• En horas de la mañana, trascendió que el primer ministro tiene Coronavirus. Desde su cuenta de twitter, declaró: “En las últimas 24 horas, tuve síntomas leves y di positivo en el test de coronavirus”.

Por Cristian Leiva

Si el Karma existiera hoy se hubiera ganado muy merecidamente los titulares de muchos diarios.

La política criminal de un gobierno negacionista puede traer consecuencias gravísimas sobre su país en cuestión y, en el contexto de una pandemia global sin freno, sobre el conjunto de la humanidad. Es el caso de Boris Jhonson, primer ministro del Reino Unido, quien, cuando comenzó la pandemia, simplemente declaró que no se iban a tomar medidas, que la gente debía prepararse para perder a sus seres queridos.

Gran Bretaña no tiene suficientes respiradores, camas, ni un sistema de salud universal al que pueda acceder el conjunto de la población. El gobierno no se encargó de adquirir de manera preventiva masivamente tests para identificar los contagios. La fuerza de los hechos obligó al gobierno a revisar su posición y llamar a la cuarentena. Intentó hasta el último momento no tomar medida alguna que significara afectar el movimiento normal de la producción y la vida económica para que los capitalistas ingleses no pierdan una sola libra.

En horas de la mañana, trascendió que el primer ministro tiene Coronavirus. Desde su cuenta de twitter, declaró:

«En las últimas 24 horas, tuve síntomas leves y di positivo en el test de coronavirus»

 

 

Gran Bretaña está por cruzar el umbral de los 12.000 casos confirmados de coronavirus, con 578 víctimas fatales de la enfermedad. Si bien viene atrás de otros focos de la pandemia en Europa como Italia y España, los números no dejan de ser preocupantes y se espera que en 20 días la situación sea mucho más dramática.

Los últimos diez años, los gobiernos conservadores mantuvieron una política de austeridad que desfinanció gravemente el sistema sanitario. Con los números actuales de contagio, ya se siente el desborde en los hospitales de pacientes graves.

«Es un tsunami», según uno de los responsables del sistema sanitario londinense.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre