París: movilizaciones y represión tras el asesinato de tres activistas kurdos

Un atentado de odio racista y xenófobo conmueve Francia. La comunidad kurda se moviliza contra el atentado xenófobo en París.

0
10

En la mañana del viernes 23 de diciembre, un hombre francés de 69 años se apersonó en la sede del CDK-F (Consejo Democrático Kurdo de Francia) y abrió fuego contra las personas allí presentes. El saldo fue de 3 personas muertas, además de varios heridos (3 de ellos en estado de gravedad). Las fallecidas fueron 3 activistas kurdas, una de ellas dirigente del Movimiento de Mujeres Kurdas en Francia.

El terrorismo xenófobo

El ataque sobre el local del CDK fue innegablemente un atentado xenófobo y racista. El atacante había salido de la cárcel hace tan sólo dos semanas, tras ser detenido por atacar a golpe de machete a varias personas en un campamento de inmigrantes en Francia. Y esto no era el único antecedente racista que contaba en su historial.

Referentes kurdos señalaron la responsabilidad del Estado francés sobre los acontecimientos. Según trascendió, la comunidad kurda venía recibiendo amenazas desde varias semanas atrás. La policía francesa estaba al tanto de las mismas y aún así no proveyó ningún tipo de protección a la comunidad kurdo-francesa.

La fecha del atentado es también significativa: en pocos días se cumplía el décimo aniversario del triple asesinato cometido contra la comunidad kurda en París el 9 de enero de 2013. El CDK se preparaba para una nueva manifestación en exigencia de justicia por aquel episodio, que según la organización kurda permanece impune «debido a la negativa de Francia a levantar el secreto de defensa».

El pueblo kurdo vive cotidianamente la opresión de los Estados imperialistas en distintos puntos del planeta. La partición de la región del Kurdistán por parte de distintos Estados (Siria, Irak, Turquía) generó fuertes migraciones hacia Europa. Allí, gobiernos como el de Macron llevan a los migrantes kurdos a vivir en situaciones de fuerte precariedad. Y la agitación ultranacionalista de figuras como Marine Le Pen (del partido derechista Front Nacional) los convierte en objetivo de ataques xenófobos como el del último viernes.

Resistencia

La respuesta al atentado xenófobo perpetrado contra el CDK fue casi instantánea. Durante las últimas 72 horas, París fue inundada por miles de kurdos que se movilizaron hacia el centro de la capital francesa. El gobierno de Macron, que condenó públicamente el atentado, optó sin embargo por desatar una fuerte represión contra los manifestantes en la Plaza de la República.

Los kurdos resistieron la represión durante varias horas, mientras las fuerzas represivas bombardeaban gases lacrimógenos sobre la movilización. Entre las consignas pudieron verse reclamos al gobierno turco de Erdogan. Hace pocos meses, el mandatario turco había anunciado una nueva ofensiva sobre el kurdistán para barrer del territorio a las milicias del PKK, organización hermana del CDK francés.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí