Noticia de ASSA 2022: la corriente económica mayoritaria y la heterodoxa

0
1

 

  • Debates sobre la economía en la conferencia anual de la Asociación Americana de Economía (ASSA 2022).

Articulo de sinpermiso

Michael Roberts

El fin de semana pasado se celebró la conferencia anual de la Asociación Americana de Economía (ASSA 2022). Este año fue una conferencia virtual, pero aún así hubo una miríada de presentaciones y sesiones en la mayor conferencia de economía académica del mundo, con muchos de los grandes nombres de la teoría económica dominante en los seminarios en la web.

Suelo dividir las sesiones de la conferencia en dos secciones: en primer lugar, las sesiones basadas en los paradigmas de la economía dominante, es decir, los modelos neoclásicos y marginalistas de equilibrio general; y en segundo lugar, las sesiones basadas en la economía heterodoxa radical (postkeynesianos, institucionalistas e incluso modelos marxistas). Las primeras sesiones son múltiples y muy concurridas; las segundas, normalmente a cargo de la Unión de Economía Política Radical (URPE), son pequeñas y poco concurridas. Pero, por supuesto, estas últimas suelen aportar mayor riqueza a nuestra comprensión de la economía política.

Las sesiones principales de este año estuvieron naturalmente centradas en lo que está ocurriendo y va a ocurrir con la economía estadounidense, la economía mundial y el Sur Global a medida que las economías se recuperan de la pandemia del COVID. Sorprendentemente, en una de las sesiones la ex economista jefe de la OCDE, Catherine Mann, se mostró decididamente pesimista sobre el futuro a largo plazo de la economía estadounidense. En su opinión, EE.UU. es una economía de baja inversión y baja productividad, con una gran desigualdad y con pocas perspectivas de convertirse en una economía más igualitaria y caracterizada por una mayor inversión, unos mercados laborales fuertes y una mejor productividad. «¿Y si el auge derivado de las decisiones políticas no cataliza una actividad sostenida del sector privado, se producirá una espiral de inflación? Si es así, las políticas económicas tendrán que recortarse, lo que llevará a un colapso», advirtió.

Mann se preguntó cómo conseguir que aumente la inversión. Al parecer, en las encuestas, un mayor número de directores generales de las principales empresas esperan que continúe el bajo crecimiento económico anual del 1,5-2,0%, en lugar de las expectativas oficiales más optimistas de más del 4%. Y las previsiones de aumento de la inversión sólo llevarían los niveles de capex a los de 2019. Las empresas estadounidenses están atesorando hasta 3,17 billones de dólares en efectivo y se preparan para recomprar aún más de sus propias acciones, mientras duplican las fusiones, en lugar de invertir productivamente. Un mayor número de fusiones reduciría la propia competencia necesaria para la innovación en las economías capitalistas. Así que Mann calculó que el crecimiento económico de EE.UU. durante el resto de la década de 2020 sería aún más bajo que en la década anterior (que he llamado la Larga Depresión).

En cambio, fue el economista de la izquierda liberal Joseph Stiglitz quien puso una nota de optimismo. Alabando el impulso que la Bideneconomía ha dado a la economía estadounidense, es decir, el gasto fiscal en infraestructuras, Stiglitz consideró que el periodo posterior a la COVID era un posible «punto de inflexión para que la economía estadounidense» saliera de su bache de bajo crecimiento anterior al COVID. Stiglitz considera que había claros indicios de un cambio en la política económica del gobierno hacia una macrogestión keynesiana y también más medidas para reducir el enorme aumento de la desigualdad de la riqueza y la renta en los últimos 40 años. Sus pruebas de este optimista punto de inflexión fueron escasas en comparación con la dura realidad de los datos presentados por Mann.

El neoclásico antikeynesiano John Taylor no tuvo tiempo para la visión optimista de Stiglitz sobre la Bideneconomía, argumentando las limitaciones del gasto fiscal. Sus modelos econométricos, dijo Taylor, mostraban que el aumento del crecimiento económico después de la pandemia dependería más de las «políticas estructurales» -reducción de impuestos, regulación y liberalización de los mercados financieros y el comercio- que de las políticas keynesianas anticíclicas. De hecho, en otra sesión, en una línea similar, los economistas argumentaron que la capacidad de aumentar los déficits fiscales era limitada. La verdadera manera de evitar la espiral de la deuda del sector público a partir de los déficits presupuestarios permanentes era aumentar el crecimiento del PIB real, pero si éste se mantiene bajo, se necesitarán superávits presupuestarios, es decir, austeridad fiscal para estabilizar la deuda desbocada. Los austerianos estaban muy presentes en la ASSA de este año.

Por último, Larry Summers, ex secretario del Tesoro con Clinton y otro gurú keynesiano, resumió la confusión existente entre los principales economistas estadounidenses, al argumentar que si bien la Bideneconomía con el aumento de los impulsos fiscales era «el experimento político más audaz de los últimos 40 años», «podría conducir a un crecimiento rápido, a la estanflación o a la recesión, cada uno con más o menos la misma probabilidad». Y como dijo Jason Furman, ex asesor económico de Barack Obama, en otra sesión, «es imposible calcular cuándo se producen las crisis, ya que podrían ser sólo una casualidad, como lo fue la COVID». Eso fue útil. Lo que nadie mencionó fue que el llamado impulso fiscal de Biden estaba cayendo de todos modos y se revertiría en pocos años. Así que el «audaz experimento» no es realmente tan audaz, mientras que las «medidas estructurales» más profundas no están en la agenda en absoluto.

El tema de actualidad para los principales macroeconomistas en la ASSA fue el aumento de la inflación. Con una tasa de inflación anual en EE.UU. de más del 6%, la más alta de los últimos 40 años, la cuestión que se debatió fue si la Reserva Federal de EE.UU. debería acelerar su política monetaria para apagar las llamas con subidas de los tipos de interés y/o reducciones de las compras de bonos durante 2022. Dependiendo de si estos economistas pensaban que el aumento de la inflación era el resultado de los cuellos de botella de la oferta a corto plazo o el resultado de una demanda excesiva por los bajos tipos de interés y el impulso fiscal, tomaron diferentes bandos sobre si la Fed debería acelerar el «endurecimiento» monetario o no.

El debate se prolongó en varias sesiones, pero lo interesante es que hubo consenso en una cosa: que el aumento de la inflación no estaba causado por las subidas salariales. Los datos mostraban sólo modestas subidas salariales y, de hecho, menos que la inflación de los precios, por lo que los salarios reales estaban cayendo. Así que no es culpa de los trabajadores. Lo que preocupa a la corriente dominante es que los trabajadores reaccionaran a las subidas de precios intentando compensarlas con huelgas, etc., para conseguir salarios más altos. Eso sería desastroso para la rentabilidad del capital y podría devolver a la economía estadounidense a la espiral salarios-precios de los años 70 que condujo a la «estanflación» y, finalmente, a fuertes aumentos del coste de los préstamos y a una profunda recesión. Así que tanto los keynesianos como los neoclásicos estaban de acuerdo en evitar subidas salariales «excesivas».

Pero, ¿funciona la política monetaria para controlar la «demanda agregada» y la inflación? El balance empírico de impulsar el crecimiento en la Gran Depresión de los años 30 fue negativo, e incluso Keynes estuvo de acuerdo en ese momento. Y la evidencia de los últimos 30 años de desaceleración de la inflación por debajo de los objetivos de los bancos centrales sugiere que la flexibilización monetaria tuvo poco efecto. Así que la idea de que una política monetaria más estricta controlará la inflación es muy dudosa. Sin embargo, algunos postkeynesianos parecen pensar que los tipos de interés del banco central pueden controlar los tipos de interés en toda la economía y así controlar la inflación.

Mientras que la corriente principal estaba dividida en cuanto a la probabilidad de que la economía estadounidense se recupere a un ritmo más rápido o simplemente se hunda de nuevo en la depresión de bajo crecimiento anterior al COVID, había bastante acuerdo en cuanto a las débiles perspectivas para el resto del mundo, especialmente en el Sur Global. Los déficits disminuirán, pero la deuda aumentará. La actual economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, recordó a los asistentes en otra sesión que la depresión pandémica había sido realmente global, con el 90% de las naciones del mundo en depresión. Las cosas están mucho peor que en la Gran Recesión de 2008-9, especialmente para las economías emergentes e incluso para China e India, dos economías que evitaron la Gran Recesión entonces. De hecho, el 60% de las economías de bajos ingresos, las más pobres, se encuentran en «dificultades de endeudamiento», es decir, no pueden «servir» sus deudas.

En otra sesión sobre las economías emergentes tras el COVID, el destacado economista internacional Barry Eichengreen señaló que «la relativa escasez de quiebras bancarias y accidentes financieros habla de políticas macro y micro prudenciales más sólidas que también servirán a los mercados emergentes en el futuro». Pero el endeudamiento ha aumentado fuertemente y se ha interrumpido la escolarización y la formación de capital humano. Así que «los cambios en las cadenas de suministro globales y un ritmo más rápido de automatización dificultarán el camino tradicional hacia mayores ingresos para muchos países de renta media». La economista Franziska Ohnsorge realizó un estudio sobre el impacto de las recesiones profundas en el crecimiento potencial. Las recesiones dejan un legado de menor crecimiento potencial cuatro o cinco años después de su inicio. Así que la «cicatrización» de las economías tiene un impacto duradero de las recesiones. Concluyó que la pandemia «agudizará la ya esperada desaceleración del crecimiento potencial durante la próxima década».

Pero, ¿qué pasa a más largo plazo con las economías avanzadas? ¿Pueden las principales economías capitalistas dar la vuelta a su baja tasa de crecimiento de la productividad y abrir una nueva era de vida? De nuevo, en una sesión sobre el futuro de la economía mundial, Catherin Mann lo dudó. Como dijo: «Mucha gente habla de ‘volver a la normalidad’ cuando la pandemia esté finalmente controlada. Tenemos que esperar que la economía mundial no vuelva a la ‘normalidad’ anterior a la pandemia. La productividad ha sido demasiado baja, la desigualdad demasiado alta, la globalización en retroceso y el cambio climático sin control». No esperaba muchos cambios.

De nuevo, en contraste, el izquierdista liberal Joseph Stiglitz se mostró más confiado en que la productividad podría aumentar gracias a la mejora de los acuerdos globales de cooperación (¡!). Y otros ponentes de la corriente principal argumentaron que la caída de la pandemia había «acelerado el desarrollo y la adopción de soluciones tecnológicas digitales en busca de la continuidad y la resistencia empresarial y económica». Así que «hay una posibilidad razonable de que la economía mundial post-pandémica experimente un aumento de la productividad y el crecimiento, incluso mientras se adentra en una transición energética en busca de la sostenibilidad». Mary Amiti calcula que los «efectos indirectos» de la productividad de las empresas multinacionales innovadoras pueden aumentar la productividad de las empresas más pequeñas del mismo sector en aproximadamente un 10% al cabo de cinco años.

Este optimismo no fue compartido por el principal economista que estudia el impacto en la productividad de las tecnologías digitales de IA. Daron Acemoglu consideró que la IA había tenido hasta ahora poco impacto en la mejora de la productividad de las economías. La difusión no se ha extendido de los sectores tecnológicos a otros sectores ni ha habido un aumento de los beneficios. Su respuesta fue que las empresas no deberían limitarse a obtener beneficios, sino que deberían aspirar a mejorar la producción. Parece que la gran historia de la innovación del COVID sigue siendo lo que el veterano economista neoclásico Robert Solow (que ahora tiene 97 años) dijo, y es célebre, en 1987 sobre la era de la informática: «Veo innovación en todas partes, excepto en las estadísticas».

Hubo otros dos grandes temas en la sección principal de ASSA: el cambio climático y las emisiones de carbono; y China. La corriente principal aborda el calentamiento global y el cambio climático exclusivamente desde el aspecto del mercado, es decir, cuál debe ser el precio del carbono para abarcar los «costes sociales» de las emisiones de carbono. Los economistas que participaron en la sesión de la Sociedad de Análisis Beneficio-Coste debatieron las últimas estimaciones sobre los precios del mercado del carbono para mitigar las emisiones de carbono. Todos llegaron a la conclusión de que el precio del carbono seguía siendo demasiado bajo en los mercados de carbono existentes. Los precios debían ser al menos de 100 dólares por tonelada y esa estimación no ha dejado de aumentar desde que se hicieron tales estimaciones.

Las subvenciones a la energía renovable y a otras tecnologías de mitigación del carbono tampoco servirían, porque eran demasiado pequeñas y demasiado específicas. Un factor clave para acertar con el precio es la tasa de descuento utilizada para reflejar los costes actuales para el PIB de la fijación del precio de las emisiones de carbono en el futuro. Gernot Wagner, de la Universidad de Nueva York, demostró que la tasa de descuento era demasiado alta en la mayoría de los estudios (4%), lo que llevaba a una estimación del precio social de las emisiones de carbono demasiado baja. Se requería la mitad de esa tasa y quizá menos.

Y en cuanto a la regulación de la producción de combustibles fósiles, también era inadecuada, si es que no empeoraba las cosas. El economista estadounidense Ashley Langer consideró que «los mercados eléctricos regulados de Estados Unidos han hecho la transición del carbón al gas natural más lentamente que los mercados reestructurados». A largo plazo, «las empresas de servicios públicos deciden qué centrales retiran y en qué nuevas tecnologías invierten». Así que la regulación ralentizó la transición energética del carbón al gas natural».

En cuanto a China, todas las sesiones principales parecían estar diseñadas para describir China como un país que fracasa económicamente y que lleva a cabo políticas económicas nefastas en el extranjero, especialmente en otros países más pobres. Panle Jia Barwick afirmó que si las autoridades chinas desregularan la entrada de las empresas en los mercados, la productividad aumentaría de forma generalizada, es decir, que una mayor libertad para las empresas capitalistas beneficiaría a la economía. Y Jun Pan consideró que las condiciones crediticias favorables a las empresas estatales por parte de los bancos del Estado significaba que las empresas no estatales estaban perdiendo su ventaja de siempre sobre las empresas estatales en cuanto a rentabilidad y eficiencia. Es de suponer que esto es una mala noticia.

Pero otro estudio de Zheng Michael Song demostró que las empresas privadas que colaboraban estrechamente con las empresas estatales habían aumentado la «producción agregada del sector privado entre un 1,5 y un 2% anual entre 2000 y 2019». Así que el sector estatal era un factor positivo esencial para el sector capitalista. En un plano más amplio, Meg Rithmire caracterizó a China como «capitalista de Estado», pero en un sentido especial, a saber, que ha surgido un modelo de «partido-estado» resurgente, «motivado por una lógica de supervivencia política», en lugar de las «conceptualizaciones conocidas del capitalismo de Estado».

En lo que respecta a la política y la actividad exterior, China ha sido objeto de una dura crítica por parte de la corriente económica mayoritaria. Los préstamos y las salidas de IED de China hacia otros países, principalmente hacia el Sur global, han sido objeto de escrutinio en los últimos años. Carmen Reinhart señaló que las salidas no sólo se producen a través de las instituciones financieras estatales, sino que cada vez más el sector capitalista chino constituye el principal canal de salida de la inversión extranjera de cartera. Christoph Trebesch realizó un análisis sistemático de las condiciones legales de los préstamos exteriores de China a través de 100 contratos entre entidades estatales chinas y gobiernos prestatarios de 24 países en desarrollo de África, Asia, Europa del Este, América Latina y Oceanía, y los comparó con los de otros acreedores bilaterales, multilaterales y comerciales. Llegó a la conclusión de que los contratos mostraban a China «como un prestamista potente y comercialmente hábil con el mundo en desarrollo». ¿Puede ser esto malo?

En otra sesión, los ponentes afirmaron que China ocultó la cantidad de deuda contraída por los prestatarios. Al parecer, el 50% de los préstamos de China a los países en desarrollo no se comunican al FMI ni al Banco Mundial. «Estas «deudas ocultas» distorsionan la vigilancia de las políticas, la valoración del riesgo y los análisis de sostenibilidad de la deuda». Pero, ¿ponen a los Estados de las economías emergentes prestatarios en una «trampa de la deuda» peor que la del FMI y el Banco Mundial y otros prestamistas del sector privado del Norte Global? En realidad, las pruebas demuestran que el servicio de los préstamos de China es mucho más manejable que el del FMI. Lo que ocurre es que las economías emergentes son tan pobres y ya están muy endeudadas, que las dificultades de endeudamiento han aumentado considerablemente durante el COVID.

*****

En esta segunda parte sobre la conferencia anual de economía de la ASSA, examino las ponencias y presentaciones realizadas por economistas radicales y heterodoxos. Estas presentaciones están en su mayoría bajo los auspicios de las sesiones de la Unión de Economía Política Radical (URPE), pero la Asociación de Economía Evolutiva también proporcionó un paraguas para algunas sesiones.

La corriente principal se centró en si la economía estadounidense y mundial se recuperaría con fuerza o no tras la COVID; si el aumento de la inflación acabaría por remitir o no y qué hacer al respecto. Las sesiones heterodoxas se centraron más, como era de esperar, en las fallas de las economías capitalistas modernas y en por qué ha aumentado la desigualdad de la riqueza y los ingresos.

Curiosamente, este año la mayoría de las ponencias heterodoxas procedían del marco postkeynesiano y no de la economía política marxista. La ponencia más interesante fue la de Al Campbell, de la Universidad de Utah, y Erdogan Bakir, de la Universidad de Bucknell. Bakir examinó la dinámica de las recesiones estadounidenses desde 1945 a través del prisma del modelo de beneficios kaleckiano (Bakir y Campbell (AFEE 2022).pdf )

Ahora bien, he discutido la diferencia entre los modelos de beneficios de Kalecki y Marx en muchas ocasiones en mi blog. El documento de Bakir y Campbell esboza las macroidentidades del modelo de Kalecki. Pero en pocas palabras, ambos modelos agregados pueden reducirse a esta simple fórmula

Beneficio = Inversión + Consumo capitalista

Pero se trata de una identidad: el beneficio total debe coincidir con el gasto total de los capitalistas (invertir y consumir) por definición. Se supone que los trabajadores gastan y no ahorran sus salarios. Como dijo Kalecki: «los trabajadores gastan todo lo que ganan, mientras que los capitalistas ganan todo lo que gastan».

Esto resume la diferencia con Marx. Kalecki sostiene que la dirección de la causalidad en la identidad es de la inversión al beneficio, mientras que Marx sostiene que la dirección de la causalidad es del beneficio a la inversión. Kalecki parte de la inversión como algo dado y los capitalistas invierten para «realizar» beneficios. Marx comienza con los beneficios como algo dado y los capitalistas invierten o consumen esos beneficios. Kalecki, al más puro estilo keynesiano, considera que las economías capitalistas son impulsadas por la demanda agregada y que la inversión capitalista es parte de esa demanda, por lo que los beneficios son simplemente el «residuo» o el resultado de la inversión. Por el contrario, Marx considera que las economías capitalistas son impulsadas por el beneficio, que proviene de la explotación de la fuerza de trabajo, proporcionando los beneficios para la inversión. Kalecki elimina de su modelo cualquier atisbo de la ley del valor y la explotación de Marx, que para éste es primordial.

En mi opinión, esto supone una diferencia fundamental porque la teoría marxista de las crisis en el capitalismo depende de lo que ocurre con el beneficio, en particular, con la tasa de beneficio. Para Marx, las crisis son causadas por la falta de plusvalía extraída del trabajo; para Kalecki, son causadas por la falta de demanda de bienes de inversión por parte de los capitalistas y de bienes de consumo por parte de los trabajadores.

Pero sigue siendo cierto que la macroidentidad de ambos modelos es la misma. El documento de Bakir-Campbell parte de ahí y «analiza los componentes del beneficio kaleckiano, a diferencia de sus determinantes». Utilizando las cuentas de la renta nacional de EE.UU., Bakir y Campbell delinean cuánto va a los diferentes sectores de la clase capitalista, es decir, cuánto a los banqueros, a los accionistas y a los capitalistas y en intereses, dividendos y consumo capitalista.

El cuadro 2 de su documento muestra que la participación de los ingresos del propietario en los beneficios fue, por término medio, del 47,6% durante la Edad de Oro (I-IV) y se redujo al 34,4% en el período del neoliberalismo (VII-XI). La parte de los beneficios no distribuidos también se redujo bastante, pasando del 17,4% durante la Edad de Oro al 10,3% en el periodo neoliberal. La parte de los ingresos por alquileres también disminuyó del 13,8% al 9% entre estos dos períodos. Sin embargo, la proporción de los pagos de intereses netos y de los pagos de dividendos netos en los beneficios aumentó sustancialmente en el periodo neoliberal en comparación con la Edad de Oro: del 10% al 28,7% para los pagos de intereses netos y del 11,2% al 17,6% para los pagos de dividendos netos. «Los datos confirman que el neoliberalismo ha supuesto una importante redistribución de la renta de las empresas a los rentistas y accionistas. En la medida en que esta redistribución reduce el ahorro de las empresas, desalienta la inversión».

En otras palabras, hay pruebas fehacientes de que los capitalistas desviaron más de sus beneficios de la inversión productiva para obtener más beneficios de la especulación financiera en el periodo neoliberal. Esto explica la disminución del crecimiento de la inversión productiva y la expansión de las finanzas. Desgraciadamente, utilizando el modelo de Kalecki, Bakir-Campbell ocultan la causa marxista de este cambio; a saber, la caída de la tasa de beneficio en los sectores productivos. Pero, como dicen, los determinantes de la rentabilidad no eran el objetivo del trabajo.

En otro documento de Bakir y Campbell, los autores consideran el papel del aumento de la deuda en la promoción y el apoyo de esa mayor tasa de beneficio. En esta ponencia, Al Campbell argumentó que las finanzas no eran un parásito del sector productivo, como sostienen economistas como Michael Hudson; ¡era peor que eso! Eso es porque frena la acumulación productiva. Si sólo fuera parasitaria, ¿por qué los estrategas del capital dejaron que la deuda en todas sus formas se expandiera durante el periodo neoliberal? El neoliberalismo no puede reducirse a la llamada «financiarización»; el neoliberalismo tuvo muchas características diferentes, todas ellas dirigidas a aumentar la rentabilidad en la que el aumento del crédito/deuda juega un papel importante, pero a expensas de la inversión productiva. Por tanto, es una ilusión reformista que el capitalismo pueda volver a la Edad de Oro del rápido crecimiento de la inversión y la producción controlando o frenando la deuda.

Otro tema de varios trabajos sobre la ralentización del ritmo de la inversión y la productividad en las economías capitalistas modernas fue la opinión de Keynes-Kalecki de que se debía a la reducción de la participación del trabajo en la renta nacional, de modo que el crecimiento de la demanda agregada se ralentizó. Thomas Michl, de la Universidad Colgate, consideraba que la cuota salarial regula el cambio técnico que ahorra trabajo y el empleo regula su sesgo de uso de capital. Así que el estancamiento secular bajo el capitalismo neoliberal ha sido impulsado por una combinación de disminución de la inversión y reducción del poder de negociación de los trabajadores más que por la ralentización del cambio técnico y el crecimiento de la población. Esto aumenta la cuota de beneficios y, por tanto, reduce las tasas de cambio técnico, de acumulación de capital y de crecimiento de la población. Nuevamente, esta es una teoría opuesta a la de Marx.

Del mismo modo, Carlos Aguiar de Medeiros y Nicholas Trebat argumentan, «basándose en la economía política clásica y en el enfoque de los recursos de poder», que «el factor clave detrás de la creciente desigualdad salarial y de ingresos de este período fue la disminución del poder de negociación de los trabajadores», más que la globalización o el cambio técnico. Seguramente es correcto que la demolición del poder sindical en el período neoliberal tuvo un efecto importante en la reducción de la participación del trabajo en los ingresos nacionales. Pero no se deduce que la reducción de la participación del trabajo fuera la causa de las crisis de la producción capitalista después de 1980, como sostienen los postkeynesianos cuando se refieren a las «economías basadas en los salarios».

Otra variante de este análisis poskeynesiano de las crisis capitalistas fue presentada por John Komlos, de la Universidad de Munich. Partiendo de la aceptación de la opinión de Keynes de que «creo que el capitalismo, sabiamente gestionado, puede ser probablemente más eficiente para alcanzar los fines económicos que cualquier otro sistema alternativo aún a la vista», Komlos consideró que la crisis pandémica fue tan grave porque la economía capitalista ya era frágil. Por lo tanto, bastó un «cisne negro» como la pandemia para que se derrumbara. La idea de los cisnes negros, o «incógnitas desconocidas» en el extremo del espectro de la probabilidad, fue ofrecida como explicación de la Gran Recesión por algunos en 2008-9 siguiendo la opinión del analista financiero Nassim Taleb de que el azar manda. En aquel momento argumenté que la explicación de los cisnes negros sobre las caídas (es decir, el azar) no podía explicar las crisis regulares y recurrentes (¿cada vez eran por azar?).

Pero qué hacer para evitar o suavizar las depresiones en el capitalismo. En los círculos heterodoxos se ha adoptado una alternativa política muy popular, a saber, más gasto público e incluso déficits presupuestarios permanentes financiados por la creación de dinero según la Teoría Monetaria Moderna (TMM). La TMM encontró cierto apoyo en las sesiones heterodoxas. Devin Rafferty, de la Universidad de San Peters, consideró que el economista heterodoxo Karl Polanyi y la TMM estarían de acuerdo en el proceso de creación del dinero y en los mecanismos que regulan su valor. Polanyi habría adoptado las medidas políticas de la TMM de «garantía de empleo» y «finanzas funcionales» -los dos elementos básicos del enfoque de la TMM- que, en su opinión, fomentarían la paz internacional, la libertad nacional y la libertad individual. Creo que esto nos dice algo sobre la forma de marxismo de Polanyi y la TMM.

Mucho más crítico con la TMM fue Brian Lin, de la Universidad Nacional de Chenghi. Lin argumentó que la inversión pública de las empresas estatales sería mucho más eficaz para evitar las depresiones que la TMM. La inversión estatal «es más una creación oportuna de las instituciones avanzadas para sostener las economías mundiales que un fenómeno político-económico como el MMT». Sería mucho mejor que un país adoptara una política decisiva de nacionalización de empresas privadas con dificultades financieras en lugar de emitir más dinero para los desempleados. La opinión de Lin fue muy criticada por algunos asistentes, que consideraron que las empresas estatales eran burocráticas e ineficientes en comparación con el sector privado y no se podía confiar en ellas. Lin no respondió con el modelo chino como historia de éxito de la inversión pública, sino, de entre todos los países, con las empresas estatales de Suecia.

Sin embargo, cuando se trató de soluciones de inversión para el llamado Sur Global, se apoyó la idea de ampliar los bancos públicos de desarrollo. Gaëlle Despierre Corporon, de la Universidad de Grenoble, consideró que tales instituciones «pueden dar un impulso positivo a las relaciones globales entre el Sur y el Norte y convertirse en instituciones dinámicas capaces de ofrecer nuevas perspectivas de financiación del desarrollo a largo plazo y garantizar la coherencia del sistema global». Así que, aparentemente, el sector público puede trabajar a nivel global pero no a nivel nacional.

Esto nos lleva a la creciente desigualdad mundial de la riqueza y la renta, un tema importante, ignorado en la ASSA de este año por la corriente principal, pero retomado en una ponencia de Víctor Manuel Isidro Luna, de la Universidad del Mar. Señaló que la mayoría de los países del mundo no están alcanzando el nivel de los países ricos. Así que la desigualdad «entre países» ha aumentado. En particular, entre los países latinos más ricos y los más pobres sigue existiendo «un abismo insalvable». Los países más pobres a nivel mundial se vieron perjudicados por la dependencia de la inversión extranjera de cartera a corto plazo y a largo plazo por la IED, que estaban controladas por los países más ricos. Esto dejó a los países más pobres en manos de los más ricos. Por tanto, los mercados abiertos no pueden ser el modelo de desarrollo para los países más pobres.

En algunas sesiones también se habló de la desigualdad «dentro del país». Algunos economistas noruegos consideraron que las rentas del trabajo son el factor más determinante de la riqueza, excepto entre el 1% más rico, donde las rentas del capital y las ganancias de los activos financieros son más importantes, más o menos como cabría esperar en una economía capitalista. Alicia Girón, de la UNAM México, también confirmó que el reciente aumento de la desigualdad está asociado al incremento de la valoración de los activos, en contraposición a la acumulación de capital, tanto a nivel mundial como dentro de los países, y no está impulsado por factores potencialmente espurios como los cambios demográficos y el crecimiento. En otras palabras, el 1% más rico gana sobre todo por el aumento de los precios de los activos inmobiliarios y financieros.

Uno de los principales activos financieros nuevos para los ricos ha sido la aparición de las criptomonedas. Utilizando la conceptualización marxista del dinero, Juan Huato, del St Francis College, argumentó que los compradores de criptomonedas no estaban obteniendo un gran activo monetario descentralizado, sino que seguían dependiendo del Estado «del que imaginan haber escapado». Edemilson Parana, de la Universidad Federal de Ceará, consideró que el Bitcoin no podrá establecerse como alternativa al sistema monetario actual, ya que no cumple los requisitos elementales del dinero. A pesar de su declarada búsqueda de sustitución del dinero mundial, de estabilidad monetaria frente al supuestamente «inflacionista» dinero estatal y de «despolitización», descentralización y desconcentración del poder monetario, lo que se observa empíricamente es precisamente lo contrario: bajo volumen y rango de circulación, gran inestabilidad frente al dinero estatal, ineficiencia transaccional (económica, ecológica, etc.) y mayor concentración relativa del poder político y económico entre sus usuarios. En definitiva, el incumplimiento de las aspiraciones neoliberales radicales del Bitcoin demuestra que el intento de sus creadores y entusiastas de vaciar el dinero de su contenido social, es decir, de «neutralizarlo», en el capitalismo, es inviable.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí