$16 mil millones: Gobierno pide endeudamiento equivalente a dos quintas partes de toda la deuda actual

Festival de endeudamiento mientras se ajusta a los sectores populares para pagar cada centavo.

0
12

El gobierno de Rodrigo Chaves envió un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa para endeudar al país en $16 mil millones. Para dimensionar la magnitud de esa cifra hay que tener en consideración que, según la Contraloría General, la deuda pública al 30 de abril alcanzó los ₵28,7 billones (lo que a un tipo de cambio de ₵692 equivale a $41,47 mil millones). Es decir, el monto solicitado equivale a dos quintas partes de toda la deuda que mantiene el gobierno en este momento.

La propuesta implica una autorización para emitir eurobonos en el mercado internacional por $6 mil millones entre 2022 y 2027 (en cuatro emisiones de $1.500 millones). Posteriormente, al acercarse las fechas de vencimiento de esos bonos se emitirían otros $6 mil millones para pagar los primeros. De esta forma se generaría deuda externa por $12 mil millones en un plazo mínimo de 10 años.

Adicionalmente, el gobierno solicitó permiso para adquirir créditos de bancos locales u organismos multilaterales por hasta $500 millones anuales durante cuatro años, cada crédito a un plazo no mayor de 1 año. De la misma forma, una vez llegado el plazo de vencimiento de los primeros se emitirían en las mismas condiciones otros $2 mil millones para pagarlos.

En total el proyecto contempla la emisión de $16 mil millones en deuda. La supuesta intención es sustituir deuda interna por externa para aliviar la presión por las altas tasas de interés del mercado local, sin embargo, el texto no deja claramente establecida esa obligación. Como ha sido la tónica, es de esperar que la mayoría de esos recursos sean captados en las bolsas de Estados Unidos y, por tanto, esta medida, más allá del elemento financiero, implica empeñar la soberanía del país ante agentes del imperialismo mundial.

Ni siquiera se puede decir que esta lluvia de dólares aliviará las alzas en el tipo de cambio, ya que, todo el dinero irá directamente a los tenedores de deuda pública y es muy poco probable que la inviertan en el desarrollo productivo del país. Continuarán invirtiendo los recursos en los mercados financieros, es decir, no se utilizarán para mejorar la capacidad productiva real, que es un elemento esencial para el desarrollo de la economía, sino, que continuarán engrosando el capital especulativo.

Este proyecto hace parte de la ruta de “consolidación fiscal” que impulsaron los gobiernos del PAC y que Chaves continua, aunque a una escala mayor. De esta forma, se avanza en el camino del endeudamiento como supuesta forma de remedio al déficit fiscal, solución que en realidad solo consiste en patear la bola hacia adelante, mientras se ajusta a los sectores populares para pagar cada centavo de esos recursos.

La deuda es el elemento que consume la mayor parte del presupuesto, drenando los ingresos que, debido al IVA, vienen en franco crecimiento. Entre el 2022 y el 2027 se deben pagar $12.516 millones de deuda pública: $8.538 millones de amortización y $3.978 millones de intereses. Mientras tanto los recursos para educación, salud, infraestructura, pensiones o salarios se reducen. Esto se enmarca dentro del duro ajuste que aplicó el gobierno de Carlos Alvarado (y que Chaves promete profundizar), lo que significó tal nivel de recortes que se sobre cumplieron las metas establecidas por el FMI.

La Contraloría estima que este año la deuda alcance el 74% del PIB y que se mantenga por encima del 50% exigido por el FMI durante 10 años. A contramano, estimaciones del BCCR señalan que es posible que el año pasado se alcanzó el nivel máximo con el equivalente al 68,2% del PIB. Esperan que comience a bajar este año hasta el 67,6% del PIB y que en 2027 sea de 63,2%. En fin, no hay ninguna certeza sobre el tema.

La deuda ha sido utilizada en beneficio de los intereses empresariales y no del conjunto de la clase trabajadora y los sectores populares, por lo que es urgente detener la sangría de recursos que se utilizan para pagarla, ya que ese es el verdadero causante del desbalance fiscal. Además, hay que luchar contra el plan de ajuste del gobierno y el FMI que son creadores de pobreza, la regla fiscal y los demás proyectos atacan derechos conquistados por la clase trabajadora. Hay que exigir un cambio en el sistema tributario del país, donde sean las grandes empresas y las fortunas las que paguen la crisis.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí