• El Presidente de EE.UU. lanza una nueva amenaza golpista e intervencionista al país latinoamericano mientras endurece las sanciones económicas.

Por Renzo Fabrizio

Mientras el mundo sigue en vilo por la pandemia que no cede, especialmente en uno de los países más afectados como es Estados Unidos, su presidente Donald Trump parece más preocupado por avanzar con su ofensiva imperialista en Venezuela que por la salud de su población, la cual cuenta con la estremecedora cifra de 100.000 muertos y que se acerca a los dos millones de infectados.

En esta ocasión, en una conversación telefónica el mandatario estadounidense ha declarado a la Comunidad Hispana de su país que “algo pasará” en Venezuela porque “los tenemos rodeados, no vamos a aguantarlo” en referencia a Nicolás Maduro. Así, Trump declara abiertamente que EE.UU está propiciando, de nuevo, un golpe de Estado en el país latinoamericano.

Luego del intento fallido de golpe de febrero del año pasado, en el cual EE.UU intentó derrocar al gobierno a partir de la autoproclamación de Juan Guaidó como “presidente encargado”, las tensiones entre ambos países han aumentado. El país norteamericano ha endurecido las severas sanciones económicas que éste le aplica a Venezuela, que afectan principalmente al negocio petrolero, principal actividad económica y fuente de recursos de país. Así, mientras el imperialismo se llena la boca de forma hipócrita sobre los derechos humanos en Venezuela, las sanciones que ellos mismos imponen empeoran todavía más la crítica situación del pueblo venezolano.

Pero la tensión no es sólo económica. A principios de este mes, el gobierno de Maduro aseguró haber desbaratado una operación marítima llamada “Gedeón” mediante la cual se buscaba incursionar en Venezuela con una fuerza paramilitar cuyo objetivo era derrocar al gobierno. Los mercenarios habrían sigo organizados en Colombia por Guaidó y entrenados por el gobierno de EE.UU, según acusó Maduro.

El miércoles pasado se cumplieron dos años desde la última y cuestionada reelección de Maduro. Al respecto, el Secretario de Estado Mike Pompeo aseguró en twitter que la única vía para la pacificación y democratización de Venezuela consiste en la “hoja de ruta” elaborada… por el propio EE.UU. Es decir, para el imperialismo la única “democracia” posible es la que se arrodilla a sus dictados.

 

 

Si a la compleja situación sanitaria mundial por la pandemia se le suma el desastre humanitario al que el gobierno de Maduro ha llevado al país por salvaguardar los negocios intrincados de la “boliburguesía” y las FF.AA, es doblemente criminal que en este contexto el imperialismo norteamericano amenace con retomar la ofensiva intervencionista.

Desde la izquierda, debemos repudiar enérgicamente cualquier nuevo intento golpista por parte de EE.UU en Venezuela, rechazar las sanciones económicas criminales, al mismo tiempo que advertir que el gobierno de Maduro es incapaz de ofrecer una salida, sino que en parte es responsable por la situación de miseria y opresión en la que se encuentra el pueblo trabajador venezolano, por lo que el rechazo al golpismo no debe significar un apoyo político a la debacle del capitalismo bolivariano.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre