Deby Calderón Vega

Hoy lunes 26 de octubre se realiza una desconexión masiva y concentración de choferes de la plataforma Uber, frente a la oficinas de la empresa en el centro comercial Bambú en San Sebastián.

Recientemente la empresa hizo un ajuste de tarifas que afecta a las personas conductoras, mientras que la empresa sigue recibiendo los mismos ingresos, por lo cual la reducción en las tarifas al usuario pasan como saldo negativo para quienes trabajan.

De esta manera por ejemplo, un viaje de 6 km que antes pagaba a conductores aproximadamente 2 mil, ahora Uber les esta pagando 1.200. Un viaje de 12 km que antes pagaba 3.500 ahora lo están pagando en 2.200. Estos son montos aproximados, en ocasiones se pagan peor.

Además de esto, la empresa de manera unilateral cobra un porcentaje variable por cada viaje. Las personas que se manifiestan alegan que se supone que Uber cobra un 25% del viaje, sin embargo es cada vez más recurrente el cobro de 40% e incluso 55% por cada viaje que se apropia la empresa.

Ante esto las y los trabajadores no tienen a quien reclamar, dada la irregularidad legal en la que se encuentra la actividad, “reclamarle a la empresa por medio de la plataforma es inútil, porque te responden que todo esta bien, y que Uber puede cambiar las tarifas cuando ellos así lo determinen” manifestó uno de los participantes.

“Esto es esclavitud moderna, con ese ajuste de tarifas nos obligan a trabajar mas horas para poder recibir lo mismo de antes, y trabajar mas tiempo afecta nuestra salud. No es saludable trabajar 12, 14 o mas horas sentado en un carro”, afirma uno de los organizadores.

“En mi caso realicé hace dos semanas un viaje de Tres Ríos a Guápiles el cual la empresa cobró 34 mil al usuario, pero a mi no me pagaron nada. Llevo dos semanas reclamando a la empresa el pago de ese viaje y no dan respuesta”, contó otro de los conductores.

Exigen se normalicen las tarifas a las anteriores, así como un porcentaje fijo de cobro para la empresa de 20%.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre