• El día de mañana, jueves 25 de marzo a las 10:00am, se realizará una caravana por el aumento de las tarifas que nos pagan las aplicaciones.
  • Es necesario organizarnos, juntarnos físicamente, hacer presión a las empresas, evidenciar nuestro descontento, posicionar nuestros temas en medios de comunicación masivos, más todavía en este momento cuando se está discutiendo el tema de las plataformas.

Deby Calderón Vega

Un grupo inicial pero creciente de chóferes de plataformas tecnológicas como Uber y Didi recientemente nos reunimos en el Redondel de Zapote para iniciar una lucha por el aumento de las tarifas que nos pagan las aplicaciones por cada viaje. El día de mañana, jueves 25 de marzo a las 10:00am, se realizará una Caravana por el aumento de las tarifas que nos pagan las aplicaciones, y que tiene como objetivo iniciar la lucha por tarifas justas para los chóferes, además de ir preparando la lucha contra la precarización laboral a la que estamos sometidos.

En lo que llevamos del año se han realizado tres aumentos en los precios de los combustibles, que juntos suman entre ¢81 y ¢87, y ya están por aprobar un nuevo aumento, el más alto del año. A pesar de esto, las plataformas de Uber y Didi decidieron bajar las tarifas que se nos pagan a los conductores, lo que terminamos sintiendo en nuestros ingresos. Además, son ellas las que definen, sin consulta a los conductores, los porcentajes abusivos que se apropian por cada viaje (Didi 21% y Uber entre 15% y 50%). Es irracional que aumente el costo del combustible y nos reduzcan los precios por viaje.

Ni al gobierno ni a la Asamblea Legislativa les importa, con lo que fomentan así los atropellos de las empresas hacia los conductores, incluso amenazando con el cierre de las aplicaciones como hizo recientemente el CTP. Así nos deja claro el gobierno que no les importa si 30.000 personas que dependemos de esto nos quedemos sin ingresos.

Como ejemplos, el año pasado incluso en medio de la pandemia, las plataformas Didi y Uber nos pagaban en promedio, por cada 3km, mil colones. Es decir un viaje de 6km rondaba los ¢2.000, uno de 9km se acercaba a los ¢3.000… uno de 15km eran casi ¢5.000 y así sucesivamente. Ahora nos pueden pagar ¢2.000 por un viaje de 9km y por uno de 15km ¢2.900. Pero los costos del servicio crecen porque la gasolina no ha dejado de encarecerse.

Uber y Didi no pierden porque a ellos no les incrementa el costo del servicio. Para ellos mejor porque bajan las tarifas y aumenta la demanda del servicio, es decir, más ganancias para ellos. Los conductores somos quienes terminamos pagándola, porque cada vez es más caro poder salir a trabajar. A esto se suma que cientos o miles de trabajadores de plataformas alquilan autos, y por la “vuelta a la normalidad de la pandemia”, los arredatarios de vehículos han aumentado los precios de alquiler semanal del auto.

Es necesario organizarnos, juntarnos físicamente, hacer presión a las empresas, evidenciar nuestro descontento, posicionar nuestros temas en medios de comunicación masivos, más todavía en este momento cuando se está discutiendo el tema de las plataformas. A ningún diputado, ministro o funcionario del Ministerio de Trabajo, ni mucho menos a las mismas empresas les importa la situación en las que nos encontramos miles que dependemos de este trabajo precarizado.

Solamente nuestras propias fuerzas, nuestra unión como gremio y nuestra convicción pueden hacer torcer el brazo a las empresas y al gobierno. Invitamos a todos los conductores y conductoras de plataformas a iniciar la lucha, recogiendo firmas, manifestándonos en esta primer caravana, y asistiendo a las reuniones para organizar la lucha.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre