• Con la entrada en operaciones de APM Terminals en febrero de 2019, amenazaron con no permitir la conformación de sindicatos en la empresa.
  • Celebramos el surgimiento del Sindicato Costarricense de la Industria del Transporte y Afines (SCITA), como medio de defensa de la clase trabajadora que labora en APM Terminals.

Adonay Artavia Velásquez

En estos días la clase trabajadora ha sido muy lastimada por las medidas impuestas por el gobierno de Carlos Alvarado, con reducción de salarios, extinción de contratos a los y las obreras por parte de los empresarios con afectación directa a las familias. A pesar de estas circunstancias tan terribles vemos con buenos ojos el inicio del Sindicato Costarricense de la Industria del Transporte y Afines (S.C.I.T.A.), como medio de defensa de la clase trabajadora que labora en APM Terminals.

Como es bien sabido, esta transnacional vino al país con la única finalidad de quitarle un negocio muy importante al Estado costarricense como es el trasiego de contenedores en la vertiente caribeña que estaba en manos de JAPDEVA, a pesar de las luchas que se dieron, la gigante compañía holandesa se asentó en Moín, con beneplácito por parte de la burguesía de este país y por ciertos burócratas sindicales, que pretendía quitarle la exclusividad en temas de movimientos de contenedores a JAPDEVA.

A partir de febrero del 2019, entró en funcionamiento la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) la cual con bombos y platillos anunciaba la creación de miles de empleos, durante el tiempo de la concesión (30 años), pero en un año lo que dejó la APMT es desempleo, zozobra y dolor en la clase trabajadora y sus familias, ya que las dichosas fuentes de empleo nunca llegaron y con la extinción total que hubo en los muelles de JAPDEVA en temas de empleo que alcanzó casi los 900 funcionarios públicos, más los casi 4000 empleos producto de la estiba, predios y transporte que estaban ligados con la empresa estatal, el escenario es de terror.

Con la entrada en funcionamiento de la TCM, los burgueses y su séquito se curaron en salud, afirmando que la APMT no iba a permitir la conformación de ningún sindicato en sus instalaciones, por el contrario, se dio una persecución a ex-trabajadores de JAPDEVA sindicalizados en el Sindicato de Trabajadores de JAPDEVA (SINTRAJAP) y se les amenazó con que no iban a tener posibilidad para ser contratados en las instalaciones de APMT. Por el contrario, las cámaras empresariales, APMT y las cooperativas se dieron la mano para desarticular cualquier intento de sindicato en la TCM.

Bajo todo este escenario de oposición sindical, hace 3 semanas se gestó el Sindicato Costarricense de la Industria del Transporte y Afines, escogiendo como Secretario General al señor Leslie Azofeifa Quintana, a quién le hacemos extensiva una felicitación así como a las personas que hicieron posible el nacimiento de este sindicato y lo invitamos a que sustenten la lucha con consciencia de clase, para exigir una serie de mejoras de condiciones en beneficio de la clase trabajadora y sus familias. Ya que las autoridades de este país se hacen de la vista gorda de las matráfulas que se llevan a cabo en las instalaciones de APMT.

Algunas de estas exigencias que debe llevar como batuta la dirección de S.C.I.T.A. son:

  • Cumplimiento del pago por movimiento y no por horas en el trasiego de contenedores, como está establecido en la ley y no caer en el juego de los burócratas de negociar en mesas de diálogo, como lo sugiere el MTSS.

  • Denunciar el papel traidor de las cooperativas desde un inicio, cuando se prestaron al juego de la trasnacional, al aceptar pagos por horas. Y descalificar a la vocera Anita Mcdonald, abogada de COOPEUNITRAP, refiriéndose que, hasta el día de hoy los trabajadores han sobrevivido con los salarios que se le remuneran. La clase trabajadora exige mejoras de salarios no pensando en sobrevivir, sino para tener una dignidad integra en sociedad, con igualdad de condiciones; basta de las migajas que les dan a los y las obreras que laboran bajo condiciones de explotación salarial.

  • EXIGIR EL RESCATE DE LA CONCESIÓN EN MANOS DE APMT Y QUE ESTE PASE A MANOS DE JAPDEVA, por la violación al contrato y que este mismo faculta a iniciar el rescate de la concesión estipulado en la cláusula 18.3 y en la Ley de Concesión de Obra Pública en el Cap. VIII en el Art. 60. Son muchas las razones que facultan el inicio del rescate de la concesión y este debe ser el pilar de lucha de los y las compañeras que están con S.C.I.T.A.

Además, le hacemos un llamado a los y las compañeras que están organizados en el sindicato, a no caer en el juego de David Gourzong que ahora aparece como un defensor de los estibadores y trabajadores afines a las labores muelleras, ya que recordemos que él quebró SERPORATLA S.A. y que al día de hoy, a casi 2 años de ese funesto hecho, aún adeuda el dinero a la CCSS y a los ex-trabajadores.

¡SOLO CON UNIDAD Y LUCHA, PODREMOS DERROTAR A LOS EMPRESARIOS Y SUS POLÍTICAS DE HAMBRE CONTRA LA CLASE TRABAJADORA!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre