• Ya son 18 los teatros franceses ocupados por los trabajadores precarizados de la cultura que reclaman contra el gobierno.

Flora Kessler

París es una ciudad donde hay miles de trabajadores precarios de la cultura, su lucha el año pasado obligó al gobierno a pagar sueldos durante un año, pero solo a los reconocidos como «temporarios». El cierre de los establecimientos culturales, de los museos, restaurantes y cafés ha afectado a miles de trabajadores.

El 4 de marzo fue la primera ocupación, del famoso teatro Odeón. Este teatro histórico fue ocupado también en el mes de mayo 68, en 1996 y 2016. En el 68, la ocupación duró un mes hasta que la policía sacó a los estudiantes.

Artistas sindicalizados y otros trabajadores independientes marcharon en París hasta el teatro que fue ocupado con pancartas que decían «Cultura sacrificada», «Gobierno descalificado».

El movimiento de ocupación de los teatros se extiende, el martes 9 de marzo, fue tomado el Théâtre de la Colline, en el este de París, y el Teatro Nacional de Estrasburgo (TNS). Estos son tres de los cuatro teatros nacionales, el cuarto es la Comédie-Française. Ayer fueron ocupados el Equinoxe, escenario nacional de Châteauroux y el teatro Graslin de Nantes. Todos los días se van realizando nuevas ocupaciones.

Los trabajadores aclaran: “Para nosotros, este es un movimiento nacional. Tenemos ecos de los sindicatos de la región y las cosas están empezando a moverse, nos estamos organizando”. Su lema es “¡Ocupemos! ¡Ocupar! ¡Ocupar!” y reivindican seguir el ejemplo del movimiento de los “chalecos amarillos ”.

Los estudiantes de teatro que entraron al Théâtre de la Colline, tenían carteles que decían «Apertura esencial», «Vida sin cultura es chocar con un muro», «Bachelot, (la ministra de la cultura) si no abres, venimos a actuar en tu casa”.

En Estrasburgo, decidieron instalarse las 24 horas del día en las instalaciones del Teatro Nacional «hasta que haya respuesta del Estado”. Asimismo, una treintena de intermitentes del espectáculo pasaron la noche de lunes a martes en un teatro de Pau, en el sur de Francia.

Son ocupaciones que tienen como objetivo “presionar al gobierno acerca de la gravedad de nuestra situación y mejorar los derechos de los trabajadores por la crisis de salud” y llaman a las escuelas superiores nacionales de arte dramático en Francia, los conservatorios y otros sectores a unirse al movimiento.

Mapa de las ocupaciones de teatros

En la toma del Odeón se realizan asambleas todos los días en la calle. Los trabajadores movilizados saben que el gobierno va a hacer pagar a los trabajadores y desocupados la crisis. Ahora el gobierno busca aprobar una nueva modificación de la ley de seguro contra el desempleo que reduce todavía más las ayudas a los que pierden el empleo.

Además de la reapertura de los espacios culturales en el cumplimiento de las instrucciones sanitarias, los manifestantes reclaman, entre otras cosas, una prórroga del año pagado para los temporarios, su extensión a todos los trabajadores precarios y temporales así como medidas de emergencia ante la crisis, la precariedad económica y psicológica de los estudiantes. Y exigen el retiro del proyecto para reducir las ayudas por desempleo.

Los trabajadores realizan asambleas abiertas todas las tardes. Este es un método de auto-organización tradicional de los trabajadores franceses, que trata de superar la debilidad, la burocratización y la división de los sindicatos. Ya otros sectores comenzaron a apoyarlos. ¡Llegó la primavera!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre