Por Víctor Artavia

Los hechos

La noche del lunes 24 de febrero aconteció un nuevo episodio de violencia contra los pueblos originarios en Costa Rica, en esta oportunidad contra el pueblo Bröran en Térraba, donde un grupo de usurpadores de tierras atacó la comunidad y asesinó a sangre fría a Jerhy Rivera.

El ataque sobrevino en medio de una escalada de violencia por parte de los usurpadores y grupos de matones que, desde el día 23 de febrero, realizaron una primera incursión al territorio indígena para amedrentar, amenazar y agredir a miembros de la comunidad Bröran por la acción de recuperación de cuatro terrenos en días recientes.

A pesar de las denuncias públicas sobre este primer ataque, el gobierno de Carlos Alvarado y la Fuerza Pública no hicieron nada para resguardar la seguridad de la comunidad Bröran a la noche siguiente, dando vía libre para que prosiguieran los ataques en la noche del 24 de febrero con el trágico resultado que ya señalamos.

Los antecedentes

Desde hace varios años, los pueblos originarios de Costa Rica desarrollan acciones de este tipo para reafirmar su derecho sobre los territorios indígenas, pues gran parte de las tierras son ocupadas de forma ilegal por finqueros usurpadores, los cuales suelen responder con gran violencia contra los pueblos originarios, tal como quedó manifiesto en las últimas semanas.

Por ejemplo, a inicios de febrero se llevaron a cabo varias recuperaciones en la zona sur del país, donde un finquero usurpador hirió de bala en la pierna a Mainor Ortiz Delgado, miembro del pueblo Bribrí. Además, recordemos que el pasado 18 de marzo se produjo el cruel asesinato de Sergio Rojas, uno de los dirigentes indígenas referentes de la recuperación de tierras, crimen que a la fecha permanece impune ante la desidia de las autoridades.

De acuerdo a los datos brindados por la Coordinadora de Lucha Sur Sur, en los últimos cuatro años se contabilizan 6 tentativas de homicidio y el asesinato de dos personas de los pueblos originarios.

 

Los responsables

Los recientes ataques contra los pueblos originarios se inscriben un contexto de violencia sistemática contra esta población.

Desde una perspectiva histórica, el Estado racista y burgués de Costa Rica es responsable de centurias de explotación y opresión contra los pueblos originarios. En un plano más inmediato, el responsable político es el gobierno de Carlos Alvarado, el cual demostró nuevamente su desidia para garantizar las medidas de seguridad a las comunidades indígenas, a pesar de que todos los hechos apuntaban hacia la profundización de la violencia desde los finqueros usurpadores y sus grupos de matones. Por otra parte, los reportajes de Telenoticias envalentonaron e instigaron a los usurpadores para cometer los ataques, por lo cual ese medio de comunicación comparte responsabilidad en la muerte de Jerhy Rivera.

 

Propuestas para la solidaridad con los pueblos originarios

Desde el Nuevo Partido Socialista planteamos las siguientes propuestas de solidaridad:

  1. Impulsar una campaña de denuncia contra el Estado de Costa Rica y el gobierno de Carlos Alvarado como responsables políticos por los asesinatos de Jerhy Rivera y Sergio Rojas. Asimismo, denunciar a Telenoticias por instigar a los usurpadores de tierras en sus pretensiones contra los derechos de los pueblos originarios, lo cual alentó los hechos de violencia.
  2. Realizar una movilización exigiendo justicia por los asesinatos políticos de Jerhy Rivera y Sergio Rojas, la cual proponemos se dirija hacia Casa Presidencial para apuntar directamente contra el gobierno de la República. Además, exigir al gobierno que cumpla con las medidas cautelares interpuestas por la Corte Interamericana para los Derechos Humanos (CIDH) para Costa Rica.
  3. Instar a la solidaridad activa con los pueblos originarios que desarrollan las recuperaciones de tierras, ya sea con aportes económicos o en especies. Ya hay varias iniciativas de este tipo en curso y encontramos valioso impulsarlas desde las diferentes organizaciones sociales y políticas.

Por último, desde el NPS queremos dejar sentado lo siguiente: nos solidarizarnos con todas las medidas de autodefensa que decidan tomar los pueblos originarios para garantizar su seguridad. Ante la complicidad del Estado y el gobierno con los usurpadores, la única forma que tienen los pueblos originarios para preservar la seguridad de sus miembros es organizándose para enfrentar nuevos ataques, tal como hacen comunidades campesinas y originarias en otros lugares de Centroamérica, México y otros lugares de la región.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre