• Extendemos nuestro llamado a todas las organizaciones de izquierda anticapitalista, ecologistas y feministas, así como a los sectores del sindicalismo antiburocrático, para marchar este 1 de mayo.

Desde que inició su administración, Carlos Alvarado –en unidad con los partidos patronales y conservadores de la Asamblea Legislativa- desató una campaña de ataques contra la clase trabajadora e impulsó un plan de ajuste fiscal por medio de impuestos indirectos y recortes al presupuesto de instituciones públicas. Esto se intensificó durante los últimos meses, producto de la pandemia y la desmovilización social y, como era predecible, el resultado es una creciente precarización de los salarios, desfinanciamiento en la educación pública y del sector de vivienda, entre otros.

Los de arriba están de acuerdo en que la crisis la paguen la clase trabajadora y los sectores explotados y oprimidos, aunque esto implique un aumento en el costo de la vida, los impuestos indirectos, el desempleo y, en general, el recorte de derechos básicos. Esto se va profundizar con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), bajo el cual el país se comprometerá a implementar medidas de austeridad fiscal más fuertes.

Mientras tanto, las burocracias sindicales no hacen nada para enfrentar estos y, por el contrario, se adaptaron a la desmovilización social por la pandemia, la cual utilizaron como justificación para no convocar a medidas de lucha real; un criterio absurdo, pues justamente la situación sanitaria fue utilizada por el gobierno y la patronales para incrementar sus ataques, ante lo cual los sindicatos no tuvieron –ni parecen tener- respuesta alguna. Debido a esto, se agravó la crisis que atraviesa el sindicalismo en Costa Rica, movimiento que acumula muchas derrotas significativas en los últimos años –como fue la aprobación del plan fiscal y de la ley anti-huelgas-, lo cual se traduce en una desmoralización entre las bases trabajadoras, así como la consecuente desafiliación masiva de varias organizaciones sindicales.

Algo similar podemos decir del Frente Amplio (FA) que, aunque se dice de “izquierda”, en realidad se transformó en un partido plenamente adaptado al parlamentarismo burgués y, peor aún, fue un colaborador directo del gobierno por tres años, tiempo durante el cual Patricia Mora ocupó el cargo de Ministra de la Condición de la Mujer. Ahora, en año pre-electoral y tras la programada renuncia de Mora, el FA “endureció” sus críticas al gobierno para perfilarse como “oposición”, pero es una postura hipócrita para cautivar de vuelta a un sector de votantes de cara a las próximas elecciones; además, su oposición es pasiva, pues carece de cualquier llamado a retomar las calles –por ejemplo, Villalta llamó a desmovilizar los bloqueos contra el FMI- y, por ende, se limita a ser una pose para figurar en medios y redes sociales.

Ante esto, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS), la corriente estudiantil ¡Ya Basta! y la agrupación feminista socialista Las Rojas, llamamos a marchar este próximo 1° de mayo contra los ataques del gobierno y el acuerdo con el FMI; es necesario retomar las calles –resguardando protocolos de seguridad sanitaria, como el uso de mascarillas y distanciamiento- para enfrentar a los de arriba y hacer valer los intereses de los de abajo. Aunque la pandemia persiste y atravesamos una nueva ola de contagios, la lucha de clases no se detiene y la izquierda anticapitalista no puede asumir una postura defensiva de esperar que pase lo peor mientras el gobierno y la burguesía arremeten con más fuerza contra los sectores explotados y oprimidos.

Extendemos nuestro llamado a todas las organizaciones de izquierda anticapitalista, ecologistas y feministas, así como a los sectores del sindicalismo antiburocrático, para marchar bajo los siguientes ejes políticos:

1) ¡No al acuerdo con el FMI! Que la crisis la paguen los capitalistas con impuestos directos a sus ganancias.
2) ¡Vacunas para toda la población! Exigimos la derogatoria de las patentes de las farmacéuticas sobre las vacunas contra el Covid-19; es necesario liberar la producción de las mismas para facilitar su acceso a todos los países.
3) ¡Abajo la ley de Ley de Empleo Público! Nos oponemos a la precarización de las condiciones de trabajo en el sector público, contra los cuales el gobierno descarga el costo del ajuste fiscal, mientras deja intactos a los grandes evasores y elusores fiscales.
4) ¡Por la derogatoria de la regla fiscal! Esta norma impone recortes automáticos al presupuesto público, afectando la oferta y calidad de los servicios públicos. El caso de las becas en la UCR es sólo un ejemplo de sus efectos, pues, debido a la regla fiscal, el Ministerio de Hacienda bloqueó el crecimiento de la partida destinada a cubrir las becas, poniendo en riesgo la continuidad en la universidad de los sectores más vulnerables.
5) ¡Por el aborto legal, seguro y gratuito! Nos sumamos a la campaña de Aborto Legal CR, para impulsar el proyecto de ley por iniciativa popular y garantizar el acceso de todas las mujeres a este derecho básico.

Desde el NPS, ¡Ya Basta! y Las Rojas nos concentraremos a partir de las 8:30 am frente a la Iglesia de la Merced; invitamos a nuestros simpatizantes a acompañarnos en la marcha del Día Internacional de la Clase Trabajadora.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre