• Fracaso humillante del intento de militarización de la capital después de que la movilización pasara por arriba del despliegue de tropas y del abandono del jefe del Pentágono.

Por Virginia Bertoldi

“Acabo de dar una orden a nuestra Guardia Nacional para iniciar el proceso de retirada de Washington D.C. ahora que todo está bajo perfecto control” anunció por Twitter el presidente republicano. “¡Anoche se presentaron mucho menos manifestantes de lo previsto!”, dijo en tono irónico, quitándole importancia a las masivas movilizaciones en todo Estados Unidos.

También advirtió que por más que les permitía irse a sus casas, podrían volver en cualquier momento de ser necesario. La realidad es que el sábado las movilizaciones por Black Lives Matter traspasaron las fronteras y se replicaron en grandes ciudades europeas como Londres y Manchester en el Reino Unido, Berlín en Alemania y París en Francia, también en Melbourne, Australia, y Seúl en Corea del Sur, entre otros.

Trump se vio abrumado por el fuerte rechazo internacional a su política represiva y racista. Este domingo se filtró información de un alto funcionario dice que tuvo oposición desde el Pentágono por sus intenciones de desplegar cerca de 13.000 efectivos del ejército en Washington. Antes de renunciar a su cargo en la Secretaría de Defensa, Mike Esper preparó para Donald una importante brigada de soldados en servicio activo de la 82ª División Aerotransportada en el área de la capital. [1]

En la ciudad de Washington D.C. la alcaldesa Muriel Bowser ya había ordenado que se retiraran las fuerzas de la policía federal extraordinaria y la presencia militar. Por esta situación tuvieron un cruce por, la única vía que viene usando Trump para comunicarse a la población, Twitter. Por otra parte, también se empezaron a levantar los toques de queda en grandes ciudades como Nueva York, Atlanta, San Antonio, Filadelfia.


[1] Para los que les interese, esta unidad es un cuerpo élite de infantería del Ejército de Estados Unidos, especializado en operaciones de asalto con paracaídas para responder a las contingencias de crisis en cualquier lugar del mundo en un plazo de 18 horas. Esta fuerza fue usada por última vez en enero para sofocar las violentas protestas en Irak que terminaron en el asesinato del alto mando militar iraní Qasem Soleimani.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre