• Es un descaro que digan que los grandes empresarios no tienen privilegios, son el sector social más privilegiado del país, y tienen un gobierno y un Estado en función de sus intereses.

Por Redacción

Este sábado la UCCAEP le entregó una nueva lista de exigencias (“solicitudes”) al presidente Carlos Alvarado en un documento titulado “Un Pacto por el Empleo” con 113 medidas urgentes para generar empleos.

Como es de esperar de las cámaras empresariales estas demandas son todas regresivas en cuanto a derechos laborales y en materia ambiental.

Una primera sección de “temas transversales” solicita, entre muchas cosas eliminar el “acoso tributario” (relativo a propuestas como la de levantar el secreto bancario para detectar evasores), “dejar de perseguir al empresario formal”, “detener el acoso ambiental” o “detener el asedio legislativo”. En este último punto señalan que se oponen a algunos proyectos de ley relativos a fortalecer la inspección de trabajo, licencias de paternidad, seguro de desempleo, gestión de residuos, control de precios de medicamentos, etc.

Luego piden “actualizar la normativa laboral”, amnistía para cargas sociales y ambientales, modificación de jornadas laborales, aseguramiento por jornada laborada, aplicación estricta de la regla fiscal, reforma al INA, revisar el FEES y la ley de empleo público.

Todas medidas para mejorar la “competitividad” (explotación vs. ganancias) del sector empresarial a costa de precarizar las condiciones de trabajo de la clase trabajadora y la vía libre a dañar y contaminar el ambiente.

Pero eso no es todo,  a continuación, con la mayor desfachatez del mundo el líder empresarial Álvaro Sáenz dice que “los micro, pequeños, medianos y grandes empresarios trabajamos día a día de manera muy dura y carecemos de privilegios [resaltado editorial]”.

Entendemos que existen reglas diferenciadas para los micro y pequeños empresarios que los colocan en desventaja y actualmente están siendo seriamente afectados por la crisis. Sin embargo, es un descaro que este burgués diga que los grandes empresarios no tienen privilegios, son el sector social más privilegiado del país, y tienen un gobierno y un Estado en función de sus intereses. Solo como un ejemplo insignificante pero representativo de esto en este documento le declaran al presidente que “agradecemos el interés mostrado por Usted, el habernos acompañado en el acto protocolario, con que clausuramos las Jornadas y conmemoramos el Día Nacional del Empresario Costarricense”.

Solo como medidas de contención por la pandemia el gobierno ha tomado todas las medidas solicitadas por la burguesía: readecuación de deudas, mejoras en las condiciones del crédito, suspensión del pago de impuestos, reducción de la cargas sociales, posibilidad de reducción de jornadas laborales y suspensiones, simplificación de tramites basados en declaraciones juradas, reducción de costos de servicios públicos, aplicación a raja tabla de la regla fiscal, reducción del gasto público, congelamiento de salarios del sector público, etc.

Así que, como le escribió anónimamente un trabajador a IzquierdaWebCR “Que no nos vengan a decir que tenemos que sacrificarnos todos, porque eso es mentira. Porque las trabajadoras y los trabadores tenemos años de estarnos sacrificando para que las empresas no pierdan ganancias. No nos salgan con la hablada de que hay que socarse la faja porque el gobierno solo está tomando medidas para los de arriba. No nos pidan que estemos agradecidos por conservar nuestro trabajo porque bien duras y cansadas y riesgosas son nuestras labores, en las empresas no nos regalan nada y bien ganado que tenemos nuestros sueldos.

“Por eso no se puede confiar en el gobierno, porque nunca nos van a ayudar, solo están para beneficiar a los grandes capitales. Solo juntos y juntas como clase que trabaja podemos afrontar esta emergencia, siendo solidarios y solidarias, ayudando a quienes están más desprotegidos y sobre todo enfrentando al gobierno”.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre