• Usuarios de Reddit hicieron tambalear y perder millones a poderosos fondos de inversión, pero… ¿es posible ganarle a los gigantes de Wall Street en su propio juego?

Pato A.

Esta semana los mercados financieros y los medios de comunicación se vieron sacudidos por la noticia de un grupo de inversores minoristas que, agrupados en la plataforma Reddit, le impusieron pérdidas multimillonarias a grandes fondos de inversión en Wall Street especulando sobre las acciones de GameStop, una conocida empresa de venta de videojuegos y consolas físicas venida a menos desde el auge del mercado digital.

El fenómeno fue tan novedoso e inesperado que agarró con la guardia baja a muchos experimentados especuladores de importantes fondos de inversión y hoy las pérdidas para ellos se contabilizan en el orden de los 5 mil millones de dólares, suscitando también comparaciones tan disímiles para estos jóvenes traders como Robin Hood y el Lobo de Wall Street.

Aunque a todos nos gusta la idea de imaginar a los peces gordos del mercado financiero perdiendo en su propio juego a manos de la gente común, la realidad del fenómeno es un poco más compleja y como ocurre en la timba, la banca nunca pierde.

Una semana de furia en Wall Street

La noticia de que las acciones de GameStop, una empresa que venía de cerrar 462 locales en 2020 y proyectaba llegar a las 1000 en marzo, se dispararon en porcentajes astronómicos tomó por sorpresa a todo el mundo y especialmente a los especuladores de grandes fondos de inversión que apostaban a que su precio seguiría en baja.

Hoy muchos de esos especuladores se enfrentan a la perspectiva -o la realidad- de pérdidas multimillonarias producto de la acción coordinada de millones de pequeños traders organizados alrededor del foro r/WallStreetBets de Reddit y piden a gritos, que el gobierno estadounidense intervenga para regular la acción de estos foros y plataformas de inversión minorista.

Ocurre que a principio de este año las acciones de GameStop cotizaban a US$17 y este viernes cerraron en US$325, apenas por debajo del pico de $347 que tuvo el miércoles. Cómo ascendió tan rápidamente esta acción y por qué eso es un problema para los grandes inversiones requiere una pequeña explicación.

Short sell y Short squeeze

El mercado de valores estadounidense es uno de los más desregulados del mundo, permitiendo todo tipo de intrincados mecanismo financieros que exceden la mera compra-venta de acciones en empresas, que fomentan la especulación muchas veces con resultados catastróficos como se vio en la crisis de 2008.

Uno de esos mecanismos es la llamada venta en corto, o short selling en inglés. Consiste en tomar una acción o un conjunto de acciones de una empresa en préstamo -a cambio de una tarifa- por un período corto de tiempo, venderla en la bolsa de valores y recomprarla antes del vencimiento del préstamo, apostando a que el precio baje y sacar una diferencia.

Quien posee acciones como inversión a largo plazo puede verse tentado de prestarla para beneficiarse de la tarifa en el corto plazo, y el inversor puede sacar una diferencia en poco tiempo si el precio de la acción efectivamente baja. Es un mecanismo altamente especulativo, ya que el precio de la acción sólo puede bajar hasta cierto punto, pero no hay tope en cuánto puede subir.

Si el precio de la acción sube rápidamente, el inversor se ve obligado a pedir una extensión del préstamo -con el subsecuente aumento de tarifa- o comprar rápidamente para evitar mayores pérdidas, lo que agrega demanda sobre la acción, haciendo subir el precio y aumentando la presión sobre otros inversionistas en corto de comprar. Es literalmente un aprieto, que se conoce como short squeeze en inglés.

r/WallStreetBets


La venta en corto es un mecanismo predatorio, que apuesta a que a las empresas en cuestión les vaya mal, sus precios bajen, y capitalizar rápidamente en las pérdidas. Las acciones de GameStop no bajaron, sino que vienen subiendo lenta pero sostenidamente desde agosto del año pasado. Muchos fondos de inversión, con espalda de capital para mantenerse, venían aguantando la posición, renovando préstamos y esperando a que baje para vender, algo que no tiene mucho de novedoso.

Pero captó la atención de un grupo de redditors, usuarios de la plataforma que sostienen un subreddit (foro) sobre mercados y finanzas, llamado r/WallStreetBets (apuestas en Wall Street), que se dieron cuenta que con el bajo nivel de actividad de las acciones, con sólo comprar algunas podían hacer subir el precio, ahogando a los short sellers y, de paso, valorizando fuertemente las acciones de quienes habían comprado.

El martes 27 el hedge fund Melvin Capital tuvo que recibir una inyección de liquidez US$ 2 mil millones de los fondos Citadel y Point72 y cerró sus posiciones en GameStop comprando acciones con pérdidas multimillonarias. Movimientos de acciones similares, para forzar short squeezes se replicaron en posiciones de empresas como Blackberry, Nokia y AMC.

Estos movimientos inusuales causaron un pequeño pánico entre los fondos de inversión y grandes firmas de trading, e hizo explotar la noticia a nivel mundial. Inmediatamente las comparaciones con David y Goliat empezaron a circular y los magnates de Wall Street, paladines de la desregulación cuando les conviene, le exigieron al gobierno estadounidense que intervenga para evitar más pérdidas.

¿Robin Hood o el Lobo de Wall Street?

Que estas acciones haya inspirado analogías tan distintas entre sí como el héroe que roba a los ricos para darle a los pobre y el trader que se hizo desde abajo y gracias a su falta de escrúpulos llegó a la cima de Wall Street, habla de lo contradictorio del fenómeno que se está viviendo.

Aunque la idea del pequeño que vence al grande, del hombre común que enfrenta al fondo multimillonario sin rostro ni corazón es interpeladora -tanto más en un país como Argentina, que viene sufriendo hace décadas los desastres de buitres y especuladores varios en complicidad con los gobiernos-, hay que ver la imagen completa para tratar de sacar una conclusión.

Al igual que cuando un grupo de tiktokers le arruinó un acto de campaña a Trump en 2020, las acciones organizadas desde las redes sociales muchas veces parecen impredecibles, espontáneas e indescifrables, pero siempre reflejan intereses y conflictos sociales más allá de las intenciones de quienes participan en ellas.

No es casual que luego de que el magnate Elon Musk haya twitteado el link al foro del WallStreetBets el día antes que las acciones duplicaron su valor y llegaron al pico de $US347. Tampoco que quienes inspiraron este movimiento hoy estén demandando mayor desregulación en el mercado financiero para poder operar, algo que sin duda no beneficia a los de abajo.

 

Es temprano para decir si son realmente los lobos de Wall Street quienes están detrás de estos movimientos de mercado o si se trata realmente de algo espontáneo y novedoso, o de saber quién sacará la mayor tajada. Independientemente de eso, la realidad es que se ha creado una pequeña burbuja alrededor de estas empresas y como en toda burbuja financiera, cuando explota se benefician unos pocos y se perjudican muchos.

De momento quienes la aprovechan son empresas que venían teniendo pérdidas y hoy se ven recapitalizadas a pesar de no haber implementado ningún cambio de fondo, también inversores que compraron acciones baratas y hoy tienen la posibilidad de vender caro y sacar una diferencia importante. Los grandes fondos de inversión, si quiebran, suelen ser rescatados y fagocitados por otros fondos de inversión más grandes.

Por más que nos quieran vender la épica del pequeño inversor que con ingenio y dedicación vence a los grandes especuladores, o incluso de la acción colectiva de pequeños ahorristas coordinandose para derribar corporaciones, la realidad es que estos relatos terminan embelleciendo un sistema diseñado para que los grandes ganen o sean rescatados y los pequeños, a lo sumo, saquen una diferencia muy de vez en cuando.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre