Gobierno desfinancia al AyA mientras 382 mil personas no tienen agua potable

0
18
Inauguración Acueducto Sardinal, El Coco, Ocotal_Presidente Carlos Alvarado Quesada_Foto Julieth Méndez_01/03/2019_

 

  • Debido a la regla fiscal la institución no puede asumir nuevos servicios ni respaldar a las Asadas en casos de emergencias.

Johan Madriz

Es un hecho universalmente aceptado que el agua es esencial, no solo para conservar la vida sino, también, para la producción de alimentos, la sanidad y el desarrollo económico. A pesar de esto, el gobierno no duda en recortar el presupuesto del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), ente encargado de asegurar el acceso al agua en todo el país.

Mediante la nefasta regla fiscal se reducen los fondos para esta institución, a pesar de que hay unas 382 mil personas aun no tienen acceso al agua potable. El presupuesto inicial aprobado de la institución para este año fue de ₵284 mil millones y el anteproyecto para el 2022 es de ₵258 mil millones. El decrecimiento se debe a las reducciones tarifarias y las restricciones en el gasto.

Debido a esta situación la institución no puede asumir nuevos servicios, a contramano de un continuo crecimiento en el consumo. Además, quedan desprotegidas las Asadas en casos de emergencias. Estas son organizaciones comunales que se organizan para desarrollar y administrar los acueductos locales, aunque siempre permanecen bajo la rectoría del instituto.

Eliecer Dobles, director regional del AyA en la Región Chorotega expresa que “si esta situación sigue igual con el tema de la regla fiscal, ante una eventual emergencia, tener que sumir varios sistemas al mismo tiempo pone en vulnerabilidad a los sistemas que ya tenemos”[i].

En el país existen unos 1.400 sistemas atendidos por Asadas que cubren a un 30% de la población (1,5 millones de personas). Estos se encuentran principalmente en las zonas rurales del país que son las más vulnerables a desastres que afecten el suministro hídrico, como inundaciones o sequías. En estos casos de emergencias el AyA debe intervenir para garantizar el acceso al líquido. La falta de recursos complicará atender estas situaciones.

James Phillips, director de Planeamiento Estratégico comenta que el instituto “esta desarmado contra situaciones de emergencia”[ii]. Justamente, estas van en aumento debido a los efectos de la crisis climática. Esta combinación de factores implicará que no solo quedarían desatendidas comunidades enteras ante eventuales emergencias, sino que no existe el desarrollo de proyectos que aseguren la calidad y disponibilidad de agua a futuro ante estos eventos.

El país tiene un índice general de acceso al agua potable de 92%, que sube al 96% en el área urbana y baja hasta el 83% en la zona rural, siendo las provincias costeras las más rezagadas. Asimismo, el Estado de la Región 2020 señala que el 18% del área construida entre 2016 y 2019 está cubierto por una Asada con algún tipo de problema. Además, entre 2010 y 2019 el 38% de toda la construcción se realizó en áreas de alta frecuencia de desastres socioambientales.

Este panorama no es nada halagüeño y representa un aviso de potenciales desabastecimientos graves para una gran proporción de la población, ante lo cual la respuesta del AyA será sumamente limitada. A pesar de mantenerse en los primeros lugares del continente en el país aún falta mucho para asegurar y mantener el acceso universal al líquido.

Pero ahí no termina el dilema, además de la regla fiscal el gobierno presentó un proyecto, acordado con el FMI, para que 14 instituciones destinen hasta el 30% de sus utilidades durante cuatro años al pago de la deuda pública, una de estas es el AyA.

De esta forma, una vez más el gobierno sacrifica a las personas trabajadoras, que son quienes sufren con estos recortes, para pagar una deuda que solo enriquece a unos cuantos. Son los sectores populares los mas afectados por el cambio climático y a quienes el gobierno golpea por todos los costados. Es necesario enfrentar el plan de ajuste, incluyendo la regla fiscal y el acuerdo con el FMI, para que sean las grandes empresas y fortunas las que paguen la crisis.


[i] “Limite al gasto tira al desagüe respaldo del AyA a 1,5 millones de usuarios de Asadas para emergencias”. En www.semanariouniversidad.com

[ii] Ídem

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí