• Se anuncia que las negociaciones con el FMI reiniciarán en enero.
  • El gobierno plantea que los salarios del sector público sufran un brutal recorte.

Por Sthefanny Zúñiga

Ya el gobierno anunció en qué consistirá el acuerdo de ajuste con el FMI, el cuál se centraría en un brutal ataque antisindical y contra los sectores populares y trabajadores.

Tras el fracaso de la primera negociación con el FMI y la maniobra de las mesas de diálogo para sacar a los sectores que luchaban de forma radicalizada en las calles, finalmente se dio a conocer cuál será el nuevo paquete de ajuste con el cuál pretenden hipotecar el país.

Dichas negociaciones empezarían en la segunda semana de enero y llegarían a la Asamblea Legislativa en marzo; de forma paralela, se impulsa la aprobación de otro préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por $250 millones.

Según informó el Semanario Universidad “El Gobierno procurará un recorte del gasto público por 3% del Producto Interno Bruto (PIB), acumulado entre el 2021 y el 2025” (1) y, para concretar este brutal recorte, el gobierno impulsaría, en primer lugar, la ley de empleo público, la cuál, según se reseñaba en una nota escrita por Marcela Ramírez (2): “tendría una afectación muy drástica en las condiciones laborales de la gente trabajadora del sector público implementando el salario global que pretende reducir el salario con el tiempo, minimiza las funciones del Servicio Civil (que posiblemente beneficiará los nombramientos políticos), ataca la negociación colectiva y las licencias pagadas (como la de maternidad y paternidad), violenta la autonomía de municipalidades y la CCSS, entre otras afectaciones para profundizar la agenda neoliberal.”

Con lo cual este ajuste se estaría recargando sobre las personas trabajadoras del sector público, quienes tendrían una gran perdida salarial, tal como lo señala el economista Fernando Rodríguez al Semanario: “Esto llevaría los salarios, a términos del PIB, de hace 12 años. Quiere decir que va a haber una contracción y retroceso importantes” (1), en pocas palabras, los salarios se estarían contrayendo.

Por si fuera poco, el gobierno también propone eliminar las convenciones colectivas e imponerle un impuesto de renta al salario escolar (el cuál es un ajuste salarial que se ahorra y se cobra en enero); a punta de estos ataques buscan hacer un recorte del 1.5% del PIB. El otro 1.5% saldría de recortes a instituciones públicas, como universidades, MEP, Fodesaf, bonos de vivienda. También se incluiría un impuesto a los premios de lotería y otro de renta global dual (el cuál es muy escuálido). Por lo cuál la otra parte del ajuste caería sobre los sectores más explotados y oprimidos.

Sumado a lo anterior, es preciso recordar que el FMI no da caridad, ni tampoco le interesa que los países prosperen o que las personas mejoren su calidad de vida. Como todo banco su preocupación inicia y acaba en cómo hará el país para devolver el préstamo y las formas en que se aplican sus recetas de ajuste estructural para despojar a los pueblos de sus conquistas históricas.

Esto es justamente lo que lleva adelante este gobierno: un brutal ataque contra todos los sectores populares y una serie de medidas antisindicales (como ya lo era la ley antihuelgas), lo cual se consolidaría con la aprobación de la ley de empleo público.

Todo está serie de ajustes estructurales responden, como se señaló en el pasado editorial de Prensa Socialista, a la triple crisis: del modelo neoliberal, financiera internacional y la provocada por la pandemia. Y a un envalentonamiento de los sectores burgueses -que también están fragmentados- quienes aspiran a “un nuevo pacto social` más acorde a sus intereses, por lo que presiona para redefinir el modelo de Estado vaciando al máximo su contenido “social”, para transformarlo en un aparato que garantice la represión y el desarrollo de sus negocios” (3) y cuyas aspiraciones el gobierno se esfuerza en cumplir.

Desde el Nuevo Partido Socialista nos oponemos al acuerdo con los buitres del FMI, a la ley de empleo público y a los ajustes del gobierno contra el pueblo trabajador. Debemos salir a luchar por impuestos a las grandes empresas y fortunas, para que se persigan a los evasores y elusores. Llamamos a realizar un Encuentro Sindical y Social para organizar la lucha contra el FMI de forma democrática.


1 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/ultima-hora/hacienda-recortara-gasto-por-3-del-pib-para-acudir-al-fmi-y-la-mitad-la-daria-empleo-publico/ 

2 IzquierdaWeb.CR http://izquierdaweb.cr/sindicatos/luchemos-contra-la-ley-de-empleo-publico/

3 IzquierdaWeb.CR http://izquierdaweb.cr/nacional/la-crisis-economica-el-acuerdo-con-el-fmi-y-la-reactivacion-de-las-luchas/ 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre