Modificaciones en aportes a la CCSS van en la línea de precarizar los salarios

La rebaja en la base mínima contributiva y el fraccionamiento de la cotización al IVM solo incentivan mantener salarios bajos y condiciones precarizadas.

0
18

El presidente ejecutivo de la CCSS anunció este miércoles dos cambios sustanciales que afectan las cotizaciones que recibe la institución del sector patronal. La primera corresponde a una reducción de la base mínima contributiva sobre la cual se calculan las cargas patronales. Este monto pasa de ₵307 mil a ₵153 mil, es decir, la mitad. De esta forma se normativiza la medida temporal que se aplicó durante la pandemia.

Ese ajuste lo que implica es que los aportes equivalentes al 14,33% del salario de las y los trabajadores que debe pagar cada empresa a la seguridad social ya no se calcularán por sobre el monto mínimo de ₵307 mil, sino por uno menor. Esto afecta desde las cotizaciones para la pensión hasta el financiamiento de la atención médica. Esto es especialmente relevante al considerar que la última valuación actuarial del seguro de salud, con corte a setiembre de 2020, augura un déficit de ₵89.166 millones para el 2024 y de ₵4.057.342 millones para el 2034.

El segundo elemento es el fraccionamiento en el esquema de seguros para el IVM estableciendo una cuota proporcional 25%, 50%, 75% o 100% de la base mínima contributiva según el monto más cercano del salario reportado. Así, no solo basta que los empresarios se beneficien con una amnistía sobre sus deudas, sino que se les rebajan las cargas sociales.

Estas medidas están en sintonía con los reclamos de la burguesía por “abaratar el costo del trabajo”, que es la frase trillada que utilizan para referirse a la precarización de los salarios y las condiciones de empleo. Justamente en esa línea es que se debe leer este anuncio. Ambos mandatos son justificados por el gobierno como una forma de atacar la informalidad al establecer el pago de cuotas según el salario real, pero el problema es que los salarios reales, en su mayoría, son una miseria y esto asegura que continúen así.

Simplemente es un ajuste regresivo. En lugar de exigirle a los empresarios que regularicen sus condiciones y mejoren los salarios, se ajusta la seguridad social a las condiciones de precarización que imperan en el mercado laboral. Ahora hay un incentivo adicional para procurar salarios más bajos, privilegiar las contrataciones a tiempo parcial o simplemente acudir a la figura de pago por servicios profesionales. Por otro lado, el tema del trabajo independiente por sus características propias requiere ser abordado específicamente, pero en este caso se mete todo en el mismo saco, tomando un reclamo de este sector para beneficiar a las patronales.

Estas y otras contrarreformas y ajustes impulsados por la burguesía apuntan golpear a los sectores trabajadores y a desmantelar la CCSS para que los enormes recursos que maneja pasen a manos privadas, no solo en cuanto al sistema de salud sino, también, de su jugoso sistema de pensiones que es el más grande del país. Esto hace parte de las pretensiones de la OCDE y el FMI (aunque no se establezca de forma directa) para reestructurar el Estado según las pautas neoliberales internacionales. La única vía para detener estos ataques es mediante la organización y la lucha en las calles contra el plan de ajuste del gobierno y en defensa de la Caja.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí