¿Cuáles exoneraciones va a eliminar Rodrigo Chaves?

En sus planes no está tocar a las zonas francas que no pagan ₵344 mil millones de renta y ₵1,1 mil millones del impuesto a los combustibles.

0
61

Una de las promesas de Rodrigo Chaves es aumentar la recaudación tributaria a partir de eliminar algunas de las exoneraciones a impuestos vigentes. En una reunión el 29 de abril con los 57 congresistas les comentó: “a mí me gustaría invitarlos, señoras diputadas y señores diputados, a que revisemos esas exenciones. Yo no estoy diciendo tocar las zonas francas, no me mal interpreten, pero aparte de las zonas francas, que son la minoría de las áreas del país, hay áreas en que deberíamos buscar”.

Un estudio del Ministerio de Hacienda, de reciente publicación, estimó el gasto tributario (GT) del país para el 2020, este se entiende como los ingresos que se dejan de percibir por tratamientos tributarios distintos al general. La cifra asciende a ₵1,5 billones (4,15% del PIB), de los cuales ₵617 mil millones corresponden al impuesto sobre la renta y ₵829 mil millones del impuesto al valor agregado, el restante corresponde a otros impuestos.

A partir de esto, surge la pregunta ¿cuáles serán las exoneraciones que pretende “revisar”? De primera entrada Chaves dejó claro que no tocará a las zonas francas –que son sagradas– y a las que, incluso, recientemente se les creó un nuevo régimen, aún más privilegiado, con la exoneración del pago de cargas sociales, si se instalan fuera del GAM. De esta forma, inicialmente ya no se puede contar con los ₵344 mil millones que no pagan de renta y los ₵1,1 mil millones de exoneración correspondiente al impuesto a los combustibles.

Las zonas francas son, por mucho, el sector que mejores beneficios tributarios recibe. Si del total del monto por exoneraciones del impuesto de renta se elimina lo correspondiente a estas empresas solo quedarían ₵273 mil millones. De estos ₵16,9 mil millones corresponden a los excedentes de las cooperativas (donde no existen una diferenciación entre las pequeñas y las grandes como Dos Pinos) y ₵7,8 mil millones a los dividendos de las asociaciones solidaristas sobre los ahorros y cesantías de los trabajadores y las trabajadoras. Otros ₵6 mil millones son de la Junta de Protección Social que destina sus utilidades a financiar organizaciones sociales. Estos por citar los más importantes por su peso. ¿Cuál de estos se eliminará?

Lo más probable es que Chaves se incline por suprimir o disminuir los beneficios de las llamadas “rentas del trabajo”, que corresponden a rubros relacionados con la actividad laboral. Estos corresponden al aguinaldo que genera un gasto tributario de ₵94 mil millones y al salario escolar (₵47 mil millones). Justamente en el acuerdo con el FMI se contempla un proyecto para eliminar la exoneración a este último y Chaves es un acérrimo defensor de ese acuerdo e incluso planea renegociarlo al alza. Avanzar sobre estas exenciones implica un golpe a los sectores trabajadores ya que ambos rubros son derechos laborales que se conquistaron en la calle.

En cuanto al IVA, este es un impuesto que grava por igual el consumo sin importar el nivel de riqueza, por lo que las exoneraciones a los sectores populares son progresivas y una forma de contrapeso (mínimo) ante un sistema tributario regresivo. El principal componente exonerado es la canasta básica tributaria, que está compuesta por los bienes y productos mínimos indispensables para que una persona sobreviva y se estima con un GT por ₵375 mil millones. Ya con el Plan Fiscal se eliminó la exoneración total que gozaban estos productos y se pasó a una tasa reducida de 1%.

Otros beneficios que apoyan principalmente a las personas trabajadoras son la exoneración por el consumo eléctrico residencial menor a 280 kW/h que genera un beneficio de ₵23 mil millones y el consumo residencial de agua menor a 30 metros cúbicos por ₵13 mil millones. ¿Avanzará Chaves sobre estos elementos básicos y esenciales para los sectores populares?

Lo cierto es que las fórmulas de ajuste que tiene Chaves en su historial como director del Banco Mundial y que son las mismas que pretende aplicar en el país son claras en que a los sectores empresariales no se les toca, eso es “inseguridad jurídica”. Por eso cuando él dice que “el gobierno y todos debemos trabajar juntos para sacar al país adelante” se está refiriendo a que los sectores trabajadores se “soquen la faja”. Por supuesto que en sus planes no se incluye tocar a las zonas francas o a las aerolíneas que no pagan impuestos por ₵17 mil millones del impuesto sobre el combustible. Para frenar las contrarreformas neoliberales es necesario combatirlo desde el inicio en las calles.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí