Parques Nacionales en peligro por recortes e intentos de privatización

0
42

 

  • En el Día de los Parques Nacionales advertimos de las medidas del gobierno para debilitar las áreas protegidas con recortes de presupuesto e iniciativas privatizadoras.

Áreas protegidas sin protección por recortes del gobierno

Redacción

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), ente adscrito al MINAE, comunicó que no podrá continuar asegurando sus labores de protección de las áreas de conservación por el resto del año ya que no tiene presupuesto.

Esta institución es la encargada de administración, protección y conservación de más de 150 áreas protegidas en el país.

Según el comunicado esta situación se debe a los recortes de presupuesto “presentados y aprobados por los diferentes poderes de la Republica”. De esta forma indican que “como consecuencia del drástico recorte al presupuesto del SINAC aprobado para el 2021, las diferentes áreas de conservación que conforman el SINAC se verán imposibilitadas para cumplir sus labores”.

El presupuesto en vigencia para este año es uno resultado de las políticas de ajuste y recortes del gobierno. Lo expresaba el ministro de Hacienda, Elián Villegas, durante su trámite en la Asamblea Legislativa, como un presupuesto con una “disminución histórica”, ya que, contiene un recorte de ₵368 mil millones en gasto primario (no incluye intereses ni deuda) con respecto a precedente.

Según el MINAE “el monto total del presupuesto del Ministerio de Ambiente y Energía para el ejercicio económico 2021 alcanza ₵63.216,0 millones. Con respecto a la Ley de Presupuesto 2020 actualizada al mes de agosto, presenta un decrecimiento del 24,1%. Las mayores disminuciones se evidencian en los programas correspondientes a los Órganos Desconcentrados […]. El programa 880, SINAC, decrece 28,6% […].”

El gobierno con su agenda de ajuste no solo precariza las condiciones laborales y de vida de las y los trabajadores, sino que también atenta contra la naturaleza. Se privilegian las ganancias individuales que obtienen los capitalistas dueños de la deuda del país sin importar las consecuencias que esto pueda tener.

Hay que exigir mayor presupuesto para la conservación de la riqueza natural del país, pero esto no es suficiente. Hay que luchar contra la crisis ecológica y climática del planeta y esto implica luchar contra el capitalismo devorador.

 

Cierre técnico del SINAC: ganan los capitalistas que devastan el medio ambiente

Sthefanny Zúñiga

El pasado 7 de julio el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) dio a conocer, mediante un comunicado, el cierre técnico de la institución a raíz de los recortes presupuestarios hechos entre la Asamblea Legislativa y el Ejecutivo.

En el mismo se lee lo siguiente: “… las diferentes áreas de conservación que conforman el SINAC se verán imposibilitadas para cumplir con sus labores y consecuentemente incurrirán en el incumplimiento de competencias y servicios que afectarán a la ciudadanía y al patrimonio natural de nuestro país.” (1). Posteriormente informan a “los actores relacionados con la protección de los recursos naturales de las consecuencias negativas para el ambiente, en deterioro y perjuicio de la Biodiversidad y de los Recursos Naturales…” (1).

Dicho ataque se da contra la institución encargada de gestionar “integralmente la conservación y manejo sostenible de la vida silvestre, los recursos forestales, las áreas silvestres protegidas, cuencas hidrográficas y sistemas hídricos, en coordinación con otras instituciones y actores de la sociedad” (2).

Esta avanzada de los capitalistas extractivistas se da en el marco de una crisis económico y ecológica internacional por buscar nuevas fuentes de explotación y acumulación de los bienes naturales para la creación de mercancías y la acumulación de riquezas en manos del gran capital.

Las piñeras, por ejemplo, llevan años invadiendo áreas protegidas como lo han denunciado distintas organizaciones ecologistas: «En promedio en la Secretaría Técnica Ambiental se aprueban tres mil hectáreas anuales de piñeras de forma legal, pero la mayoría de esta expansión se da de manera ilegal, como las que se dan dentro de Áreas Silvestres Protegidas y Humedales» (3). Además del deterioro expoliador que causan los monocultivos en los ecosistemas que nos brindan agua, aire, fertilidad, alimentos entre otros bienes naturales, estas actividades ilegales y destructoras se les abre mayor espacio para atentar contra el patrimonio natural facilitado por el abandono estatal de la conservación de las áreas silvestres. Nuevamente el Estado es responsable de la destrucción de la naturaleza y de la sobre-acumulación de riquezas en manos de las transnacionales del monocultivo, entre otras actividades extractivistas.

Aunado a esto, como lo había denunciado la FECON, la mayor parte de las áreas protegidas y el personal de guardaparques -ya desde antes- se encuentran en el abandono, sin recursos ni planificación lo cual puede llevar a “lo que está sucediendo en este momento con la Amazonía, la destrucción encubierta para la producción de monocultivos, minería o ganadería, contrarias a la vida del planeta.

(4).

Este no es el primer recorte que recibe la institución, ya en el 2019 se dio a conocer que el recorte hecho por Hacienda -y avalado en su momento por la dirigencia del SINAC- afectó “rubros como ciertos cargos fijos, tiempo extraordinario, algunos incentivos como zonaje (que se paga a los funcionarios que deben trabajar a más de 20 kilómetros de su residencia) o recursos destinados para prestaciones legales “podrían ser realmente afectados.” (…) “El recorte de recursos se va a reflejar en programas de operativos que hay en las áreas silvestres, como el programa de control y protección, “uno de los programas más importantes”, educación ambiental, investigaciones o turismo.” (5)

Llevan años recortando el SINAC pues para los gobiernos capitalistas no es prioridad la protección de la vida. Por el contrario, han buscado todos los medios por explotar más, desregularizar los controles y debilitar la protección para que haya nuevas fuentes de creación de riquezas, a costa de la sustentabilidad de la vida y de la privatización de la naturaleza y el capital en cada vez menos manos. Todo esto es la antesala de lo que ahora anuncia el SINAC, un cierre técnico producto de más recortes, mientras actividades muy lucrativas como la piña no pagan impuestos.

Y, es que, aparte de las amenazas del monocultivo (particularmente de piña) y el desdén del gobierno, hoy también se discute un proyecto de ley que busca privatizar las áreas protegidas, con la ley DUA.

Según el gobierno, buscan “reconocer a sujetos privados “pobladores”, que por distintas circunstancias viven actualmente en terrenos que son parte del Patrimonio Natural del Estado (PNE) en las Áreas Silvestres Protegidas (ASP).” (6) Sin embargo, también abre la posibilidad de adquisición de las tierras para empresas.

En una entrevista para el Semanario Universidad, Mireya Zamora presidenta de la Asociación de Agricultores Fronterizos, indicaba que el proyecto “inventa un derecho ambiental” solo porque se busca “lucrar” con el medio ambiente y “solo le sirve a la burocracia” del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).” Por último, afirmó que “no le sirve ni a los habitantes de estas zonas ni a las instituciones del Gobierno”. Indicó que deja a todas las familias que viven dentro de la franja fronteriza “amarradas”. (6)

Mientras esto ocurre, el país recibe un donativo del Fondo Verde para la construcción del millonario Tren Eléctrico y mantiene la fachada internacional de “Esencial Costa Rica”, el capitalismo verde que sólo le importa presentar la destrucción ambiental en un envase bonito, mientras su contenido sigue siendo la misma devastación.

Desde el Nuevo Partido Socialista y ¡Ya Basta! repudiamos el cierre técnico del SINAC que va en pro de continuar con la destrucción de la biodiversidad y le hacemos un llamado al sector ecologista y demás sectores sociales para organizarnos contra los ataques de ajuste, y los proyectos de Ley que atentan contra el medio ambiente impuestos por el gobierno y los empresarios.

Notas:

  1. Comunicado publicado en redes sociales del SINAC. Borrado horas después. Se adjunta en la imagen.
  2. SINAC. http://www.sinac.go.cr/ES/conozca/Paginas/misvis.aspx
  3. El Mundo CR. https://www.elmundo.cr/costa-rica/fecon-denuncia-que-invasiones-de-pineras-en-areas-silvestres-protegidas-y-humedales-aumentan-300/
  4. FECON. https://feconcr.com/uncategorized/dia-de-los-parques-nacionales-se-celebrara-luchando/
  5. Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/pais/recorte-al-sinac-afectaria-operaciones-de-guardaparques/
  6. Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/pais/agricultores-fronterizos-afirman-que-proyecto-de-ley-dua-busca-lucrar-con-el-ambiente/

 

 

Continúan los intentos para desmantelar las Áreas Silvestres Protegidas

Sthefanny Zúñiga

El lunes 26 de julio el socialcristiano Pablo Heriberto Abarca (negacionista del cambio climático) dio a conocer que, junto al Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), presentaron un proyecto de ley para “potenciar” las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) (borrador del proyecto, 1).

El proyecto se tramita en el expediente 22.604 y se titula “Reforma Integral a la Sección II de la Ley de Biodiversidad No. 7788 sobre el Sistema Nacional de Áreas de Conservación y otras Reformas Parciales”. Dentro de la propuesta se pretende poner al SINAC a “producir ingresos propios”, obtener dinero de fideicomisos, dar en concesión a empresas privadas las ASP y crear “alianzas público-privadas”, siempre en beneficio de los negocios capitalistas.

En cuanto a las condiciones, en el artículo 51, se indica lo siguiente: “Dentro de las áreas silvestres protegidas estatales, se autoriza al SINAC a otorgar, mediante permisos de uso, contratos y concesiones los servicios y actividades para la visitación…”, con lo cual se pretende lucrar con la protección del ambiente.

En notas anteriores se ha señalado que el SINAC viene siendo desfinanciado y desmantelado desde hace años y actualmente se encuentra en un cierre técnico. Véase “Cierre técnico del SINAC: ganan los capitalistas que devastan el medio ambiente” y “Áreas protegidas sin protección por recortes del gobierno”.

Esta es una forma tradicional de las élites para privatizar los servicios: primero desfinaciarlos y hacerles parecer inservibles e ineficientes, para que luego aparezca el heroico sector privado a “salvar el día”; en este caso privatizando el patrimonio natural de la humanidad, que son nuestras zonas protegidas y que ante un panorama de crisis climática es clave mantener bajo el control de las mayorías sociales.

Esta no es la única propuesta que tiene como objetivo privatizar las áreas protegidas en Costa Rica, pues también se encuentra el proyecto de Ley DUA, que afectaría a las personas campesinas y abre la posibilidad para que las empresas adquieran territorios dentro de las Áreas Silvestres Protegidas. (2)

Ya desde principios de los 2000 se han hecho varios intentos, por ejemplo, en 2005 se denunciaba “la creciente entrega de concesiones al sector privado, para que brinde distintos servicios a los turistas en las áreas protegidas, lo cual constituye una privatización encubierta.” (3)

La Ley de Biodiversidad, en su artículo 39 permite la concesión de “servicios no esenciales”, entiéndase “los estacionamientos, los servicios sanitarios, la administración de instalaciones físicas, los servicios de alimentación, las tiendas, la construcción y la administración de senderos, administración de la visita y otros que defina el Consejo Regional del Área de Conservación.” (3)

Posterior a esta polémica, en el 2011, el Programa Kioskos Socioambientales denunciaba lo siguiente: “el expediente 17.211 Ley de Áreas Silvestres Protegidas pretende la privatización de esas áreas y en algunos aspectos roza con la Constitución Política y pretende el establecimiento, por parte del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), de plantas hidro y geotérmicas.” (4)

Tampoco se debe dejar de señalar que uno de los elementos por los cuales se quiere desmantelar las ASP es para privatizar sus “ganancias” y dar cada vez más derechos a capitalistas particulares sobre el medio ambiente natural es decir privatizarlos. Además, el desmantelamiento de la protección ambiental es funcional a los intereses de las empresas extractivistas, muchas dedicadas a los monocultivos de las grandes empresas exportadoras, contaminantes, evasoras y corruptas. También, las grandes constructoras cuestionadas por el “caso cochinila” como H-Solís y MECO, que destruyen los ríos para extraer materiales para la construcción.

Ante este panorama desde el ¡Ya Basta! hacemos un llamado a los sectores ecologistas, estudiantiles y a los movimientos sociales y sindicales a organizarnos por la defensa de nuestro medio natural de vida, un patrimonio de la humanidad que no deben apropiarse los capitalistas, y que es lo que nos queda para enfrentar la crisis ecológica y del cambio climático.

Contrario a las propuestas de los capitalistas desde la izquierda debemos luchar para cobrar impuestos a las grandes empresas y ganancias capitalistas para financiar todas las actividades que implica la protección ambiental. Al mismo tiempo hay que poner bajo el control democrático el patrimonio natural, sobre todo con la centralidad de la clase trabajadora como guardaparques, científicos, educadores ambientales y comunidades aledañas.

Notas:

  1. Borrador de Proyecto de Ley. https://drive.google.com/file/d/1Zt-6wksofKQMel0XEuIQTog7HQQl4jbA/view?usp=drivesdk
  2. Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/pais/agricultores-fronterizos-afirman-que-proyecto-de-ley-dua-busca-lucrar-con-el-ambiente/
  3. Semanario Universidad. https://historico.semanariouniversidad.com/pais/parques-nacionales-revelan-privatizacin-solapada/
  4. Kioskos Socioambientales. http://kioscosambientales.ucr.ac.cr/noticias/noticias-ambientales/1009-manejo-compartido-de-areas-protegidas-es-privatizacion.html

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí