Gobierno en llamas: la crisis del trol

0
34

Estas últimas semanas el tema que, sin duda alguna, se colocó en la agenda del gobierno fue la contratación, por parte de la Ministra de Salud, de trolls para atacar a ciertos medios de comunicación.

Esto se dio a conocer tras la denuncia de “Piero Calandrelli” quién dijo ser contratado por la ministra para tal efecto, además, adjuntó comprobantes de pago hechos por personas del Ejecutivo.

Dándole seguimiento a la crisis, para este lunes 9 de enero, la presidencia anunció una conferencia de prensa para dar su posición sobre el tema y comunicar el futuro de la ministra de salud.

Sobre este tema se puede divagar mucho, sobre la contradicción de las distintas versiones dadas por la ministra, implicaciones legales, como el mantenerla en su puesto es, para el Ejecutivo, una pugna de fuerzas con los medios de comunicación hegemónicos, como estos pasaron de ser “prensa canalla” a “prensa sicaria”, y un largo etcétera.

Aparte de todos los temas que se dan en la discusión social, este conflicto refleja elementos estructurales de la actual administración de Chaves. Por ejemplo, cómo a pesar de dar continuidad (y profundizar) el ajuste neoliberal del gobierno de Alvarado, en el plano del performance político la pugna interburguesa lleva al Ejecutivo a actuar de manera más agresiva.

Dicho elemento abre algún grado de inestabilidad política en el país (aunque expresada por arriba). Este es un cambio cualitativo respecto al consenso burgués más global que tenía Alvarado; por ejemplo, en la actualidad Chaves no ha logrado pasar pesos pesados en su agenda de reforma al Estado (como la venta del BCR), mientras Alvarado pasó Plan Fiscal, Empleo Público y Ley Antihuelgas.

Esto deja en entredicho la “gobernabilidad” de la administración Chaves, si bien en cierto punto hay un consenso burgués sobre el ajuste contra la clase trabajadora, existen diferencias sobre la ruta del mismo. A parte, los modales provocadores de Chaves parecieran mantener “en frío” su relación con el parlamento.

No hay que dejar de señalar que ambos sectores, tanto el gobierno actual, como la burguesía “más tradicional”, no representan los intereses de la clase trabajadora, pues, en temas de ajuste asumen la misma línea. La salida es la organización y tomar las calles contra este gobierno neoliberal, autoritario y antiderechos que aplica el ajuste del FMI.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí