• Abusos laborales y ambientales, incluido el no pago de salarios, la represión sindical y el uso de productos químicos ilegales.

Por Reena Shah

Rainforest Alliance, uno de los esquemas de certificación ética más reconocidos del mundo, enfrenta acusaciones de explotación laboral, uso de agroquímicos ilegales y ocultamiento de cientos de trabajadores indocumentados en algunas de las plantaciones de piña que certifica en Costa Rica. Las piñas certificadas por Rainforest Alliance se venden por millones a un precio superior a los consumidores de todo el Reino Unido y Europa, con la promesa de que han sido cultivadas y cosechadas de acuerdo con estrictos estándares éticos y ambientales.

Costa Rica exporta piñas por valor de £730 millones (de libras) a Europa y el Reino Unido. Según Rainforest Alliance, ha certificado aproximadamente el 40% de las fincas que exportan la fruta a la región. Sin embargo, a pesar de sus credenciales éticas, ex trabajadores y activistas por los derechos laborales en Costa Rica han alegado que Rainforest Alliance ha certificado plantaciones donde se han producido graves abusos laborales y donde ha ocurrido el uso de agroquímicos ilegales.

Un ex gerente afirma que los propietarios de una plantación escondieron a más de 800 trabajadores indocumentados de los auditores de Rainforest Alliance. Afirma que de cada 1,000 trabajadores que cosechan piñas en su antigua empresa, un importante proveedor de frutas que opera cerca de la frontera con Nicaragua, solo 150 estaban empleados oficialmente. Los otros eran trabajadores migrantes indocumentados nicaragüenses a quienes se les negaban los derechos laborales básicos.

Los mensajes de WhatsApp vistos por The Guardian parecen mostrar a los jefes de la plantación alertando a los gerentes sobre una inspección de los auditores de Rainforest Alliance en marzo de 2019.

“Los auditores tienen que pasar por la oficina principal, incluso si hacen una visita sorpresa. Luego recibimos mensajes de WhatsApp que nos dicen que escondamos a los [trabajadores] sin papeles en las montañas, y los barriles de productos químicos que se supone que no debemos usar”, dice.

Las instrucciones aparentemente le indicaron también al gerente a cuáles trabajadores ofrecer para entrevistas con los auditores, y cómo perder el tiempo.

Otro gerente que trabajó para esa plantación durante casi cinco años dice que los auditores de Rainforest Alliance lo entrevistaron durante las últimas tres auditorías. Cuando se le preguntó sobre los trabajadores indocumentados y el uso de agroquímicos ilegales, afirma que tenía que mentir. “Si dijera la verdad sobre cuántos trabajadores son indocumentados y los pesticidas que usamos, me despedirían”, dice.

Su primo trabajaba en la misma plantación como migrante indocumentado. En enero fue herido en el trabajo y posteriormente murió. “Como no tenía seguro de salud, no podía ver a un médico. Tuvo que regresar a Nicaragua, donde le amputaron la pierna pero ya era demasiado tarde”, dice el ex gerente.

Otros trabajadores y activistas afirman que los abusos laborales y ambientales, incluido el no pago de salarios, la represión sindical y el uso de productos químicos ilegales, también se han producido en otras dos plantaciones certificadas en Costa Rica.

Moisés Carmona, un trabajador de una plantación certificada en el norte, afirma que, como miembro del sindicato, no tiene permitido hablar con los auditores. “Las compañías pagan a los auditores y los traen en secreto”, dice Carmona. El sitio web de Rainforest Alliance muestra que las plantaciones son financieramente responsables de pagar por las auditorías a los organismos de certificación.

En las afueras de otra plantación de piña, trabajadores migrantes dijeron a The Guardian que les pagan por lo que recogen, y que los contratan y despiden fácilmente. “No tenemos ninguna seguridad”, dice un trabajador que habló bajo condición de anonimato. “Pero en Nicaragua es peor. Menos paga y más horas. Es por eso que estoy aquí.”

En una declaración, Rainforest Alliance indica que todas sus plantaciones certificadas deben cumplir con estrictas auditorías e inspecciones.

La organización dice que sus plantaciones certificadas deben cumplir con cinco reglas de “tolerancia cero” en la certificación, que incluyen “no maltrato a los trabajadores” y “no discriminación”. También prohíbe la contratación de trabajadores temporales como forma de eliminar o reducir pagos y beneficios.

Trabajadores empacando fruta en una finca de piña en la región de Sarapiquí en Costa Rica. Cuando se encuentran violaciones, afirma que la certificación puede suspenderse o cancelarse. “Somos conscientes de que algunos titulares de certificados intentarán ocultar no conformidades durante las auditorías”, dice Ruth Rennie, directora de estándares y aseguramiento de Rainforest Alliance. “Para evitar esto, confiamos en auditorías no anunciadas y en el equipo de auditores para identificar las no conformidades”.

Sin embargo, activistas laborales y ambientales dicen que las auditorías tienen poco efecto en muchas compañías afiliadas. Henry Picado, presidente de Fecon, un grupo ambientalista líder en Costa Rica, insiste en que las auditorías no son lo suficientemente rigurosas como para revelar violaciones, incluido el uso de agroquímicos ilegales y trabajadores indocumentados. “Las organizaciones de certificación no cuentan con los procesos para encontrar o revisar actividades problemáticas”, dice.

Didier Leitón, presidente de Sitrap, un sindicato de trabajadores de plantaciones, afirma que ha presentado quejas directamente a las organizaciones de certificación de Rainforest Alliance con respecto al uso de trabajadores indocumentados y violaciones de derechos. “Pero nuestros informes simplemente no se tienen en cuenta”, dice Leitón. Recientemente publicó en Facebook sobre la represión sindical y el uso de trabajadores indocumentados en plantaciones certificadas.

“El problema es que los auditores solo tienen acceso a los trabajadores y a las instalaciones a las que los funcionarios de plantación les dan acceso”, dice Eva Carazo, una investigadora que estudia los impactos en la salud y el medio ambiente en las comunidades cercanas a plantaciones desde la Universidad Estatal a Distancia.

“Los trabajadores son entrevistados frente a los gerentes o temen represalias por revelar malas condiciones. El consumidor ve el símbolo en una fruta pero no conoce el proceso detrás de él”.

 

Fecon

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre