Más de 12 millones en Siria e Irak en riesgo por sequías y falta de agua

0
3

 

  • Por la falta de lluvias y la desecación de los ríos Tigris y Éufrates, grupos de ayuda advierten que están en riesgo las provisiones de agua, alimento y energía eléctrica.

Redacción

Más de doce millones de personas en Siria e Irak están perdiendo el acceso a agua potable, comida y energía eléctrica, según un comunicado de 13 grupos internacionales de ayuda que trabajan en la región que advierte la necesidad de acción urgente para combatir una crisis severa de escasez de agua.

La problemática se desprende de la situación de los ríos Tigris y Éufrates, de los cuales gran parte de la población de Irak y Siria dependen. Sus caudales se encuentran en mínimos históricos debido a la falta récord de lluvias y el aumento de la temperatura.

Según datos del Ministerio de Recursos Hídricos de Irak, los caudales de ambos son tan sólo de la mitad del nivel que tenían el año pasado.

La situación pone en riesgo la provisión de agua para más de doce millones de habitantes de Siria e Irak. En Siria, al menos 5 millones de habitantes dependen directamente del río Éufrates, mientras que en Irak son al menos 7 millones quienes se ven afectados por la desecación de los ríos Tigris y Éufrates.

El documento firmado por las 13 organizaciones prevé que la situación empeorará y que las graves consecuencias que sufren habitantes de Siria e Irak sean tan sólo comienzo de un proceso catastrófico, de no mediar medidas drásticas. Desde el Consejo Danés para los Refugiados, una de las 13 organizaciones sin fines de lucro, afirmaron que prevén el empeoramiento de la crisis hídrica que podría a su vez incrementar los conflictos en la región.

Pero no sólo la provisión de agua para consumo de Siria e Irak dependen de estos ríos, también su producción de alimentos ya que de allí se obtiene el agua para las producciones agrícolas. El documento informa que al menos 400 kilómetros cuadrados de producción agrícola (un área del doble que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) se encuentra afectada por la sequía.

Según afirmó el director regional de Consejo Noruego para Refugiados, una de las organizaciones que participó de la elaboración del informe, el colapso total de agua y la producción de alimentos para millones de sirios e iraquíes es inminente”.

Además, la energía eléctrica consumida por una parte importante de la población de estos países también depende de los mencionados río ya que de ellos depende la producción de energía hidroeléctrica. Según datos del informe, al menos dos presas en el norte de Siria que producen energía para 3 millones de personas se enfrentan a una clausura inminente.

La escasez de energía podría significar, por ejemplo, la imposibilidad de utilizar los aires acondicionados en momentos en que las temperaturas llegan a alcanzar hasta los 52ºC, a la vez que impacta sobre infraestructura vital como los centros de salud.

Adicionalmente, la crisis hídrica que viven estos países ha generado el aumento de enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea, que han afectado a varias provincias sirias incluyendo Hasaka, Alepo and Al-Ra en el norte y Deir ez-Zor en el este, áreas en las que se pueden encontrar asentamientos de desplazados que albergan a decenas de miles de personas.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí