• El FA demostró los límites de su proyecto reformista, el cual ahora oscila entre el cretinismo parlamentario y el colaboracionismo más descarado con el gobierno autoritario y neoliberal de Alvarado.

Sthefanny Zúñiga

Hace varias semanas se abrió una coyuntura marcada por la negociación del préstamo entre el gobierno y el FMI, un organismo imperialista internacional que sumerge a los países en la pobreza obligándoles a aplicar doctrinas neoliberales y privatizaciones de las instituciones públicas. Resultó, en primera instancia, bochornosa la postura del Frente Amplio, quienes no se oponen a la injerencia de este organismo en el país.

Además, tanto su cúpula partidaria como su representante en la Asamblea Legislativa, José María Villalta, le intentaron quitar todo el fondo político a la discusión, reduciéndola a exigir que el acuerdo tenga más impuestos progresivos.

En el comunicado emitido por el partido el 29 de setiembre sobre el acuerdo con el FMI su primer punto es el siguiente:

La pregunta es: ¿No más impuestos para quién? No más impuestos para la clase media ni para los hogares más pobres, pero las grandes riquezas sí deberían gravarse” (1). Sin embargo, lo primero siquiera debería ser una pregunta para un partido que dice ser de izquierda y cuando en Latinoamérica existe una extensa lucha contra este organismo imperialista y sus recetas de hambre y pobreza, la primera consigna debió ser un No al FMI.

Se debe denunciare el cretinismo parlamentario con el cuál este partido está manejando la discusión, esto ya que ponen toda su confianza en el Parlamento y las negociaciones por arriba para aprobar reformas progresivas. En esto pecan de ingenuidad política, máxime cuando llaman a los sectores populares y trabajadores  a confiar en la misma Asamblea que aprobó el plan fiscal y la ley antihuelgas, la misma que demostró, una y otra vez, estar al servicio de las élites económicas.

Es vergonzoso que el FA no pudiera posicionarse de forma contundente en contra del acuerdo, al punto que no es posible saber si el partido votará a favor o en contra de este, ya que sus posiciones son completamente ambiguas y terminan apelando a la racionalidad y a mantenerse en el centro político: “asumimos no desde la dicotomía “negociar con el FMI/no negociar con el FMI” si no como el momento de construir una salida justa a la crisis. Para eso requerimos un análisis sensato y la unión entre quienes queremos un Estado Social de Derecho fortalecido y que asegure salud, educación, justicia, y oportunidades, sin hacerle el juego a quienes quieren impulsar su “estrategia de las patadas”. (1)

Otro ejemplo es que, tras hacer está pequeña crítica: “Sobre la propuesta anunciada por el Gobierno, observamos que propone varios impuestos con fuerte inclinación regresiva” (1) ¡Hablaron de “lo positivo” del mismo! “contempla algunas medidas con potencial progresivo (…) como el impuesto extraordinario de renta, la renta global y la devolución del IVA” (1).

Por su parte el diputado José María Villalta, representante del partido en la Asamblea Legislativa, tampoco hizo un llamado contundente a organizarse y combatir al FMI, de hecho -siguiendo la línea partidaria- llama a analizar las propuestas una por una y a hacerle modificaciones a las más regresivas y  llama a confiar en el gobierno sin una crítica política contra el imperialismo del FMI, tal como pasa en el programa Desde la Otra Acera” de APSE (2).

Sobre esto último, se debe remarcar que el Frente Amplio pasó del cretinismo parlamentario a la pura y dura hipocresía política cuando, tras la represión del gobierno y el llamado de este al “diálogo nacional”, claudicó dedicándose a ser únicamente el brazo izquierdo de Carlos Alvarado.

Es totalmente repudiable que el Frente Amplio le dé la espalda al pueblo trabajador cuando la represión se encuentra en una escalada no vista desde hace muchos años (con desaparición de personas durante horas, comunidades bombardeadas con gases lacrimógenos e incluso varios incidentes con policías usando armas de fuego contra manifestantes), peor aún es sentarse a respaldar un diálogo dirigido a hipotecar el país, en el cuál se le da prioridad a los sectores empresariales.

Unas pocas horas antes de escribir este artículo el Frente Amplio emitió un comunicado en el cuál le hace un llamado a “a los sectores populares y progresistas para participar de este esfuerzo, impulsando una agenda de justicia económica y tributariasin descuidar ni desmeritar la necesaria movilización que acompañe e impulse en las calles dicha agenda. (3) donde, si bien es cierto hacen una mención a seguir con las movilizaciones, el partido no tiene ninguna política para ayudar a centralizar la lucha con un pliego de exigencias progresivas. A diferencia, por ejemplo, de las diferentes publicaciones y demás que han emitido apoyando el “diálogo” del gobierno.

Por si fuera poco, en un video publicado luego del comunicado el diputado José María Villalta hace un llamado para que quienes están en las calles llevando gases, palos y balas tengan compasión por la policía y califica la autodefensa de las comunidades como “violencia injustificada” (4) ¡Es un llamado para que las personas bajen la cabeza ante la violencia policial! Que se encuentra completamente plegado a la campaña de desprestigio emprendida por los medios de comunicación.

Otra afirmación de Villalta es que “estas personas trabajadoras de la fuerza pública hay que recordar que también son afectados por las políticas injustas de este gobierno” (4) lo que también hay que recordar es que estas personas no se lo piensan dos veces para usar su entrenamiento militar (grupos como los Linces) y todo el armamento que le da el gobierno contra la clase trabajadora. Así como tampoco se debe olvidar el papel primordial de las fuerzas policiales o militares que es ejercer la violencia legitimada por el Estado para resguardar las grandes riquezas.

El FA demostró los límites de su proyecto reformista, el cual ahora oscila entre el cretinismo parlamentario y el colaboracionismo más descarado con el gobierno autoritario y neoliberal de Alvarado. Que Patricia Mora continúe en el gabinete es muestra suficiente de la traición que la cúpula del FA hacia la izquierda.

Por eso, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) llamamos a luchar contra el FMI en las calles, impulsando la unidad entre la clase trabajadora y los sectores populares que salieron a luchar en los bloqueos. Asimismo, continuamos en la tarea de construir una verdadera alternativa de izquierda anticapitalista para la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.


Notas:

1 Frente Amplio. https://www.frenteamplio.org/sobre-las-propuestas-del-gobierno-para-llegar-a-un-acuerdo-con-el-fondo-monetario-internacional/

2 Apse Informa. https://www.facebook.com/1611568075734956/videos/626425988265056/?app=fbl

3 Frente Amplio. https://www.facebook.com/112857698767836/posts/3306051446115096/?app=fbl

4 José María Villalta. https://www.facebook.com/113998707676/posts/10157898646972677/?app=fbl

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre