• Patricia Mora no puede hablar de perspectivas de género mientras el gobierno –del que ella forma parte- ataca a las mujeres trabajadoras y de sectores populares con políticas que recargan la crisis económica sobre las de abajo.

Heidy Valencia Espinoza

Este martes, Patricia Mora, dirigente del Frente Amplio y ministra de la Condición de la Mujer acudió a una reunión preparatoria para el “diálogo” convocado por el gobierno. Mientras, hoy se desarrolló una enorme jornada de lucha nacional a la que se sumaron sindicatos contra las políticas del gobierno que impulsa acuerdo con el FMI y ataques contra la clase trabajadora y sectores populares.

La presencia de Patricia Mora en dicha reunión constituye una traición a la lucha en curso porque legitima la trampa del llamado a “diálogo” de Carlos Alvarado que no incluye a sectores que están peleando desde hace varios días. Además, el gobierno ha reprimido brutalmente a manifestantes, sigue impulsando acuerdo con el FMI y ahora enfatiza en el recorte al gasto público, es decir, cierre de instituciones, recortes al FEES y empleo público.

Sin lugar a dudas, la cúpula del Frente Amplio ha mantenido la orientación de formar parte del gobierno y “salvarle la espalda” en momentos de lucha social cuando agudiza la represión a luchadores y luchadoras, tal como durante la huelga contra el combo fiscal y recientemente. Mientras el gobierno reprime en las calles, Patricia Mora se reúne en Casa Presidencial, junto a la vicepresidenta Epsy Campbell, para presentar al gobierno la iniciativa de conformar un Consejo de Mujeres que formule propuestas con perspectiva de género para la gobernabilidad democrática del país.

Patricia Mora no puede hablar de perspectivas de género mientras el gobierno -del que ella forma parte- ataca a las mujeres trabajadoras y de sectores populares con políticas que recargan la crisis económica sobre las de abajo. El gobierno es responsable del desempleo femenino, el cual supera el 30%, de los recortes a instituciones (entre ellas el Instituto Nacional de Mujeres), de recortar el presupuesto universitario que obstaculiza el derecho de las jóvenes a estudiar y de la ola de femicidios e impunidad ante la carencia de una declaratoria de emergencia nacional para que el gobierno tome medidas contra la violencia patriarcal.

Además, Patricia Mora y José María Villalta reflejan una posición que no rechaza la injerencia del FMI porque confían en el gobierno y en que la Asamblea Legislativa puede enfatizar aspectos “progresivos” de las propuestas del gobierno. Este “cretinismo parlamentario” característico de Villalta se limita a señalar únicamente en el parlamento que deben pagar los ricos, pero sin ningún llamado a movilización, ni siquiera en momentos convulsos, por el contrario hoy Villalta llamó a levantar los bloqueos y darle oportunidad al gobierno. Claramente la prioridad del FA es garantizar la estabilidad del gobierno y el régimen.

Desde el Nuevo Partido Socialista criticamos esta traición de Patricia Mora y la posición del FA porque sabemos que genera confusión en jóvenes y activistas de izquierda. Por eso, consideramos necesario hacer estos señalamientos y plantear la necesidad de fortalecer una alternativa anticapitalista. Hoy nos sumamos a la gran concentración en San José con una posición crítica a la burocracia sindical por su pasividad ante los ataques del gobierno y hacemos extensivo el llamado a las organizaciones sindicales para que se sumen a luchar contra el FMI en unidad con campesinos, transportistas, pescadores y comunidades en los bloqueos. También, proponemos la convocatoria a un Encuentro Sindical y Social para definir democráticamente un programa y plan de lucha para derrotar al gobierno.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre