Por Marcela Ramírez Aguilar, coordinadora de la regional 15 APSE

El anterior sábado 2 de noviembre se realizó una nueva sesión ordinaria del Consejo Nacional donde se discutió, entre otras cosas, la situación del proyecto de ley 21.049 que limita el derecho a huelga, una vez que este recibió un fallo favorable en la Sala IV que solo realizó un par de objeciones que deben ser corregidas por la Asamblea Legislativa.

Dentro del Consejo muchas opiniones fueron en el sentido de que los cambios necesarios para que la Asamblea Legislativa enmiende el trámite son fácilmente alcanzables y en poco tiempo se convertiría en ley.

Como propuesta planteé la moción de convocar a una Asamblea General Extraordinaria donde, desde las bases, se discuta ampliamente y se decida acciones de lucha, y en especial la convocatoria a huelga con acciones contundentes. La Asamblea General es la que, según el Estatuto, puede definir este tipo de acciones.

 

En defensa de la asamblea general, señalé que lo correspondiente es agotar todas las instancias de combate y presión e incluso tomar como ejemplo las luchas de Ecuador y Chile, donde amplios sectores salieron a las calles contra planes de ajuste similares a los que se están llevando adelante en Costa Rica y mediante estas acciones contundentes lograron revertirlas.

Finalmente se aprobó la convocatoria a una Asamblea de Presidentes y Presidentas de Base (que se realizará el sábado 16 de noviembre) para discutir qué hacer con los tres días disponibles de la última convocatoria a huelga intermitente.

Es necesario continuar presionando por la necesidad de acciones contundentes, enmarcadas en un proceso de huelga, que paren este proyecto, situación que necesariamente debe pasar por establecer lazos con todos los sectores en lucha para, en unidad, atacar al unísono el ajuste del gobierno.

 

¡Organicémonos y luchemos de manera unitaria y contundente por la defensa del derecho a huelga y contra la agenda neoliberal!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre