El trabajo de repartidores se ha hecho cada vez más importante con esta pandemia, ya que las medidas sanitarias de confinamiento hace que haya más demanda de nuestro servicio. Nuestro trabajo es cada vez más necesario y genera enormes riquezas que acumulan con egoísmo unos cuantos millonarios, mientras nuestras condiciones de pago, seguridad y sanidad son inciertas y precarizadas.

Muchas personas recurrimos a trabajar como repartidores por la crisis e incluso desde antes, obligados por las condiciones de desempleo y necesidad de ingresos. Nuestros pagos por viaje son demasiado bajos, los horarios de alta demanda muy limitados, la exposición a enfermedades muy alta y se presentan situaciones de robo o de accidentes por los cuales debe responder el repartidor.

Esta es la misma situación en todos los países donde están las empresas de aplicación como UberEats, Glovo, Rappi y otras. Por estas situaciones miles de trabajador@s de apps a nivel internacional, en su mayoría jóvenes, se organizan y protestan por mejores condiciones laborales, derechos y seguridad ante los riesgos de nuestra labor.

Formemos comités de trabajador@s de apps contra la precarización laboral. Hay que demandarle al Ministerio de Trabajo, al gobierno y a las empresas mejores condiciones laborales.

¡Aumento del pago por viaje!

¡Implementos de seguridad e higiene!

¡Seguro de salud, contra robos y accidentes!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre