• El motivo esbozado por el banco es la aprobación de la ley de usura que regula las tasas de interés, aunque los topes son de hasta 55%.

Por Johan Madriz

El BAC Credomatic, uno de los principales bancos privados del país y de los principales emisores de tarjetas de crédito, anunció hoy el cierre de las cuentas de 79 mil clientes, el despido de 373 trabajadores y trabajadoras y la clausura de 11 sucursales.

El motivo de esto es la aprobación de la ley de usura que regula las tasas de interés, normando así el delito de usura, que hasta el momento no puede ser sancionado por la ausencia de definición de topes.

Traducido, el banco al ver limitadas sus ganancias producto de tasas de interés desproporcionadas que mantienen endeudadas a las personas, especialmente a las de más bajos ingresos, decide suprimir estas cuentas.

De previo a la aprobación de la ley todo el sector bancario se había pronunciado en contra indicando que sin las tasas de usura desreguladas de la actualidad la contracción del crédito sería fatal para el sector, es decir, que sin las exorbitantes ganancias producto de tasas de interés desproporcionadas no pueden subsistir.

La ley (aun sin reglamentar) establece una fórmula para determinar las tasas y que si se aplicara en este momento supondría un máximo de 55% para microcréditos en colones (menores a ¢675 mil) y 39% para los demás prestamos, incluidas las tarjetas de crédito. En dólares los porcentajes serian de 45.6% en microcréditos y 31.3% para los demás.

Según un análisis de El Financiero si se aplicaran hoy estas tasas a las tarjetas de crédito, que son la forma de endeudamiento más usual y con mayor cantidad de operaciones, el 58.2% de los plásticos en colones entrarían en la usura y el 30.4% en dólares.

Esto a pesar de que el proyecto supondría una tasa de 39% que ya es sumamente alta, lo que evidencia que hay cientos de operaciones que están por encima de ese monto. Es decir, el sistema bancario nacional lucra con la obtención confiscatoria de recursos a través de tasas de interés exorbitantes. Eso es lo que está defendiendo el sector bancario.

La decisión del BAC podría suponer un presagio de nuevos anuncios de este tipo, configurando al sector bancario como un artífice de la exclusión financiera en aras de proteger sus intereses usureros y empujando a los sectores de menores ingresos hacia los créditos informales.

Por eso, aunque la regulación de la usura era necesaria, esta ley se quedó corta, primero porque establece topes sumamente altos (¿55% no es usura?), segundo porque no aplica para contratos ya vigentes y tercero porque no estableció mecanismos para evitar acciones como las que está tomando BAC Credomatic.

Los banqueros, los empresarios y el gobierno que les responde a ellos no se detienen ni un minuto en su sed por exprimir los bolsillos de la clase trabajadora y los sectores populares y ante ello la única salida es anticapitalista, es la nacionalización de la banca bajo control de las y los de abajo para que mediante la planificación económica sirva como un sector potenciador de la productividad del país y de la mejora en las condiciones de vida de trabajadores y trabajadoras.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre