• Gobierno desata una fuerte represión contra los bloqueos desde el fin de semana. Es legítima la autodefensa contra la represión del Estado.

Nuevo Partido Socialista

Desde el fin de semana anterior el gobierno desató una fuerte represión contra los bloqueos, particularmente los que se ubican en las provincias costeras (Limón, Puntarenas) y en la zona norte del país.

Las imágenes de los enfrentamientos entre las fuerzas policiales y los grupos de manifestantes, dan cuenta del grado de radicalidad que tomó la lucha en estas zonas, expresión del malestar acumulado en estas comunidades por la situación económica (agravada por la pandemia) y el desinterés histórico del Estado por atender sus necesidades, particularmente durante el actual gobierno de Carlos Alvarado.

Hoy el gobierno redobló la represión contra varios cortes de ruta a plena luz del día y, como era predecible, desató una fuerte respuesta desde las comunidades que, en algunos casos, obligó a que los cuerpos de anti-motines huyeran despavoridos, dejando sus equipos de represión en el camino.

Ante esto, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) reivindicamos el derecho de la autodefensa popular ante la violencia ejercida por las fuerzas represivas del gobierno, cuyo objetivo es desmovilizar a los sectores en lucha y allanar el camino para que avance el plan de ajuste del gobierno, la UCCAEP y el FMI. Además, abundan denuncias sobre la brutalidad policial durante los actos represivos del fin de semana anterior, incluso casos donde irrumpieron en casas de comunidades (por ejemplo, en Limón) y los gases afectaron a familias enteras en sus hogares.

La prensa burguesa aprovecha esto para lanzar una campaña mediática contra los bloqueos, alegando que son foco de violencia y vandalismo. En algunos reportajes se indica que hay “manifestantes” cobrando peajes en las carreteras y asaltando a las personas atascadas en las presas vehiculares.

Ante esto, lo primero por señalar es que esa misma prensa fue la difusora de mentiras durante la huelga contra el Combo fiscal en 2018, como acusar a los trabajadores y trabajadoras de un Hospital de “secuestrar” los quirófanos de operaciones, cuando en realidad se reunieron para hacer una asamblea sindical en el comedor del trabajo. Por eso, llamamos a no hacerle coro a estos ataques desde la prensa burguesa, la cual es un aliado del gobierno y con profundos vínculos con las cámaras patronales.

En segundo lugar, en caso de que efectivamente grupos delincuenciales aprovechen las protestas para realizar actos ilícitos en algunos puntos (lo cual no nos consta, al menos de los reportes que tenemos desde las regiones donde nuestra militancia se ha sumado a bloqueos), consideramos que el mismo movimiento de lucha tiene que organizarse y tomar las medidas de seguridad pertinentes para expulsarlos.

En este sentido, nos parece desastrosa la orientación de la dirección central del MRN, en particular de José Miguel Corrales, quien antes que apelar a las bases del movimiento para darle una salida a esa problemática (en caso de que sea real, lo cual no nos consta ni hay pruebas al respecto), optó por exponerlo en una conferencia de prensa, facilitando la campaña de difamación de la prensa y el gobierno, en particular del Ministro de Seguridad Michael Soto, que utilizó las declaración de Corrales para justificar la redada represiva del día de hoy y amenazar con más violencia y una escalada represiva  en las próximas horas: “Estamos en un punto muy crítico donde podrían perder la vida personas”.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre