• La economía de la región estaba devastada, y ahora se presenta la ola pandémica, golpeando más a los obreros y obreras de la provincia.

Por Adonay Artavia Velásquez

En los últimos días el país y el mundo se enfrenta a una crisis epidémica, el COVID-19; la cual ha llevado a los Gobiernos neoliberales a resentir el impacto en los principales negocios de la burguesía y estos no han sabido enfrentar la crisis y como única solución, han cargado sobre los hombros de la clase trabajadora y su familia, la dichosa crisis.

Y en el caso de Limón, la situación toma otra perspectiva, hay que recordar que hace más de un año, el Gobierno de Carlos Alvarado, cedió en dominio total los muelles limonenses, a manos de la transnacional APMT. Lo que impactó sobre los trabajadores portuarios y sus familias.

Ya por sí sola, la economía de la región estaba devastada, y ahora se presenta la ola pandémica, golpeando más a los obreros y obreras de la provincia y ninguna de las propuestas de Alvarado y sus secuaces; han mirado con especial reojo a este sector limonense, para presentar soluciones reales a los desempleados que ha dejado, el entreguismo portuario.

Pero, la desfachatez de estos neoliberales no acaba ahí, presentan proyectos de ley que desprotegen más a la clase trabajadora, con recortes de salario a los obreros, mientras que los empresarios ya por sí mismos son evasores, elusores y se les exoneran en aspectos fiscales. Pero estos se acogen a estas legislaciones antiobreras y vemos al sector trabajador de bananeras y piñeras de la zona Caribe, ser objetos de este ataque.

Y el colmo de estos explotadores laborales, es que hacen trabajar al obrero y obrera en condiciones de hacinamiento, escasez de agua y ausencia total de elementos de aseo para combatir el COVID – 19. Pero como si estos obreros fueran de otra clase, nadie denuncia las condiciones insalubres en las que ellos y ellas laboran. Porque es bien sabido, que la dictadura del empresariado que se vive en este país, cuando una persona denuncia, prácticamente se acoge a un despido.

Además, a diario vemos circulando los vehículos de los taxistas informales, a los que muchos atacan de irresponsables, pero ante la ausencia de políticas de mitigación y de proveer empleos en la zona, estas personas salen a diario a conseguir el pan para su familia.

Ante todas estas circunstancias, se debe exigir a este Gobierno:

  • El NO pago de la deuda externa, que este dinero se emplee en ofrecer condiciones y empleo a los miles de desempleados que hay en este momento.
  • EXIGENCIA TOTAL, para que se abran comedores comunales, para que los afectados y sus familias, puedan realizar las comidas del día.
  • Dejar de cargar de impuestos o “contribuciones solidarias” a la clase trabajadora.
  • EXIGENCIA TOTAL, para que las GRANDES EMPRESAS de este país, paguen la deuda que tienen con la seguridad social del país y que sean ellos los que lleven el peso mayoritario de la crisis.

Por eso se le hace un llamado a la clase trabajadora y sus familias, a organizarse para decirle NO a este Gobierno que le sirve con cuchara grande al gran capital de país y los sectores empresariales.

Por la unidad de la clase trabajadora y sus familias.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre