• Por sexto día, Barcelona y en otras ciudades del Estado Español fueron el escenario de nuevas manifestaciones por la libertad del rapero Pablo Hassel, encarcelado por tuitear y cantar contra el rey Juan Carlos I.

Gaby Epstein

Entre barricadas en las calles de Barcelona, Bilbao, Madrid, entre otras, jóvenes manifestantes aguantaron los gases lacrimógenos y balas de goma, repartidas por la policía.

El gobierno del PSOE, la prensa de todos los colores y gran parte del arco político tildaron de “violentos” a los manifestantes que resistieron la represión policial y continúan con una campaña de criminalización de la protesta que lo único que busca es ocultar lo evidente: El régimen del ´78 está podrido y necesita recurrir a la censura de la libertad de expresión para defenderse de su creciente descrédito entre la juventud y amplios sectores de la ciudadanía.

El régimen del ´78 es el acuerdo político de las fuerzas partidarias que se encargaron de mantener vigente varios aspectos de la herencia del franquismo, como las negativa a la autodeterminación de las naciones sometidas bajo el estado español, la amnistía a los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura y el arbitraje de la realeza como prenda de la “unidad nacional”, entre otros aspectos.

El desempleo y la precarización laboral en la juventud, la falta de perspectivas de quienes se reciben con títulos universitarios, la falta de acceso a la vivienda y las penurias de quienes viven dos grandes crisis económicas, terminaron de explosionar con la detención de Pablo Hassel.

“Cuántos millones y millones han saqueado y derrochado durante tantos años tantos miembros de la familia real luego de los psicópatas que nos gobiernan dicen que no hay dinero para derechos de primera necesidad”. Cantaba Hassel en “Juan Carlos, el Bobón”, refiriéndose a Juan Carlos I, quien abdicó en 2014 por escándalos de corrupción.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre