Banco Central se resigna: inflación no se contendrá hasta 2024 y producción bajará

La alta inflación y el parazo en la producción se suman al deterioro generalizado de las condiciones de vida de los sectores trabajadores tras años de recortes presupuestarios y deterioro de los salarios.

0
16

En la revisión del Informe de Política Monetaria de julio el Banco Central (BCCR) finalmente hizo oficial lo que ya todo el mundo sabía con respecto a la inflación y la producción. En cuanto a lo primero el ente reconoce que no se cumplirán las metas de contenerla en torno al 3%: “la inflación, subyacente y general, se ubicaría en valores superiores al rango de tolerancia alrededor de la meta (3% ± 1 p.p.) en lo que resta del 2022 y en el 2023”.

Ya a junio la inflación interanual fue de 10,02% y no hay nada que haga pensar que se vaya a detener. Por el contrario, este aviso del BCCR –que venía insistentemente señalando que este proceso alcista no se extendería más allá de este año– da cuentas de la profundidad del golpe en la economía nacional y cuyos factores tienen que ver en el incremento de los precios de las materias primas y productos importados, cuyo efecto es sustancial debido al desbalance comercial del país.

El informe indica que “como consecuencia de las mayores importaciones, en volumen y el incremento en sus precios, que se manifiesta en el deterioro en los términos de intercambio, el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos aumentó en el primer semestre del año, a pesar del buen desempeño de las exportaciones de bienes y servicios”. Además, “el déficit de cuenta corriente se ubicaría tanto en el presente año como en el siguiente por encima del valor registrado en el 2021 y del previsto en abril del presente año”.

Esta posición implica una mayor salida de recurso del país, lo cual, a su vez, presiona el valor de la moneda y es un factor que explica la devaluación acelerada del colon durante este año. “Hasta el 27 de julio el BCCR había realizado ventas de estabilización por USD 172,4 millones (frente a USD 5,7 millones en igual lapso del año anterior)”.

De esta forma, se mantiene la previsión de crecimiento económico para este año en 3,4%, pero de acuerdo con las estimaciones del comportamiento del primer semestre, para la segunda parte del año el crecimiento sería de apenas 0,4%. Para el 2023 se corrige a la baja la meta en 0,7 puntos porcentuales (p.p.) para colocarse en 3,2%. “Las estimaciones preliminares del producto interno bruto (PIB) para el segundo trimestre muestran que la recuperación de la actividad económica se mantiene, pero ha tendido a desacelerarse. En ese lapso, la serie en tendencia ciclo del PIB creció interanualmente 5,7%, que se compara con 10,4% un año atrás”.

Henry Vargas, director del Departamento de Estadística Macroeconómica del BCCR comentó que “en el caso de las exportaciones totales, de bienes y de servicios, la tasa previa era de 7%, en abril, y ahora estimamos 5,4%. A nivel de la demanda interna, en abril preveíamos un 3,2% de crecimiento, y se revisó a la baja a 2,7%” (La Nación, 30/07/2022). Asimismo, “el crédito al sector privado continuaría al alza, pero a un menor ritmo que el previsto en el IPM de abril”.

Esto da cuentas de un parazo económico que se sumará a las afectaciones por la pandemia y a un deterioro generalizado de las condiciones de vida de los sectores trabajadores tras años de recortes presupuestarios y deterioro de los salarios. A su vez, es de esperarse serias implicaciones en el empleo, que, si bien en términos porcentuales se viene recuperando, al analizar detenidamente los datos se evidencia un mercado aun contraído: “en mayo las tasas de desempleo y de subempleo se ubicaron por debajo de los valores registrados antes de la pandemia. Sin embargo, la tasa de participación neta ha mostrado un marcado estancamiento y tanto este indicador como la tasa de ocupación se mantienen por debajo de sus valores previos a la pandemia”.

A pesar de esto, el gobierno continúa manteniendo intactas sus metas de ajuste con el FMI y no ha cambiado ni un milímetro su orientación de cumplimiento de los indicadores acordados. Sin importar esta coyuntura económica el Ministerio de Hacienda estima que “en el bienio en comentario continuaría la mejora en el resultado fiscal como resultado del incremento en la recaudación tributaria y la contención del gasto asociada a la aplicación de la regla fiscal (Ley 9635)”.

En medio de esta avalancha de ataques neoliberales del gobierno de Rodrigo Chaves es necesaria la organización y la lucha en las calles por medias anticapitalistas que coloquen en el centro las necesidades de las y los de abajo en lugar de las ganancias empresariales: aumento del salario mínimo a los ₵500 mil, control del comercio exterior y del mercado de divisas, control de precios, aumento de impuestos a las grandes empresas y fortunas y el no pago de la deuda externa.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí