Por Johan Madriz

Este 19 de diciembre se cumple un año más del crimen del Codo del Diablo en Siquirres en 1948.

Ese fue el asesinato a quema ropa de seis presos, cuatro de ellos miembros de Vanguardia Popular: “Federico Picado, Secretario general de la Federación de Trabajadores de Limón y diputado electo en las elecciones de febrero del 48 por el Partido Vanguardia Popular; Octavio Sáenz, dirigente ferroviario y responsable de organización del Partido de Limón; Tobías Vaglio, destacado dirigente de la huelga bananera de 1934 en el Atlántico y luego dirigente comunista en la región de Siquirres; Lucio Ibarra, dirigente también de la huelga bananera de 1934 y luego organizador del movimiento campesino en la región de Guácimo. Además, fueron incluidos en el grupo un nicaragüense, de apellido Sotomayor, con quien tenía un choque personal el entonces comandante de plaza del puerto, y Carlos Aguilar, de Guápiles, a quien se sacó confundiéndolo con el dirigente obrero Fernando Aguilar”[i].

En un operativo premeditado y político en represaría a sus actividades como dirigentes obreros, campesinos y comunistas fueron arrestados en la comandancia policial de Limón y transportados en un tren de la  Costa Rica Northern Railway Company hasta las orillas del Rio Reventazón donde les dispararon, aun teniendo las esposas puestas, de la forma más vil y cobarde. Siendo arrojados al rio donde luego fueron encontrados sus cadáveres.

 

Los responsables, policías miembros de la Fuerza Pública, actuaron bajo las órdenes del gobierno de facto de la Junta Fundadora de la Segunda República al mando de José Figueres Ferrer, ganador de la recién finalizada Guerra Civil de 1948.

Fueron juzgados y trasladados a la Penitencia Central en San José, donde con ayuda del gobierno escaparon y huyeron al extranjero, quedando impune la masacre.

A 71 años de este crimen nos queda claro que las bases anticomunistas y completamente burguesas que dieron nacimiento a la Segunda República son la norma todavía. Esa Republica en la que se ilegalizó el Partido Comunista, en la que se liquidaron la mayoría de sindicatos y se encarceló o se obligó al exilio a cientos de personas. En la que la libertad sindical no se respeta y se les pasa factura a los trabajadores del sector público y privado de la crisis provocada por los empresarios.

Ahora más que nunca, ante los ataques del gobierno y las patronales, ante la criminalización de la protesta social y la eliminación de las conquistas logradas con sudor y sangre durante el siglo pasado es que hay que honrar a todos esos luchadores, que con las diferencias políticas que les señalamos sobre el supuesto comunismo a la tica y la colaboración de clases, entregaron su vida por un ideal, un ideal de emancipación de la humanidad y por el gobierno de las y los trabajadores.


[i] http://elespiritudel48.org/asesinato-de-codo-del-diablo/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre