Por Johan Madriz

Durante esta tarde la Ministra de Hacienda anunció que le presentó su renuncia al presidente Carlos Alvarado. Rocío Aguilar era una figura clave del gabinete y hasta el momento fue la principal abanderada del fuerte ajuste contra las y los de abajo, que tiene como su mayor expresión el Plan Fiscal que se aprobó en la Asamblea Legislativa en diciembre anterior.

La ministra es parte del acuerdo del “gobierno de unidad nacional” que conformó Alvarado al incorporar figuras de otros partidos políticos, en este caso del PUSC. Resultado de este entendimiento con Rodolfo Piza las figuras de su partido asumieron una primacía en el tema económico.

Formalmente la renuncia de Aguilar se debe a la resolución de un proceso administrativo llevado adelante por la Contraloría General que determinó su responsabilidad en el llamado caso del “hueco presupuestario”, con lo cual se recomendó su suspensión por 30 días sin goce de salario.

Este proceso hace referencia a un faltante de ¢600 mil millones en el presupuesto del 2018 necesario para el pago de deuda a los acreedores. A pesar de no contar con la autorización de la Asamblea Legislativa, la ministra procedió de forma ilegal con el giro de los pagos, pasando por encima de todas las leyes atinentes al caso con tal de que los empresarios tenedores de deuda no tuvieran ningún atraso en sus pagos. Contradictoriamente, luego atañe a esa misma legalidad para aplicar los ajustes a rajatabla.

Durante su tiempo al frente de Hacienda lideró uno de los mayores ajustes sobre la clase trabajadora visto en décadas. Tan solo un mes después de iniciar su gestión presentó un plan con once medidas para reducir el gasto del gobierno en ¢49 mil millones para lo que restaba de ese año. Además, impulsó la aprobación del Plan Fiscal que incorporó la transformación de la mayoría de incentivos salariales de montos porcentuales a montos fijos, limitó la contrataciones en el sector público, impuso el Impuesto al Valor Agregado (IVA) ampliando la base de bienes y servicios grabados y configuró una canasta básica tributaria exenta muy limitada. Por otro lado, de la mano de la regla fiscal procuró un decrecimiento de 4.3% en el presupuesto del 2020  y promovió la fiesta de endeudamiento con $1.500 millones en eurobonos.

Aunque la versión oficial de su renuncia responde al dictamen de la Contraloría, lo cierto es que esta es una recomendación, ya que este órgano no tiene competencias de acatamiento obligatorio para con los miembros del gabinete. En este caso le correspondería al presidente evaluar si lo acogía o no y según sus propias palabras lo más probable era que no. Alvarado siempre ha expresado su completa confianza en la ministra y ha dicho que su actuación se apegaba a su compromiso con las finanzas públicas y en busca del mejor beneficio para el país.

Por tanto, no se puede perder de vista la enorme presión social que existía sobre su continuidad en el gabinete. Esta es una reivindicación de casi todos los movimientos de protesta que han salido a la calle durante este gobierno, lo fue durante la huelga de tres meses contra el Plan Fiscal y lo era ahora con la rebelión estudiantil contra los ataques a las universidades públicas.

Entonces, a pesar de que su salida representa un golpe para el gobierno –restándole gobernabilidad al perder a su mano de hierro–, el plan de ajuste que viene por todo (pensiones, salarios, empleo público, derecho a huelga, cierre de instituciones, etc.) es un objetivo general del gobierno que no debe personalizarse, aunque su cara más visible y principal artífice fuera la ministra.

No hay que bajar la guardia ya que figuras burguesas que asuman el puesto y le den continuidad abundan. En ese sentido han ido todas las reacciones de los empresarios que solicitan que quien la sustituya vaya en la misma línea planteada hasta ahora para no afectar la credibilidad de los mercados con los avances del país en el ajuste fiscal. Así que, este momento de debilidad debería ser aprovechado para que todos los sectores en lucha se unan y avancen en acciones contundentes que derroten al gobierno y su plan de ajuste.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre