• Es necesaria la lucha por un Estado laico donde se respete la libertad de culto pero donde los dogmas religiosos no interfieran con las políticas públicas.
  • El dinero que el Estado gira a la Iglesia Católica debe re-direccionarse a la sanidad pública. ¡Estado laico ya!

Por Redacción

El gobierno de Carlos Alvarado ante lo errático de su abordaje de la emergencia por el Covid-19 solicita ayuda divina. Este fin de seman la imagen de la Virgen de los Ángeles sobrevolará Costa Rica a través del Servicio de Vigilancia Aérea como “un acto de fe y protección ante la propagación del COVID-19”.

De esta forma se evidencian, una vez más, los privilegios que mantiene la iglesia católica resultado de mantener constitucionalmente un Estado confesional. Pero, además, gozaron de ciertas dispensas por parte del Ministerio de Salud ya que recién el miércoles 18 de marzo, 12 días después de la aparición del primer caso en el país, la iglesia católica ordeno el cierre de sus templos.

 

Mientras tanto las iglesias evangélicas se resisten a cerrar sus puertas debido a que el Ministerio de Salud no ha girado orden sanitaria que les obligue a ello. Apenas este viernes Salud actualizó el decreto de emergencia para ordenar solamente el cierre de las mega iglesias dejando por fuera a cientos de pequeñas congregaciones.

Estas actuaciones se dan a pesar de que las primeras instrucciones que emitieron las autoridades de salud fueron las de evitar aglomeraciones y el distanciamiento social, lo cual no es posible en la estreches de los templos. La negativa a seguir las recomendaciones para evitar la propagación del coronavirus refleja actitudes poco responsables las jerarquías católicas y evangélicas.

Según Heidy Valencia: “el PAC es la decadencia absoluta. En lugar de sobrevolar a la Virgen de los Ángeles, queremos que se fortalezca la salud pública. El dinero que el Estado gira a la Iglesia Católica debe re-direccionarse a la sanidad pública. ¡Estado laico ya! ¡Plan de emergencia para atender la pandemia ya! ¡Qué la pandemia no la recarguen sobre la clase trabajadora!”.

Por eso se hace necesaria la lucha por un Estado laico donde se respete la libertad de culto pero donde los dogmas religiosos no interfieran con las políticas públicas.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre