• Debido a la regla fiscal se estima un hueco para el próximo año de ₵20 mil millones en el Régimen No Contributivo de Pensiones.

Johan Madriz

Debido a la aplicación de la regla fiscal el próximo año el Régimen No Contributivo de Pensiones de la CCSS (RNC) no podrá asignar nuevas pensiones y se reducirán los montos mensuales que reciben las personas adultas mayores en pobreza.

Esto se debe a que, según un estudio de la Dirección Actuarial de la CCSS, la estimación de gastos para el 2022 es de ₵190.170 millones, pero los ingresos alcanzarán apenas ₵170.159 millones, es decir, hay un déficit de mas de ₵20 mil millones.

Dicho estudio señala que “El programa del RNC para el ejercicio presupuestario 2022 no cuenta con los recursos necesarios para cubrir los gastos totales, ni está en la capacidad financiera de otorgar pensiones nuevas, ni reasignaciones por cancelaciones, ya que en caso contrario sería imposible el financiamiento”.

De esta forma, la entidad advirtió que no se podrán otorgar nuevos beneficios y en el caso de las 128 mil personas adultas mayores que reciben una pensión verán disminuido el monto mensual a ₵73.700 (actualmente reciben ₵82 mil). Para las casi 5 mil personas con parálisis cerebral profunda se mantiene el monto en ₵316.798, pero sin entregar nuevos beneficios.

El faltante de recursos se debe a la aplicación de la regla fiscal, que les impide a las instituciones que financian el programa destinarle los recursos necesarios. Así lo explica la Dirección General de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares: “para este 2021, existen recursos adicionales a los presupuestados originalmente, producto de una mayor recaudación por concepto de la contribución sobre las planillas, gracias a que la economía está creciendo más de lo previsto. Estos recursos podrían trasladarse al Régimen No Contributivo u otros programas sociales.

“Sin embargo, dado que la Contraloría General de la Republica interpretó que la evaluación del cumplimiento de la regla fiscal se hace sobre el gasto ‘ejecutado’, la incorporación y traslado de estos recursos adicionales no podrá ser posible a menos que se reduzcan en la misma cuantía para otros programas sociales”.

Este tema no es nuevo. El 2021 también inició con un faltante de ₵20 mil millones por lo que debieron tomarse recursos de la reserva para cubrir los pagos. Recién en un Presupuesto Extraordinario el gobierno asignó los recursos necesarios para completar este año, sin embargo, la situación se repite nuevamente.

Con estas medidas quedan de lejos las metas del gobierno de lograr asignar 5 mil nuevas jubilaciones por año, además, en el 2020 se suspendió la entrega de nuevos beneficios. Según el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor, el RNC es la única fuente de ingresos para el 41% de las personas adultas mayores y hay mas de 22 mil que se encuentran a la espera de acceder a este programa.

Es claro que las prioridades del gobierno no tienen que ver con los programas sociales ni con las pensiones. Con el argumento de la regla fiscal se escudan para avanzar en recortes que afectan a los sectores mas desfavorecidos. De esta forma es imperativo derrotar esa norma arbitraria y todo el plan de ajuste que se sustenta en el acuerdo con el FMI.

Además, es necesario establecer una pensión básica para todas las personas de la clase trabajadora y los sectores populares de al menos ₵300 mil mensuales para que nuestras personas adultas mayores no caigan en la pobreza y puedan vivir con dignidad.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre