Por Víctor Artavia

Está por finalizar el 2019 y las perspectivas económicas del país no mejoran. Aunque el gobierno de Carlos Alvarado y las cámaras patronales insistieron que la aprobación del plan fiscal mejoraría la economía, todos los indicadores apuntan en dirección contraria: crece el desempleo, cierran empresas y reina el pesimismo entre la población.

Esto plantea un panorama complejo para el 2020, pues el malestar social hacia el gobierno persiste y, de combinarse con un empeoramiento de la economía, podría desencadenar nuevos episodios de lucha social, con más razón cuando se experimenta un retorno de las rebeliones populares a nivel internacional, tal como sucede en Chile y Bolivia al momento de escribir esta nota.

Agotamiento del modelo, crisis económica y pugnas inter-burguesas

A partir de los años ochenta, la economía costarricense experimentó una reconversión productiva hacia un modelo de exportaciones, bajo el cual se orientaron los principales recursos del aparato estatal en función de las empresas exportadoras.

Lo anterior explica que las zonas francas (o empresas bajo el régimen especial) sean el sector más dinámico en la economía nacional, el cual para agosto tuvo una tasa de crecimiento interanual del 12,6%. En contraste, el resto de sectores económicos sufrieron un fuerte retroceso en este mismo período: la construcción se contrajo un 13,8%, el comercio mayorista y minorista un 0,6% y la manufactura para mercado interno (régimen definitivo) apenas creció un 0,3%[1]. Agreguemos que la construcción y el comercio representan el 24% de los empleos del país, por lo que su contracción explica buena parte del aumento del desempleo que, para este año, cerrará en un 11,4% (278 mil personas).

Estos datos ilustran lo absurdo e insostenible que resulta el modelo de exportaciones que, si bien genera muchas ganancias para las empresas exportadoras transnacionales, es incapaz de resolver los problemas de desempleo del país. Por ejemplo, en el período 2014-2018 el Producto Interno Bruto (PIB) creció en promedio un 3,5%, pero el empleo apenas alcanzó el 0,9% y, en cuanto al empleo no calificado, representó un insípido 0,1%[2].

¿Por qué persisten los gobiernos de turno con el modelo de exportaciones a pesar de su evidente fracaso y alto costo social? Porque beneficia al capital imperialista (especialmente al estadounidense), ante lo cual la burguesía costarricense se coloca como un apéndice que obtiene una parte minoritaria del pastel. Pero este funcionamiento tiene contradicciones, particularmente en medio de una coyuntura de crisis económica internacional donde el pastel se achica y se intensifican las peleas por las ganancias entre sectores burgueses.

Esto lo podemos apreciar en la crisis que atraviesa la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), la cual refleja pugnas entre las cámaras patronales sobre que agenda desarrollar en medio de la crisis económica. Las dos primeras cámaras en retirarse de la UCCAEP fueron las de construcción y comercio, los sectores que más pérdidas reportan; también se retiró la Cámara Nacional de Bananeros (CORBANA), en gran medida por el golpe que representó al sector la concesión de los muelles a la trasnacional APM TERMINALS por el aumento desmedido de las tarifas y la ineficiencia en los tiempos de carga de barcos.

Un presupuesto de ajuste fiscal contra la clase trabajadora y las instituciones públicas

Además del desolador panorama económico, el gobierno de Carlos Alvarado continúa con su política de austeridad fiscal, lo cual se traduce en recortes de presupuesto en las instituciones públicas (particularmente las de función social) y ataques contra la clase trabajadora del sector público.

El proyecto del presupuesto nacional que presentó a la Asamblea Legislativa (aprobado en primer debate el 19 de noviembre) es muestra de eso. Veamos algunos datos relevantes del ajuste[3]:

  1. El presupuesto para el año 2020 es de 10,5 billones de colones, un 4,3% menos con respecto al anterior.
  2. Las remuneraciones en el sector público solamente crecerán 1,1% y los incentivos aumentarán 0,9%, en lugar de crecer a tasas del 4% y 5% como sucedía en el pasado. Esto representa un ajuste sobre la clase trabajadora del sector público, con repercusiones en el consumo del país (afectando la economía en su conjunto).
  3. La planilla apenas aumentará en 350 plazas, mientras en el histórico se pueden encontrar años donde se creaban 5 mil nuevas plazas. El criterio para frenar la creación de plazas se hace según los criterios de ajuste neoliberal, dejando de lado las necesidades de instituciones estatales que brinden servicios sociales y requieran más plazas.
  4. Un 38,2% del presupuesto se destinará al pago de intereses y amortización de la deuda. Es decir, el gobierno se endeuda y la gran mayoría de esos recursos son para….pagar la deuda acumulada. Es una espiral sin fin, una estafa al país en beneficio de los capitalistas.
  5. Por cada mil colones del presupuesto nacional, 382,2 se destinarán al pago de intereses y amortización de la deuda; 254 para la educación y otros 150 para la protección social.
  6. El presupuesto del 2020 para el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) se redujo un 23,46%, lo cual representa una disminución de 18 mil millones de colones.

Por un Encuentro Nacional de Lucha para enfrentar el ajuste del gobierno

El gobierno de Carlos Alvarado constituyó un frente con los partidos de los empresarios y las cámaras patronales, con el objetivo de aprobar el plan fiscal, los recortes en el presupuesto estatal y el resto de la agenda de ajuste promovida por los organismos internacionales (OCDE, FMI). En estas semanas es posible que se vote el proyecto anti-huelgas 21049, cuyo fin es destruir el derecho a la protesta para allanar el camino a los ataques contras las pensiones, el empleo público y otros proyectos de ley en beneficio del gran capital.

Los indicadores económicos y los recortes al presupuesto nacional, auguran que el 2020 será un año de nuevos ataques contra los salarios y mayor precarización en los servicios sociales estatales (educación, salud, etc.). Ante esto, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) planteamos las siguientes tareas:

  1. Impulsar la lucha inmediata en defensa del derecho a huelga. Hay que impedir que se apruebe el proyecto 21.049, el cual representa una medida antidemocrática para bloquear legalmente las luchas de la clase trabajadora.
  2. Plantear en todos los sectores la unidad para enfrentar el ajuste del gobierno, lo cual se concreta en el llamado a un Encuentro Nacional de Lucha que reúna a sindicatos, organizaciones estudiantiles, ecologistas, feministas, campesinas y personas desempleadas, para discutir un pliego de reivindicaciones generales y acordar un plan de lucha nacional de cara a los ataques planteamos para el próximo año. Entre los puntos por luchar planteamos: a) no a los recortes presupuestarios en educación, salud y otros sectores; b) en defensa de las conquistas salariales en el sector públicos; c) aumento salarial de emergencia para el sector privado que sea acorde al costo de la vida; d) oposición a los proyectos de contrarreforma a las pensiones que se discuten en la Asamblea Legislativa; e) impuestos directos al gran capital (bancos, transnacionales, piñeras) para remediar la crisis fiscal, f) plan de obras públicas como medida transitoria ante el desempleo, g) moratoria a la expansión piñera y defensa de los humedales; h) por el aborto legal y la firma inmediata de la norma técnica de aborto impune (terapéutico).

Invitamos a quienes coincidan con estas tareas a sumarse al NPS, Ya Basta y Las Rojas. Recién iniciamos la campaña de legalidad electoral para el 2022, con la inscripción de nuestro partido en San José, Cartago y Heredia, donde esperamos presentar candidaturas a diputación anticapitalistas, feministas y ecologistas. Invitamos a nuestros lectores y lectoras a colaborar con la conformación de las estructuras cantonales y construcción de nuestro programa.


 

[1] Juan Pablo Arias, “Construcción, comercio, agro y manufactura mantuvieron números rojos en agosto”. En https://observador.cr/noticia/construccion-comercio-agro-y-manufactura-mantuvieron-numeros-rojos-en-agosto (Consultada el 19/11/19).

[2] Álvaro Murillo, “Estado de la Nación: Costa Rica se juega el chance de resolver sus problemas sin quebrarse”. En https://semanariouniversidad.com/pais/estado-de-la-nacion-costa-rica-se-juega-el-chance-de-resolver-sus-problemas-sin-quebrarse/ (Consultada el 19/11/19).

[3] Ver “Proyecto de ley de Presupuesto Nacional 2020”. En https://www.hacienda.go.cr/docs/5d66ecb19846c_Folleto%20Presupuesto%20Nacional%202020.pdf  (Consultado el 13/10/2019).

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre