• Esta acción representa una capitulación de Corrales ante las presiones de los medios de prensa y el gobierno de Carlos Alvarado, pero sobre todo expresa el temor de un político burgués ante la radicalización de la lucha contra el FMI.

Víctor Artavia

Hace pocas horas, el Movimiento Rescate Nacional publicó un video donde José Miguel Corrales llamó a desmovilizar los bloqueos y pidió “perdón” por lo sucedido, alegando que no esperaba que grupos narcotraficantes tomaran el control de las protestas. Esta acción representa una capitulación de Corrales ante las presiones de los medios de prensa y el gobierno de Carlos Alvarado, pero sobre todo expresa el temor de un político burgués ante la radicalización de la lucha contra el FMI.

En caso de que efectivamente grupos delincuenciales aprovechen las protestas para realizar actos ilícitos en algunos puntos, consideramos que el mismo movimiento tiene que organizarse democráticamente y tomar las medidas de seguridad pertinentes para expulsarlos o desactivar los bloqueos de las zonas conflictivas y reforzar otros puntos.

Pero antes que apelar a las bases del movimiento para darle una salida democrática a esa problemática, Corrales optó por exponerlo en una conferencia de prensa, facilitando la campaña de difamación de los medios y la consecuente escalada represiva por parte del gobierno en los dos últimos días. Ahora, tras estas nuevas declaraciones, Corrales le hace un enorme favor al gobierno para desmontar la lucha contra el FMI y expone a las personas manifestantes detenidas en los bloqueos a ser procesadas como agentes provocadores del narcotráfico.

Desde el inicio del proceso, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) resaltamos que el movimiento era muy complejo y estaba marcado por la tensión entre tendencias progresivas y otras regresivas, porque a pesar de estar protagonizado por sectores de pequeños propietarios empobrecidos por la crisis económica (a los que luego se sumaron comunidades populares), Corrales era un político burgués de “corte socialdemócrata”, por lo cual su estilo de dirección era caudillista y, por ende, anti-democrático, orientando por redes sociales o conferencias de prensa, pero sin convocar a asambleas o encuentros de representantes de las regiones. La forma en que capituló confirmó esta caracterización, así como la importancia de no perder el análisis de clase de los procesos de lucha, algo fundamental para no caer en el impresionismo y sumarse acríticamente a las movilizaciones, lo cual no educa a la militancia ni aporta nada para orientar los movimientos.

Desde el NPS llamamos a continuar la lucha y sostener los bloqueos en las regiones. Es fundamental que las burocracias sindicales rompan con su pasividad y se sumen con todo a impulsar a fondo la pelea contra el FMI, impulsando la unidad de la clase trabajadora con los sectores populares que hoy están en las calles.

Al momento de escribir esta nota no tenemos certeza de que camino tomará el resto de la conducción de Rescate Nacional, además el video de Corrales fue retirado de la página de Facebook del movimiento. En todo caso, el movimiento deberá organizarse de forma independiente de la dirección de Rescate Nacional, la cual demostró su incapacidad de dirigir de forma consecuente un proceso de base popular y con métodos radicales.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre