Musk, a punto de renunciar como CEO de Twitter luego de perder su propia encuesta

Desde que el dueño de Tesla se hizo cargo de la red social, Twitter quedó sumida en el caos por los despidos masivos, la gestión errática y el despotismo irresponsable. Sin mencionar su explícito fomento de los trolls de extrema derecha.

0
13

El flamante dueño de Twitter, Elon Musk, prometió renunciar a su puesto de CEO de la empresa en caso de que la mayoría de los usuarios se expresen en ese sentido. En una encuesta que realizó en su propia cuenta personal, el 57% de los usuarios se manifestó a favor de la renuncia.

La encuesta reunió más de 17 millones de votos. Musk prometió que acataría los resultados, por lo que, de cumplir su palabra, se supone que renunciará al puesto de CEO de Twitter.

Desde que el multimillonario se hizo cargo de Twitter, hace menos de dos meses, la empresa ha quedado sumida en el caos. Debido a la avalancha de despidos masivos que el propio Musk impulsó, al exigirle a sus empleados que se adapten a condiciones de trabajo mucho peores, la red social estuvo a punto de dejar de funcionar durante varios días.

Aunque se logró evitar la caída de Twitter, se multiplicaron las fallas en su funcionamiento. Como así también enfrentó fuertes cuestionamientos por reestablecer miles de cuentas baneadas por difundir fake news e ideologías de odio. Una de las primeras medidas que tomó Musk fue devolverle al expresidente Donald Trump su cuenta de Twitter.

Además, el sistema de verificar una cuenta a través de un monto mensual resultó un fracaso, estando vigente solo unos pocos días, luego de que aparecieran miles de cuentas fake verificadas.

El viernes, la empresa fue condenada por las Naciones Unidas y la Unión Europea por suspender las cuentas de un grupo de periodistas que se encargan de investigar y cubrir las noticias relacionadas con la compañía.

A pesar de la apariencia «democrática» con la que quiere revestir su decisión sometiéndola a una encuesta, lo cierto es que la posible renuncia viene motorizada ya de antes. En primer lugar, porque los accionistas de la empresa estarían presionando a Musk para que renuncie: «está realizando esta encuesta para que parezca que está siguiendo la voluntad de la gente, y no la de quienes pagan sus cuentas», declaró un ex empleado de la compañía a la BBC.

Pero, además, la renuncia estaría relacionada también al hecho de que las demás empresas de Musk no pasan por un buen momento desde que el magnate ocupa su tiempo haciendo encuestas de Twitter. El precio de las acciones de Tesla se redujo a la mitad durante este año, y Musk se vio obligado a vender acciones de la compañía de autos eléctricos por 40 mil millones para financiar a Twitter.

En caso de que la renuncia al puesto de CEO se haga efectiva, Musk seguirá siendo el dueño de Twitter, pero ya no será quien esté al frente de la empresa.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí