La tasa de ganancia en EEUU en 2021

La bonanza de las ganancias posteriores a la pandemia ha terminado.

0
9

Articulo de sinpermiso

Cada año, analizo la tasa de ganancia del capital de EEUU. Esto se debe a que los datos de EEUU son los mejores y más completos y porque EEUU es la economía capitalista más importante, que a menudo establece el escenario para las tendencias del capitalismo global. Ya tenemos los datos de 2021 (que son los últimos datos oficiales nacionales disponibles).

Hay muchas formas de calcular la tasa de ganancia siguiendo a Marx – ver http://pinguet.free.fr/basu2012.pdf). Yo prefiero medir la tasa de ganancia a partir del plus valor total en una economía en relación con el capital privado total empleado en la producción; es lo que creo más cercano a la fórmula original de Marx de s/(C+v), donde s = plus valor; C = capital constante, que debe incluir tanto activos fijos (maquinaria, etc.) como capital circulante (materias primas y componentes intermedios; y v = salarios o coste de los empleados. Mis cálculos se pueden replicar y comprobar haciendo referencia al excelente manual que explica mi método, amablemente compilado por Anders Axelsson de Suecia.

Llamo a mi forma de cálculo una medición de “toda la economía”, ya que se basa en el ingreso nacional total después de la depreciación y después de la compensación de los empleados para calcular el plus valor (s); los activos fijos privados no residenciales netos para capital constante (por lo que esto excluye al gobierno, la vivienda y los bienes raíces) (C); y la compensación de los empleados como capital variable (v). Pero como se mencionó anteriormente, la tasa de ganancia se puede medir solo en el capital corporativo o solo en el sector no financiero del capital corporativo. Además, las ganancias se pueden medir antes o después de impuestos y la parte fija del capital constante se puede medir en función del “coste histórico” (el coste original de compra) o el “coste actual o de reemplazo” (lo que vale ahora o lo que costaría reemplazar el activo ahora). Y también puede incluir el capital circulante (materias primas y componentes utilizados en un período de producción) además de activos fijos (maquinaria, oficinas, etc.).

Solía discutirse mucho sobre como medir los activos fijos a utilizar para acercarse a la visión marxista. Para una explicación de este debate, consulte mis artículos anteriores y mi libro, La larga depresión (el apéndice). Los activos fijos se pueden medir como costes históricos (CH) o costes corrientes (CC). La diferencia es causada por la inflación. Si la inflación es alta, como lo fue entre los años 60 y finales de la década de 1980, entonces la divergencia entre los cambios en la medición de CH y del CC será mayor – ver http://pinguet.free.fr/basu2012.pdf. Cuando la inflación baja, la diferencia en los cambios entre las dos mediciones del CH y del CC se reducirá. Durante todo el período de posguerra hasta 2021, hubo una caída secular en la tasa de ganancias de EEUU en la medida del CH del 27 % y en la medida del CC del 26 %. Por lo tanto, para una medición empírica de la tasa de ganancia durante un largo período, no hay nada que elegir entre las medidas del CH y del CC.

La mayoría de las mediciones marxistas generalmente excluyen cualquier cálculo de capital variable sobre la base de que la “compensación de los empleados” (salarios más beneficios) no es un stock de capital invertido, sino un flujo de capital circulante que se convierte más de una vez al año, y esta tasa de rotación no se puede medir fácilmente a partir de los datos disponibles. Así que la mayoría de las mediciones marxistas de la tasa de ganancia son solo s/C. Pero algunos marxistas han intentado medir la rotación del capital circulante y el capital variable para que estos puedan incluirse en el denominador, restaurando así la fórmula original de Marx s/(C+v).

Brian Green ha realizado un trabajo importante para medir el capital circulante y su tasa de rotación para la economía estadounidense, con el fin de incorporarlo en el cálculo de la tasa de ganancia. Considera que esto es vital para establecer la tasa de ganancia adecuada y como un indicador de probables recesiones. Aquí está la publicación anterior de Green sobre su método: https://theplanningmotivedotcom.files.wordpress.com/2021/11/1997-2020-various-rates.pdf.

El trabajo de Green es valioso para mostrar las variaciones a corto plazo en las tasas de plus valor y ganancia causadas por los cambios en el capital circulante. Green considera estas variaciones a corto plazo como un indicador importante de los ciclos de auge y caída en una economía capitalista. Pero no alteran significativamente las tendencias a largo plazo en la tasa de beneficio. Si incluye el capital circulante y el capital variable en la medición de la tasa de ganancia, esto modificará el nivel de la tasa de ganancia, pero no hay mucha diferencia en la tendencia y la evolución de la la tasa de ganancia desde 1945.

Solía hacer mis propios cálculos anuales para la tasa de beneficio de EEUU para toda la economía y solo para el sector corporativo. Pero ahora podemos usar la excelente base de datos producida por Deepankur Basu y Evan Wasner (https://dbasu.shinyapps.io/Profitability/) solo para el sector corporativo, que es similar a mi método de medir la tasa de ganancia. Así que he replicado sus resultados y he destacado cuando la tasa de ganancia cae y crece. La fórmula de Basu-Wasner excluye el capital variable del denominador. Se puede incluir usando su base de datos, pero influye poco en las tendencias y los puntos de inflexión en la tasa de ganancia desde 1945. El siguiente gráfico muestra la tasa de ganancia de EEUU en el sector corporativo hasta 2021.

 

Lo primero que hay que notar es que la ley de Marx de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia está confirmada por la tendencia de la tasa de ganancia de EEUU. Esta ha caído un 27 % en el período 1945-2021. También podemos discernir la enorme caída de la rentabilidad de 1965-82 del 23,2 % al 13,5 %. Y podemos identificar una recuperación durante el llamado período neoliberal de 1982 hasta el 17,5 % en 2006. Después de eso, la tasa de ganancia cae gradualmente, pero en una serie de auges y caídas, en lo que he llamado el período de la Larga Depresión, al 16,3%.

Lo que también destaca de esta medición es que la tasa de ganancia corporativa de EEUU aumentó desde 1982 hasta un máximo en 2006. Así que se podría argumentar, como algunos lo han hecho, que la ley de Marx no puede ser la causa subyacente de la Gran Recesión en 2008-9 si la tasa de ganancia de EEUU estaba alcanzando un máximo de 25 años en 2006. Pero si nos atenemos solo al sector corporativo no financiero (SCNF), un representante de lo que podríamos llamar la parte “productiva” de la economía capitalista (donde los trabajadores crean nuevo valor para los capitalistas), la historia es diferente. En la teoría marxiana del valor, el sector financiero no crea nuevo valor; toma parte de las ganancias extraídas del trabajo en el sector no financiero (productivo). Y es el aumento de las ganancias del sector financiero, particularmente desde 1997, lo que distorsiona la tasa de ganancia corporativo hasta 2006 (véase el gráfico a continuación).

 

Por lo tanto, analizar la tasa de ganancia del SCNF es más relevante en lo que se refiere a la salud subyacente de la economía capitalista de los Estados Unidos. Cuando se resta el aumento de las ganancias financieras de los datos, encontramos que la rentabilidad del sector no financiero alcanzó su punto máximo mucho antes de 2006; en concreto, en 1997.

 

Lo que el gráfico del SCNF también muestra es que ha habido una caída secular de la tasa de ganancia del capital no financiero de EEUU en los últimos 75 años, como predijo Marx. Basu-Wasner calcula la caída media anual de la tasa de beneficio en -0,42 %. Entre 1945 y 2021, la tasa de beneficios del SCNF cayó un 32 %.

En la llamada “edad de oro” del capitalismo estadounidense de posguerra, la tasa de ganancia del SCNF era muy alta, con un promedio de más del 20 %, aumentando un 6 % desde 1945-1965. Pero luego llegó el período de crisis de rentabilidad entre 1965 y 1982, cuando la tasa de ganancia cayó un 44 %. Esto provocó dos grandes caídas en 1974-5 y 1980-2 y llevó a los estrategas del capitalismo a tratar de restaurar la tasa de ganancia con las políticas “neoliberales” de privatización, el aplastamiento de los sindicatos, la desregulación de las finanzas y la globalización desde principios de la década de 1980 en adelante.

El período “neoliberal” de 1982-97 vio aumentar la tasa de ganancia en el sector no financiero en un 34 %, aunque su pico de 1997 estaba por debajo del promedio de la Edad de Oro. Luego llegó un nuevo período de crisis de rentabilidad, que he apodado la Larga Depresión. En este período, que incluye la Gran Recesión de 2008-9 y, por supuesto, la crisis del COVID de 2020, la tasa de ganancia cayó un 15 %. En 2020, la tasa de ganancia de EEUU en su sector no financiero alcanzó un mínimo de 75 años, pero se recuperó un poco en 2021, pero por debajo de la tasa anterior a la pandemia en 2019.

Esto nos lleva a las causas de los cambios en la tasa de ganancia. Según Marx, los cambios en la rentabilidad dependen principalmente del movimiento relativo de dos categorías marxistas en el proceso de acumulación: la composición orgánica del capital (C/v) y la tasa de plus valor o explotación (s/v). Si C/v supera a s/v, la tasa de ganancia caerá, y viceversa.

En la medición de costes actuales de Basu-Wasner, desde 1945, ha habido un aumento secular en la composición orgánica del capital (OCC) del 40%, mientras que el principal “factor de contra-acción” en la ley de Marx de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, la tasa de plus valor (ROSV), cayó ligeramente en un 5%. Por lo tanto, la tasa de ganancia cayó un 32 % desde 1945 (véase el gráfico a continuación).

 

En la crisis de rentabilidad de 1965-82, la tasa de ganancia del SCNF cayó un 44 % a medida que la composición orgánica del capital (OCC) aumentó un 29 % y la tasa de plus valor (ROSV) cayó un 28 %. Por el contrario, en el llamado período “neoliberal” de 1982 a 1997, la tasa de plus valor aumentó un 14 %, mientras que la composición orgánica del capital cayó un 15 %, por lo que la tasa de ganancia aumentó un 34 %. Desde 1997, la tasa de ganancia de EEUU ha caído alrededor del 15 %, porque la composición orgánica del capital ha aumentado un 28 %, superando el aumento de la tasa de plus valor (8 %). En otras palabras, en las dos primeras décadas del siglo XXI, los capitalistas del sector no financiero de EEUU explotaron aún más la fuerza de trabajo, pero no lo suficiente como para detener la caída de la tasa de ganancia. Por lo tanto, la ley de rentabilidad de Marx se confirma por los resultados en cada uno de estos períodos, como también para todo el período de 1945-2021.

He argumentado en muchos lugares que la rentabilidad del capital es clave para medir si la economía capitalista está en un estado saludable o no. Si la rentabilidad cae persistentemente, entonces eventualmente la masa de beneficios comenzará a caer y ese es el detonante de un colapso de la inversión y de una crisis. Y uno de los resultados convincentes de los datos es que cada recesión económica de la posguerra en los EEUU ha estado precedida (o ha coincidido con) una caída en la tasa de ganancia y por una desaceleración en el crecimiento de las ganancias o una caída total en la masa de beneficios. Esto es lo que cabe esperar cíclicamente de la ley de rentabilidad de Marx. La Gran Recesión y la crisis de la pandemia de 2020 estuvieron precedidas (o acompañadas) por caídas particularmente fuertes en la rentabilidad y el crecimiento de las ganancias.

 

Es muy probable que a finales de este año, 2022, las principales economías entren en una nueva depresión, solo tres años después de la crisis pandémica de 2020. Las ganancias corporativas de EEUU cayeron en el tercer trimestre de 2022, según los últimos datos publicados. De hecho, las ganancias corporativas no financieras cayeron casi un 7 % en el trimestre. Las ganancias corporativas de EEUU se ralentizaron al 4,4 % anual desde el 7,7% en el segundo trimestre y bruscamente desde el crecimiento máximo del 22 % anual a finales de 2021. Las ganancias no financieras se han ralentizado al 6,4 % anual.

 

Ha comenzado una contracción de las ganancias a medida que los salarios, los precios de importación y los costes de los intereses están aumentando más rápido que los ingresos por ventas. Los márgenes de beneficio (por unidad de producción) han alcanzado su punto máximo (a un nivel alto) a medida que los costes unitarios no laborales y los costes salariales por unidad están aumentando y la productividad se estanca. La bonanza de las ganancias posteriores a la pandemia ha terminado. Cuando obtengamos los datos completos de la rentabilidad corporativa de 2022, hay que esperar que hayan vuelto a caer a medida que entramos en una nueva recesión en los EEUU en 2023.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí