Provocación sionista en Jerusalén: ministro de Netanyahu visita la Explanada de las Mezquitas

Se trata del cruce de una "línea roja" a manos del Ministro de Seguridad, Itamar Bem Gvir, un líder ultraderechista condenado por racismo e incitación al terrorismo contra la población musulmana.

0
10

Una nueva provocación de las autoridades sionistas contra el pueblo palestino sucedió esta mañana cuando Itamar Ben Gvir, ministro de seguridad del nuevo gobierno de Netanyahu, visitó la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén.

Se trata de un lugar sagrado para el islam, donde se encuentra la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para esa religión. Según los acuerdos de 1967, el lugar se encuentra reservado para el culto islámico.

La visita de Ben Gvir fue una lisa y llana provocación, ya que se considera una «línea roja» cuyo traspasamiento ya ha dado lugar a fuertes tensiones en el pasado. De hecho, fue una visita de ese tipo hecha por un funcionario israelí en el año 2000 la que desató la segunda Intifada.

Ben Gvir es una reconocida figura ultraderechista de la política israelí, líder de un partido llamado Sionismo Religioso. Ha sido condenado en el pasado por racismo, así como por alentar el terrorismo contra la población musulmana. El año pasado, encabezó una provocadora marcha nacionalista en el barrio palestino de Sheij Jarrah, en Jerusalén Este.

La visita de Ben Gvir es una violación flagrante a los acuerdos vigentes desde 1967, cuando Israel ocupó la parte este de Jerusalén. Según dichos acuerdos, el lugar está reservado para el culto islámico, y los judíos solo pueden entrar como visitantes. Por eso, el rezo judío se realiza en el Muro de los Lamentos, en uno de los laterales de la Explanada.

La provocación de Ben Gvir fue enérgicamente rechazada por la Autoridad Nacional Palestina de Cisjordania, como por la organización Hamás, en Gaza, quienes consideraron la acción como el traspasamiento de una «línea roja».

La visita, además, se daba en un contexto de tensión luego de que las fuerzas israelíes asesinen a un joven de 15 años en Belén, en una de sus frecuentes operaciones «antiterroristas» que terminan en masacres contra la población palestina.

El incidente en la Explanada es todo un signo de hacia dónde piensa ir el gobierno derechista de Netanyahu, recientemente vuelto al poder: hacia más provocaciones y avanzadas violentas contra el pueblo palestino, su religión, sus territorios y su cultura.

Las potencias occidentales, como Estados Unidos y Francia, apenas esbozaron tibios comunicados manifestando su «preocupación» por la provocación montada por Ben Gvir. Se trata de expresiones que sólo buscan cuidar las formas, ya que son dos de los aliados más importantes que tiene Israel para continuar con su política genocida contra el pueblo palestino.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí