Diputados proponen declarar “día nacional de unión y oración”

0
5

 

  • Nuevamente los sectores más conservadores de la Asamblea Legislativa utilizan su posición para aplicar su agenda religiosa.

Johan Madriz

En esta ocasión a un grupo de diputados de Nueva República, Restauración Nacional, PUSC y PLN solo se les ocurrió presentar un proyecto de ley para declarar el próximo 30 de mayo como Dia Nacional de Unión y Oración por Costa Rica.

Este proyecto es anunciado en medio de la crisis que vive el país por los efectos de la pandemia, con todas las camas UCI ocupadas y con récords de contagios y muertes.

Según el proyecto, el objetivo de esta declaratoria seria “manifestar solidaridad” con las personas que están combatiendo la enfermedad y con las personas enfermas y sus familias. Sin embargo, esos mismos diputados que quieren mostrar solidaridad son los que legislan según los dictados de los de arriba y dejan en el desamparo a las personas afectadas por la pandemia.

Por un lado, llaman a la oración por las personas trabajadoras de la salud, pero por el otro avanzan con los ataques a sus derechos políticos de organización, sindicalización y huelga, así como ataques a los salarios y sus componentes. Llaman a la “unión” pero las personas afectadas por la enfermedad no tienen ningún tipo de auxilio, los cientos de miles que han visto sus jornadas reducidas o directamente fueron despedidas no tienen ninguna respuesta por parte del gobierno.

Este proyecto se suma a una larga lista de planteamientos legislativos de orden religioso, que, también, es secundado por el gobierno. Hay que recordar que justamente el año pasado al inicio de la pandemia una de las grandes ideas del gobierno fue pasear la estatua de la virgen de los Ángeles en helicóptero por todo el país.

En lugar esto deberían abordar temas como el fortalecimiento de la salud pública, la conectividad de las personas estudiantes para mantener el curso lectivo, asegurar la vacunación para todes y programas de ayuda para las personas afectadas por covid-19.

Una vez mas se hace patente la necesidad de pelear por un Estado laico, donde se respete la libertad religiosa, pero donde los dogmas religiosos no interfieran con las políticas públicas.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí