, sometidos a trabajos precarizados, con pésimos servicios de salud pública y azotados por el creciente desempleo.

Lo anterior explica el estallido de la rebelión protagonizada por una juventud hastiada de las condiciones impuestas por el insoportable capitalismo del siglo XXI. Potenciada por la provocación que significa que Donald Trump, un racista descarado negacionista del COVID-19, este al frente del Casa Blanca.

Nos solidarizamos con la lucha del pueblo estadounidense, que hoy desafía el toque de queda en las calles. Exigimos que el Gobierno de Carlos Alvarado se declare contra la militarización y la represión en EEUU. Hacemos un llamado para luchar contra toda forma de explotación y opresión social (incluida la xenofobia tan extendida en Costa Rica).

¡Viva la rebelión del pueblo estadounidense!

¡Justicia para George Floyd!

¡Fuera el ejército de las calles! ¡Fuera Trump!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre