• Crece la preocupación a nivel mundial entre expertos y autoridades sanitarias frente a las cepas detectadas en Reino Unido, Sudáfrica y Manaos en Brasil. La Organización Mundial de la Salud las catalogó como “preocupantes” en tanto se avanza con la evaluación del impacto y desarrollo que puedan tener.

Gala Chilavert

En estos momentos crece la preocupación entre epidemiólogos y autoridades sanitarias alrededor del mundo por tres de las variantes del coronavirus catalogadas por la OMS como «preocupantes». Se trata del linaje B.1.17 (Reino Unido), el B.1.351 (Sudáfrica) y el B.1.1.28 (Manaos, Brasil).

La primera variante se reportó ya en al menos 94 países y, explicó en una entrevista concedida a La Nación el virólogo Humberto Debat, investigador del INTA y parte del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV2 que, según la experiencia de las curvas epidemiológicas de Portugal, Dinamarca y Estados Unidos es más contagiosa y produce cuadros más graves.

La segunda cepa que genera preocupación ya fue detectada en 48 países. Al respecto de su comportamiento según Debat, se está acumulando certeza sobe su mayor capacidad de «escape» inmune, lo que significa que disminuye la capacidad de neutralización de terapias con anticuerpos monoclonales, sueros convalecientes o de la eficacia de algunas vacunas.

La tercera, también conocida como P.1 que se reportó  por primera vez el 12 de enero en la capital del estado brasileño de Amazonas, Manaos. Según algunos informes, se estima que es entre 1,2 y 2,4 veces más transmisible y que podría asociarse a un mayor aumento de la carga viral, así como a la probabilidad de reinfección que va de un 25% a un 60%.

Humberto Debat señala también que en el caso del SARS-Cov 2 se registraban alrededor de 24 a 26 mutaciones anuales. Pero, «de pronto, en noviembre surgen estas variantes en distintas regiones del planeta. A partir de allí, la pandemia empieza a ser otra» y agrega «en virología, hay algo que se llama ‘presión de inóculo’, que puede extrapolarse al nivel epidemiológico: mientras más cantidad de virus, más probabilidad de contagio y de que estos nuevos linajes se establezcan».

Mientras, las campañas de vacunación avanzan lentamente y en el día a día en la calle las aglomeraciones son comunes en el transporte o los lugares de trabajo. Estas situaciones contrastan con las medidas de cuidado que deberían garantizarse dado que la pandemia no terminó y estas nuevas cepas, como advierten los expertos, tienen el potencial de volver a complicar el panorama.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre