• Para entender las protestas y la huelga de masas que atraviesa a Indonesia, el país más poblado y la mayor potencia económica del Sudeste asiático.

Lorenzo Lisboa

Indonesia es un país de gran importancia a nivel internacional. Por un lado, es el cuarto país más poblado del mundo con más de 260 millones de habitantes. A su vez, es la economía más importante del sudeste asiático, región que desde fines del siglo pasado comenzó un espectacular proceso de crecimiento económico e industrialización. Este proceso, que se dio en muchos otros países de la región, llevo a que en lo era un país fundamentalmente agrario, hoy la inmensa mayoría de la población sea urbana y se ocupe fundamentalmente en la industria y otras ramas de la economía capitalista. Otro sector muy importante de su economía, sobre el que nos detendremos más adelante, es el sector extractivista basado en la expoliación del medioambiente, para extraer y exportar materias primas.

Sin embargo, dicha industrialización se realizó, al igual que en los demás países de la región, sobre la base de la sobreexplotación de los trabajadores. En esta zona los salarios son bajísimos para los parámetros internacionales, los derechos laborales son un bien escaso y las condiciones laborales y de explotación son terribles. Dichas condiciones en muchos casos llegan a la esclavitud laboral. Al respecto de esto última, pueden verse la gran cantidad de denuncias de trabajo esclavo y de trabajo infantil que diversas firmas, principalmente textiles, como Nike, entre otras, han recibido.[1]

Sin embargo, la industrialización de Indonesia tuvo ciertas particularidades, en realidad no tan particulares, pero que merecen ser analizadas. Por empezar, el crecimiento económico y la industrialización se dieron bajo la dictadura sanguinaria del general Suharto. Indonesia entró al siglo XX como una colonia holandesa y en la década del 1920 surgió un importante movimiento nacionalista, anticolonialista y antiimperialista donde tendrá una importancia excepcional el Partido Comunistas de Indonesia (PKI), que luego de la independencia se consagró como uno de los principales partidos políticos del país con más de 3 millones de afiliados[2], la dirección del movimiento obrero, etc. Frente a esta situación la burguesía Indonesia con el apoyo de Estados Unidos impulsó el golpe de Estado del general Suharto, que derrocara al entonces presidente Sukarno. Así, se estableció una dictadura que cometió uno de los más importantes genocidios del siglo XX, el gobierno junto a grupos paramilitares secuestraron, torturaron y asesinaron entre 500.000 a 3 millones de personas, a lo que se suma la cifra d e1 millón de detenidos por vías “legales”[3].

Fue en este marco de dura represión a la izquierda, al movimiento obrero y estudiantil que comenzó a gran escala la industrialización de Indonesia. Las políticas de la dictadura llevaron a una desarticulación de bastos derechos laborales, la privatización de empresas públicas y la represión a cualquier experiencia del movimiento obrero en contra de la precarización laboral y la defensa de sus derechos.

Luego de la dictadura se sucedieron una serie de gobiernos democráticos en los que poco se mejoro la situación de los trabajadores y sectores populares, mas allá de que efectivamente se lograron algunas conquistas en las últimas decadas. A su vez, desde principios del siglo XXI con el boom de las commodities, se instauro en el país un sistema extractivista basado en el cultivo de palmas para la extracción de aceite[4], donde los trabajadores trabajan en idénticas o peores condiciones de precariedad que en las fábricas.

En este marco de precarización laboral ya existente, a lo que se suman los efectos de Covid-19 en la economía de indonesia, el gobierno de Joko Widodo logro la aprobación de la “ley ómnibus” la cual reforma más de 70 leyes existentes en beneficio de los grandes empresarios.

El contenido reaccionario de las reformas

En los últimos días hemos visto el estallido de huelgas y una serie de masivas protestas[5] de obreros, estudiantes, activistas ambientales, etc. en ciudades como Yakarta, Bandung, Yogyakarta, Purkawarta, Semarang, etc. Es decir, en la capital y las principales ciudades del país. El origen de estas protestas es el rechazo a la aprobación de la llamada “Ley Omnibus” por parte de inmensa mayoría de la sociedad indonesia. La única respuesta que hasta el momento ha sido una violenta represión hacia las masas movilizadas, a las cuales el gobierno ha acusado de violar las disposiciones en contra del Covid-19[6].

Estas protestas fueron llamadas por sindicatos, organizaciones estudiantiles, partidos de la oposición, organizaciones ambientales, etc. y su masividad ha sido tal que ha logrado la atención de los principales medios de comunicación a nivel mundial.

Esta ley, que comenzó a discutirse y  formularse en marzo, fue aprobada hace pocos días en el mes de octubre. El objetivo de la misma es aumentar las condiciones de explotación y precariedad de los trabajadores para beneficiar a las grandes empresas transnacionales y así, como lo ha afirmado Widodo, atraer las inversiones y generar trabajo (demás está decir que sumamente precario) para la juventud. También plantea facilidades para que el sector extractivista profundice la destrucción del medioambiente. En los siguientes apartados se analizaran los principales punto de esta ley para así entender el porqué del masivo rechazo a esta ley.

La reforma laboral

En el ámbito laboral, esta ley implica la reforma de la “ley del trabajo”. Con esta se eliminan las licencias pagas obligatorias por parto[7], se aumenta el límite de horas extras semanales, se reduce drásticamente el monto de las indemnizaciones por despidos. Se elimina el elemento de la inflación a la hora de programar el salario mínimo, se elimina el periodo máximo que existía para las contrataciones temporales luego del cual los empleados debían pasar a planta permanente. Se facilitan los despidos y como así también se habilita el fin del pago del salario mensual y su reemplazo por un pago por hora. Además, las empresas ya no deberán dar dos días libres por semana sino tan solo uno. Estas son algunas de las medidas de esta reforma laboral reaccionaria en contra de los trabajadores y trabajadoras.

En definitiva con el verso de generar trabajo para la juventud y atraer inversiones, el gobierno de Indonesia busca hacer caer la crisis económica generada por la pandemia, sobre la espalda de los trabajadores y trabajadoras.

La reforma ambiental

Otro de los ejes de la reforma es la relajación de los estándares ambientales que deben cumplir las empresas para explotar los recursos naturales del archipiélago. Esto busca beneficiar a los empresarios del agronegocio que lucran ganancias millonarias con las plantaciones para aceite de palma. En este sentido Indonesia se encuentra atravesando un proceso similar a los que ocurren en Brasil o la Argentina con la quema de los bosques y selvas nativas para expandir la frontera agrícola-ganadera. Con esta reforma las empresas se verán obligadas a presentar informes de impacto ambiental si y solo si son considerados proyectos de alto riesgo.

 


 

[1] A modo de ejemplo de las condiciones laborales en la región puede verse el siguiente artículo https://www.elmundo.es/internacional/2015/06/21/5585ac0c268e3eca7b8b457a.html. Para el caso de la explotación en el sector extractivista también puede el siguiente documental que saco Amnistía Internacional sobre el trabajo en las plantaciones de palma para la producción de aceite https://www.infolibre.es/noticias/mundo/2016/12/01/amnistia_denuncia_trabajo_infantil_forzoso_que_produce_aceite_palma_miles_productos_58306_1022.html.

[2] El PKI llego a ser el Partido Comunista mas grande del mundo por fuera de URRS y del PCCh.

[3] Suharto, el principal responsable político de este genocidio, murió en 2008 por una insuficiencia renal impune por todos sus crímenes. Incluso Susilo Bambang Yudhoyono, el entonces presidente de Indonesia, declaro a nivel nacional una semana de luto por su muerte.

[4] Similar a la situación que se da en nuestro país con el cultivo de soja y la expansión del agronegocio

[5] Con epicentro en la isla de Java

[6] Afirmación bastante hipócrita cuando se tiene en cuenta  todos los sectores de la economía se encuentran en pleno funcionamiento, siendo los lugares de trabajo los principales focos de contagio

[7] La industria textil, muy desarrollada en el país, emplea principalmente mujeres.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre