• Los gobiernos de los países más ricos bloquean la liberación de las patentes alejando la salida de la pandemia y condenando al contagios y la muerte a cientos de miles en todo el mundo.

Rafael Ramirez

Según las películas del Far West estadounidense, los pistoleros, los asaltantes del camino tenían una frase lapidaria: “La plata o la vida”. Porque así era la encrucijada, o entregaban el dinero o te disparaban. Muchos años después y por fuera de la ficción, la disyuntiva sigue siendo la misma, solo que en este caso los delincuentes son los que gobiernan el mundo y tienen menos “códigos” que los bandidos del lejano oeste: Se quedan con la plata y terminan con la vida de cientos de miles en todo el mundo.

Representantes gubernamentales de  Estados Unidos, La Unión Europea y Japón se opusieron, ayer en una reunión de la Organización Mundial Del Comercio (OMC), a la propuesta de países como India, Sudáfrica y 55 firmantes, de liberar las patentes de las vacunas para que se puedan producir a escala planetaria y vacunar a toda la población.

“Es totalmente injusto que los países ricos, que tienen ya suficientes vacunas para proteger a su ciudadanía, sigan bloqueando la exención de los derechos de propiedad, que podría ayudar a los países más pobres a conseguir las vacunas que necesitan.» Sentenció Muhammad Yunus, Nobel De La Paz y Desarrollador del concepto de “microcrédito” y “microfinanzas”.

En defensa de los laboratorios

El contexto de esta reunión es realmente desesperante. Según la ONG internacional Oxfam Intermón “4 de cada 5 personas de los países pobres no recibirán la vacuna contra el Covid 19 este año”.

La ONG también plantea que “si bien los países en vías de desarrollo reciben dosis de las vacunas a través del programa COVAX de la OMS solo alcanza para el 3% de la población de esos países”

El virus continúa circulando y generando nuevas cepas cuya reacción a la vacuna es incierta. Si se sigue postergando la vacunación de la mayoría de la población mundial, se pone en riesgo no solo la vida de los habitantes de los países pobres, si no las personas que viven en los países que hoy bloquean la liberación de las patentes. ¿Los líderes del mundo no saben esto y yo, un simple redactor de Izquierda Web, si? Sería ingenuo pensar eso, lo que defienden los gobernantes de los países ricos, no es a su gente, no es por “nacionalistas” que llevan adelante semejante crimen contra la humanidad. Lo que defienden son los intereses de un puñado de laboratorios, que perderían importantes negocios, si todos pudiesen producir la vacuna en su territorio.

¿La plata o la vida? Preguntaban los célebres bandidos de las películas de cowboy, por lo menos preguntaban… en el capitalismo actual, ni siquiera está en la cabeza de los gobernantes de las principales naciones del mundo darle a elegir a la humanidad, si prefieren las ganancias de unos pocos laboratorios a la vida de cientos de miles de personas y la salida de la pandemia. Deben conocer la respuesta a esa pregunta, por eso no la hacen.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre