• Debido a una reacción grave de un voluntario en Reino Unido, se puso en pausa el ensayo de la vacuna de Oxford. La misma que ya se planeaba producir masivamente en Argentina y México.

Virginia Bertoldi

Debido a una reacción grave de un voluntario en Reino Unido, se puso en pausa el ensayo de la vacuna de Oxford para prevenir el COVID-19. El anuncio lo hicieron el laboratorio sueco-británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que advirtieron que la pausa es una práctica usual en este tipo de ensayos.

Durante la pausa se investigará lo sucedido, ya que es una reacción adversa inesperada. La voluntaria tuvo mielitis adversa, una enfermedad en la médula espinal que pueden provocar infecciones virales. Un comité independiente integrado por 3 o 4 expertos analizará los motivos, ya que transcurrió en el periodo de 24 a 48 hs. Consideran que hay cuatro posibles escenarios, que no tenga nada que ver con la vacuna, que haya probabilidades que sí, que posiblemente tenga que ver, o que esté directamente relacionado con la vacuna. También tienen que afirmar si es parte del grupo que recibió placebo, de ser así, no sería consecuencia de la prueba.

En esta tercera fase de prueba son 30 mil personas quienes se sometieron al test. Otra información importante que se tiene que comprobar es cuán frecuente ha sido este tipo de efecto adverso, es decir, cuántos voluntarios han tenido inconvenientes. En fase 1 y 2 fueron probados mil sujetos de entre 18 y 55 años, que ninguno tuvo efectos adversos de gravedad. Sólo inflamaciones locales o fiebre y dolores de cabeza.

Además de crear un comité investigador, se suspenderá el enrolamiento de nuevos voluntarios por tres semanas. En Argentina continuará el cronograma de fabricación de la vacuna.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre