• Con este acuerdo el organismo internacional da el visto bueno al plan de ajuste fiscal del gobierno que plantea alcanzar un superávit primario de 1% al 2023 y reducir la deuda pública un 50% al 2034.

Redacción

Este lunes 1 de marzo el Directorio del FMI aprobó el préstamo de Servicio Ampliado (SAF) solicitado por el gobierno de Carlos Alvarado por un monto de $1778 millones. Este dinero será desembolsado por la entidad durante tres años y el plazo de pago será por 10 años.

Con este acuerdo el organismo internacional da el visto bueno al plan de ajuste fiscal del gobierno que plantea alcanzar un superávit primario de 1% al 2023 y reducir la deuda pública un 50% al 2034.

Para esto, parte de los proyectos presentados fueron:

  1. Cambiar el impuesto a las casas de lujo valoradas en más de 200 millones e imponer una tasa del 0.5% a todas las que superen ese valor.
  2. Aplicar la renta global para recaudar entre el 0.12% y el 0.24% del PIB.
  3. Recorte al gasto donde se plantea: vender la cartera de créditos de CONAPE, congelar las pensiones de más de ¢450 mil con cargo al presupuesto (Magisterio, Hacienda, entre otros) hasta que la deuda baje del 60%, un proyecto para que las empresas estatales hagan un “aporte” al Estado y reducir exoneraciones como la del salario escolar.

Ante toda esta situación, resulta importante la lucha unitaria entre las organizaciones sindicales con los campesinos, transportistas y comunidades, así como sumar al movimiento estudiantil, feminista, ecologista, etc., para pelear en contra del acuerdo con el FMI y sus medidas de ajuste contra los sectores populares, y exigir que la crisis la paguen las grandes empresas y fortunas. 

Desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) proponemos siete puntos programáticos y organizativos:

1) Fuera el FMI, ni un colón para los buitres del imperialismo. No hay acuerdo posible que beneficie al pueblo trabajador con este organismo imperialista.

2) Oposición rotunda a los recortes al presupuesto público y la privatización de empresas estatales. El gobierno, los partidos burgueses y las cámaras de empresarios quieren vender empresas estatales rentables; además, impulsan fuertes recortes al presupuesto que afectan instituciones que juegan un papel social muy importante (como el Ministerio de Cultura, el FEES, etc.), así como la Ley de empleo público para precarizar las condiciones salariales de la clase trabajadora del sector.

3) No a la creación de impuestos contra el pueblo trabajador.

4) Por impuestos a las grandes empresas y fortunas. El país no percibe cerca de ¢552 mil millones al año por las exoneraciones que tienen las empresas de zona franca.

5) Persecución a los evasores y elusores del fisco. El Ministerio de Hacienda no hace nada para obligar a las grandes empresas a pagar los impuestos. Por eso, la evasión deja un hueco por ¢2.22 billones al año, una fortuna que bastaría para resolver muchos de los problemas económicos del país.

6) No al pago de la deuda externa y la que poseen entes privados y redireccionar esos recursos para cubrir las obligaciones con la CCSS, los regímenes de pensiones y otros de carácter social, así como desarrollo de obra pública.

7) Por un Encuentro Sindical y Social para organizar la lucha contra el FMI de forma democrática. Proponemos a los sindicatos y organizaciones sociales convocar a este espacio, para unificar a todo el movimiento social contra el acuerdo con el FMI bajo un mismo programa de consignas y un plan de acción unificado, en aras de organizar una gran huelga general.

Por último, está planteada la tarea de construir una verdadera alternativa de izquierda anticapitalista en el país, la cual exprese los intereses de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud. Para esto impulsamos la construcción del Nuevo Partido Socialista (NPS) e invitamos a nuestros lectores y lectoras a colaborar con nuestra organización, acompañándonos en las luchas y en el proceso de inscripción electoral en San José y Cartago para las elecciones del 2022.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre